El espíritu de la garrapata

0
1102

«…me parece que han vuelto a errar. El motivo elegido, un toro, parece más bien una garrapata, hinchada y gorda. Un acierto si se pretende buscar un símil o hacer una metáfora de lo que este negocio representa para quienes lo manejan y dirigen: un inmenso huésped del que, cuál garrapatas insaciables, chupan hasta que no quede una gota…»


Cartel de la temporada 2009 en la Maestranza.
Autor: Manuel Salinas.

Paco Delgado.-

     La Maestranza sevillana y sus representantes han presentado el cartel con que anunciarán los festejos de la temporada 2009. Lo hacen con gran despliegue de medios y como queriendo rectificar el patinazo del año pasado con el toro en proceso de descuartizamiento que perpetró Barceló.

     Lo han hecho, también, sonrientes y confiados, como pensando que este año sí que aciertan. Pero, qué quieren que les diga, y sin que tenga nada contra Manuel Salinas, autor de la obra, me parece que han vuelto a errar.

     El motivo elegido, un toro, parece más bien una garrapata, hinchada y gorda. Un acierto si se pretende buscar un símil o hacer una metáfora de lo que este negocio representa para quienes lo manejan y dirigen: un inmenso huésped del que, cuál garrapatas insaciables, chupan hasta que no quede una gota.

     Se invierte poco en la promoción de la Fiesta, y eso cuando se hace, y casi nunca atinan una vez se han decidido a poner unos duros en algo que debe reportar nuevos clientes y, por tanto, más ganancias. También hay que decir que esa palabra, inversión, no existe en el vocabulario taurino, sustituida por otra que sí utilizan, si bien con disgusto y no poca aprensión: gasto.

     Los maestrantes, o quienes en su nombre hayan decidido y elegido, se han quedado tan anchos -casi tanto como el animal que pretende representar la Fiesta en ese cartel que presentan tan ufanos-, dándose por satisfechos porque se ha eliminado el color amarillo -¡horror, pavor y terror!- que se usó de fondo el pasado año, pero no se han percatado de que les han endilgado un engendro amorfo y bastante feo que no hace honor a la belleza que desprende el toro. Que no casi todo aquello que le rodea.

*Paco Delgado es periodista taurino valenciano. / Publicado en Avance Taurino.

Dejar respuesta

1 × 2 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies