LAS DECLARACIONES / 7ª Feria de Abril

El Cid: «Con la gente en contra es muy complicado»

0
802
LOS GESTOS: Ferrera, El Cid y César Jiménez. (FOTOS: Matito)
LOS GESTOS: Ferrera, El Cid y César Jiménez. (FOTOS: Matito)

Los tres espadas de la tarde de hoy se marchaban del coso maestrante con evidenetes muestras de tristeza por el pobre balance del festejo. El Cid reconocía que ha sentido a la gente en contra suya, y que sus toros no tienían posibilidades. Antonio Ferrera y César Jiménez también coinciden en señalar el poco juego de la ‘victorinada’.

Sixto Naranjo.-

     Los espadas actuantes esta tarde hacían balance de sus faenas en los micrófonos de Cope a la conclusión de la corrida de toros con los astados del hierro de Victorino Martín. 

EL CID: «Con la gente en contra es muy complicado»

     El matador de toros sevillano Manuel Jesús ‘El Cid’ declaraba a la finalización del festejo que la corrida «no ha terminado de romper, no ha servido, ha sido muy desrazada. Todo lo contrario que esperamos de Victorino Martín; creo que incluso ha sido más complicada que la del año pasado». Sobre su lote, El Cid los definía de esta manera en los micrófonos de la Cadena Cope: «El primero ha sido la típica alimaña y como los conozco, lo mejor ha sido abreviar. El sobrero creía que iba a romper un poquito más… pero con la gente en contra es muy complicado». Abría cartel el extremeño Antonio Ferrera, que ha comentado que su lote no ha tenido “ninguna posibilidad, se ha visto muy claro que las posibilidades han sido mínimas. Sobre todo ha habido un peligro deslucido y sin transmitir”.

 

ANTONIO FERRERA: «Mi lote no tenía posibilidades de triunfo»

     Al término de la corrida, el sevillano extremeño Antonio Ferrera, que ha abierto cartel, ha comentado que su lote no ha tenido «ninguna posibilidad de triunfo. Se ha visto muy claro que las posibilidades han sido mínimas. Sobre todo ha habido un peligro deslucido y sin transmitir».

 

CÉSAR JIMÉNEZ: «Les han faltado raza y casta»

     Por su parte, el madrileño César Jiménez, que regresaba a la plaza de toros de Sevilla después de algunas temporadas de ausencia, coincidía con sus compañeros al señalar que «los toros que han tenido cierta nobleza como el primero mío, no han tenido raza, y los toros peligrosos han sido peligrosos, y también sin casta. El sexto olía a enfermería…»

Dejar respuesta

cuatro − 2 =