OPINIÓN.- La ceremonia de la confusión en busca de las medallas

0
1100

«…Tanto le molestó a Fibes que muy acertadamente la Unión haya querido despejar las dudas sobre la celebración de la muestra a través de dicha información en su web que movió los hilos necesarios para cargarse de un plumazo dicha información a las pocas horas de ser reproducida en este portal. Las medallas no se las quita a Fibes ni sus propios socios de la Unión…»


Felipe Luis Maestro, entre de los ganaderos Conde de la Corte y Eduardo Miura.

Francisco Mateos.-

     El personal anda despistado. Mejor dicho: al personal lo están despistando. Lo que comenzó como una petición de ayuda desde Fibes para que todos aunáramos esfuerzos para conseguir que "la gran estrella de las exposiciones de Fibes, que genera gran riqueza en la ciudad y arroja beneficios" (valoraciones de Felipe Luis Maestro, presidente de Fibes) siguiera celebrándose tras los problemas de financiación para llevar a cabo la XI edición en Sevilla, ha terminado traduciéndose en un galimatías y una lucha de poderes fácticos para ver quién es el que se coloca más medallas.

     En primer lugar, no se entiende cómo una Feria del supuesto potencial que afirma el representante máximo de Fibes, con esa generación de riqueza general en la capital sevillana, con tantos miles y miles de visitantes (?), y que hasta arroja beneficios (?) tenga esas dificultades para autofinanciarse. Al final resulta que abandonando dos o tres patrocinadores, el invento se cae por los suelos. Las fluctuaciones en materia de patrocinio y publicitarias están a la orden del día. Si realmente la Feria Mundial del Toro, tras diez años de celebración, depende de que no se caigan dos o tres patrocinadores entonces que no me vendan la moto de que es una Feria consolidada; es una Feria cogida con alfileres en lo que a su gestión se refiere, que cada año pende de un hilo a la espera de que alguien la ayude. Desde hace varios años vengo reseñando que la Feria está agotada, que la han exprimido en el actual formato hasta asfixiarla. Es más de lo mismo año tras año; bueno, más no: igual de lo mismo. Lo mismo de lo mismo. Las vaquitas aquí, los comercios allí, la placita de tientas aquí, los arcos allá, y un calendario de actividades repetido hasta la saciedad. La gente se la sabe de memoria. Renovarse o morir… y así pintan las cosas como pintan.

     Quizás tarde, pero aún a tiempo, el presidente de Fibes sale a los medios (de comunicación) para lanzar un SOS. Al poco, desde la Junta de Andalucía (Consejería de Agricultura) responden muy positivamente. Parece que todo comienza a encarrilarse. Tanto es así, que la Unión de Criadores de Toros de Lidia -asesora de la organización y principal apoyo de contenidos de la muestra- anuncia en su portal de información una noticia clara y concreta: "Una vez superados los problemas por falta de financiación que se presentaron durante el pasado fin de semana, la XI edición de la Feria Mundial del Toro finalmente se celebrará en Sevilla, durante la primera semana de febrero".

     Este medio se puso en contacto con varios miembros de la Unión y todos daban por hecho la celebración de la muestra… aunque Fibes callaba (oficialmente). No se entiende en este punto cómo las grandes patronales de empresarios, ganaderos y toreros no salieron al paso con aportaciones propias para intentar salvar lo que es, sin duda, un perfecto escaparate para los propios profesionales y la propia Fiesta. Claro que, estando en Andalucía, siempre es más fácil llorarle a la Junta de Andalucía, la gran teta que todo lo amamanta.

     Sevilla Taurina se hizo eco de dicha información de la Unión de Criadores de Toros de Lidia e incluso mostró dicha noticia en su web original de los ganaderos. Bastó que este medio se hiciera eco de esta confirmación de celebración de la Feria para que -según fuentes de la propia Unión- Fibes llamara de inmediato a 'sus colaboradores' y poco menos que le obligara a suprimir dicha nota en su web, casi un arcaico "ordeno y mando". Pese a ello, los ganaderos dan por hecho que se celebrará dicha Feria.

     Con el desasosiego y la incertidumbre de este


Información de la Unión de ganaderos que ha sido suprimida a las 36 horas.

culebrón que ya dura una semana instalado entre los medios y los propios aficionados, si ya existe la decisión tomada, tal y como "off de record" te filtran los ganaderos, ¿por qué no se despeja la duda y se deja de hacer daño a la ya deteriorada imagen de la Feria? Cuanto antes se diga que "la Feria se celebra", mejor en todos los apectos.

     Todo hace indicar que el jueves 4 de diciembre, Fibes ofrecerá una rueda de prensa, en la que, presumiblemente, desvelará lo que ya parece real: el desbloqueo de los problemas presentados. Será el momento de la entrada triunfal del presidente de Fibes, Felipe Luis Maestro, en plan superhéroe porque, aunque se deje hacer las fotos con ganaderos y patrocinadores ese día, aparecerá como el 'salvador' de la Feria Mundial del Toro. A lo Supermán, pero más elegantemente vestido. A puntito ha estado la Unión de Criadores de Toros de Lidia de 'robarle' su habitual momento de gloria, de colocarse las medallas en público (aunque después diga que "la Feria es de todos, y todos lo hemos conseguido". Y una mierda. La Feria Mundial del Toro ha practicado, desde sus propios inicios, ciertos sectarismos, compadreos y elitismo. Todos sabemos que no es una Feria 'popular', sino para ricos y señoritos. Por cierto, que con los precios abusivos de las entradas y el espectáculo, y el alto coste por módulo a pagar por los expositores (más el canon revolucionario por usar los servicios de Servifibes, que te cobran hasta por poner un enchufe o los famosos 'ganchitos') el año pasado los comerciantes se fueron con un cabreo monumental, con pocas ventas (varios de ellos nos dejaron las encuestas para Fibes con bajísimas puntuaciones para la organización en cuanto a satisfacción).

     Tanto le molestó a Fibes que muy acertadamente la Unión haya querido despejar las dudas sobre la celebración de la muestra a través de dicha información en su web que movió los hilos necesarios para cargarse de un plumazo dicha información a las pocas horas de ser reproducida en este portal. Las medallas no se las quita a Fibes ni sus propios socios de la Unión. Ya el año pasado ocurrió un conato de incidente con otra institución al querer colocarse medallas ajenas. Así las cosas, lo único que logra Fibes es seguir sembrando la confusión y el desasosiego: la Unión dice que sí en su web, y a las 36 horas suprime dicha información para, presumiblemente, que el próximo jueves Felipe Luis Maestro vuelva a decir que sí. Cuestión de medallas. Increíble.

NOTICIAS RELACIONADAS:

OTROS ARTÍCULOS DE OPINIÓN:

Dejar respuesta

doce − 8 =