REAL MAESTRANZA - 3ª Feria de Abril

‘Histérico’, un toro bravo

0
1122

El toro ‘Histérico’ se ha llevado todos los honores en la tarde de los ‘fuenteymbros’. Aplaudido en el arrastre, fue la definición de la bravura. Curro Díaz sólo pudo mostrar valor y ganas, siendo silenciado en ambos. David Mora ofreció los mejores momentos con el capote y fue ovacionado. López Simón no estuvo a la altura de la calidad del extraordinario tercero y no se entendió con el sexto.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Fuente Ymbro, serios, de notable presencia e interesante juego. El mejor, el bravo tercero, ovacionado en el arrastre.

ESPADAS: -Curro Díaz, de azul y oro, silencio y silencio.

-David Mora, de espuma de mar y oro, ovación y silencio.
-López Simón, de blanco y oro, ovación tras aviso y palmas.

CUADRILLAS: Saludó tras banderillear al primero José Manuel Calvo ‘Montoliú’.
INCIDENCIAS: Casi tres cuartos de plaza.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lopezmatito.com
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
LOS TOROS, UNO A UNO
Javier Martínez
VIDEO DE LA CORRIDA

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

Desplante de López Simón al excelente tercer toro de Fuente Ymbro. (FOTO: lopezmatito.com)

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Sólo faltó el paseíllo de Curro

Francisco Mateos
DIEZ GANANDO UN PASO
La histeria, la locura, la lógica, la razón y la cordura

Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
¡A los toros!

Fernando Naranjo
LA VOZ DEL ABONADO
Se fueron con las orejas colgando

Union Taurina de Abonados de Sevilla

 


Manuel Viera.-

Fue la de ‘Histérico’ una bravura casi inédita en esta época de sofisticada nobleza y flojeras alarmantes. Una bravura de acometidas excepcionales con extensos márgenes para hacer el toreo. Fueron las inusuales embestidas del ‘fuenteymbro’ la definición expresiva del toro bravo. Unas embestidas que impresionaron incluso en modo de pausa. Un par de auténticas tandas al natural, no más, hubiesen bastados para colmar de gloria a López Simón, pero no, con el incompleto y desigual trasteo dejó de dotar de interés una faena que, para colmo, pinchó.

Resultó rara la obra del madrileño al excelente tercer toro de Ricardo Gallardo, porque precisamente no es este torero de los que dibujan banalidades a modo de toreo. Sin embargo, el ceremonioso diestro, agotó sus ganas en templaditos e hilvanados pases sin mando a derecha e izquierda postrado de rodillas. En insulsas bernardinas con más furia que calma, sin lograr con ello apañar una actuación que, al final, quedó más empequeñecida aún por el mal uso de la espada. Una faena con la que apenas encontró su sitio, y si de algo se vanaglorió fue por sus tremendas ganas de darlo todo.

Tampoco hubo forma de colmar de atractivo lo hecho al noble sexto. Otro toro con atisbos de calidad por el pitón izquierdo con el que López Simón no se entendió. Toreo a menudo engañoso y de escaso rédito en lo fundamental. Dos veces resultó volteado, quizá, debido al desmedido afán por mostrarse valiente como el que más.

Fue este el mejor ejemplar de los seis lidiados. Fue la de Fuente Ymbro una corrida seria y de notable presencia, aunque el terciado sexto desentonó del conjunto. Corrida de comportamiento dispar, pero válidos e interesantes, además del tercero, el segundo, quinto y sexto.


Los mejores momentos de la tarde los ofreció David Mora con el segundo. Acompasados lances a la verónica muy auténticos y bien rematados. Después a la faena le faltó fuerza incisiva, mayor reposo y mejor acople


Los mejores momentos de la tarde los ofreció David Mora con el segundo. Acompasados lances a la verónica muy auténticos y bien rematados. Después a la faena le faltó fuerza incisiva, mayor reposo y mejor acople, y aunque no alcanzó el brillo necesario sí gustaron los ligados muletazos diestros de mano baja y algún que otro natural suelto de perfecto trazo. De todas formas, el trasteo no alcanzó altura, y tras la estocada atravesada, que asomó, fue obligado a saludar.

Más soso en su comportamiento fue el quinto. No obstante, el madrileño supo aprovechar las largas acometidas de inicio con un toreo diestro bien dibujado, aunque sin llegar de manera contundente a los tendidos. Algún que otro natural de buen trazo y poco más.

El toreo de Curro Díaz está repleto de matices y sus formas pueden ser muy bellas con un tipo de toro a modo para su concepto. Al primero, de complicadas embestidas, puso todo su afán por doblegarlas. Aguantó, valiente, tarascadas y parones, sin lograr trazar no más de dos pases. Al cuarto, noble y con un mo lesto cabeceo, lo cuidó en varas y dispuesto estuvo a hacer su toreo. Tras el buen inicio de faena todo quedó después en nada. A ambos toros los finiquitó mal.


AL NATURAL

Sólo faltó el paseíllo de Curro

Francisco Mateos.-

Comenzaba con el cielo grisáceo que durante tanto tiempo se ha instalado en esta atípica y aguada primavera sevillana. Poco a poco se abría paso entre las nubes el sol para comenzar a brillar en lo más alto y dorar el albero sevillano. No cabe Maestranza sin sol; la Fiesta parece distinta. A mediodía la temperatura ya sí parecía más a la primaveral sevillana. En el real de Feria apuntalaban los últimos tubos los caseteros, estiraban toldos y repasaban de pintura los adornos. Sevilla no entiende abril sin su sol y su Feria, sin sus veladores en las calles y sin sus toros en la Maestranza.

Y además era un día especial. En las tertulias la conversación reinante era el derbi entre los derbis, un envite más del Betis-Sevilla. Y coincidía justo en los días previos a la cena del ‘pescaíto’ que dará paso a la prueba del alumbrado ferial, motivo perfecto para dar mucha conversación durante toda la Feria. Y antes del partido, muchos de esos béticos y sevilistas tenían su cita diaria maestrante. Corrida para toreros puestos esta de Fuente Ymbro, que no fue aprovechada como debía, con ese toro ‘Hsitérico’ que dio pena de cómo desbordaba embestidas humillando con el hocico por el suelo y no tuvo un torero con rodaje suficiente para poder hacer crujir la Maestranza.

Y acabada la cita sin historia en la Maestranza, de la Puerta del Príncipe avenida abajo hacía el santuario bético del Benito Villamarían, en la misma rectitud ambos templos, el del toreo y el futbolístico, a través de ese brazo de vida que es el Paseo Colón que en llegando a San Telmo se rebautiza en Avenida de la Palmera. Sevilla parecía Sevilla de nuevo: sol, toros y fútbol. Sólo faltó que un camero que camina hacia la década octogenaria hubiera hecho un paseíllo más en la Maestranza. Uno de los suyos…

 


DIEZ GANANDO UN PASO

La histeria, la locura, la lógica, la razón y la cordura

Javier García Baquero (Ambitotoros).-

  1. ‘Histérico’, número 193, cinqueño: es el toro de Ricardo Gallardo que emocionó a la Maestranza. ¿Por qué los toros guapos son los que embisten? Un tacazo impecable de presentación: bravo, encastado y de embestida poderosa y de calidad.
  2. La corrida era una corrida lógica de Sevilla, y de casi cualquier lado: igualada, en tipo, musculada (se notan las horas de corredero).
  3. Cordura en las declaraciones de don Ricardo: «Me han gustado el tercero, el lote de Mora y el pitón izquierdo del sexto. Los toreros muy bien».
  4. Las faenas deben tener una estructura, sentido, lógica,… La de López Simón al tercero de la tarde adoleció de eso. Cuando el toro ‘pedía’ un redondo, el torero se lo daba. El concepto de ‘mandar’ es fundamental en el toreo moderno.
  5. La plaza registró unos escasos tres cuartos; dos tercios, digamos. ¿Lo lógico? Pues suponemos que sí. Mañana se anuncia el llenazo de ‘No hay billetes’, La locura.
  6. Montolió se desmonteró tras parear al primero; sencillez y cordura, todo en terrenos muy cercanos al lugar donde su sangre riega el recuerdo de la torería de uno de los más señoriales toreros de plata de la historia.
  7. La locura de picar trasero un toro que echa la cara arriba trae como consecuencia que luego todo se pone en contra en el último tercio.
  8. La lógica nos dice que no se puede pitar a un torero que entra al quite en su turno. La lógica decía que el segundo no estaba para eso, pero es el derecho de López Simón.
  9. Uno está fuera de la cordura y le gustaría ver un punto de locura en un torero que tiene que arreglar su temporada. Hasta para saber medir ese punto de locura hay que estar cuerdo.
  10. Las faenas tienen una duración lógica; el resto, alargarlas, supone que el toro tape su muerte, se aflija, y suponga un problema meter la espada. Las ganas de Mora le llevaron a esto en el quinto.

 


LA VOZ DEL ABONADO

Se fueron con las orejas colgando

Unión Taurina de Abonados de Sevilla.-

Corrida con muchos matices la de esta tarde en Sevilla. Ricardo Gallardo manda una corrida terciada, excepto el primero de la tarde, que al menos parecía más un toro de plaza de primera. El juego ya fue otra cosa, y no lo decimos en plan peyorativo, sino que hay que matizar algunas cuestiones. Quizás esta tarde quedó bien claro el por qué las figuras no quieren Fuente Ymbro. Los toros primero, segundo, tercero y sexto tenían mucho que torear y presentaron las dificultades propias de la casta. El cuarto y quinto se parecieron más bien a los toros a modo de hoy; o sea exceso de nobleza y dóciles en demasía. Destacó sobre todos ellos el tercero, que en la muleta requería un torero con arte y poder y encontró sólo ganas y mucho pundonor, que no es poco.

En el debe de este hierro señalar que prácticamente en todos los astados la suerte de varas fue simulada o sencillamente el piquero se limitó a sujetar al toro, que casi siempre fue muy mal puesto en la suerte.

Curro Díaz en su primero, que requería ser sometido con la muleta baja y plantado en el albero, se empeñaba en poner la pañosa a media altura y hubo medios pases, enganches y otros -los menos- un poco mejores. En el cuarto, que era flojo, de embestida suave y sin transmisión, no supo poner en el envite aquello que le faltaba a su enemigo y así su labor pasó sin pena ni gloria.

David Mora, al segundo de la tarde, que era una auténtica sardina con pitones, intercaló muletazos buenos cuando bajaba algo la mano con otros enganchados y sacando la muleta por alto. En el quinto pasa desapercibido ante un toro terciado que llega suave y noblón a la muleta al estilo de hoy, Sin emoción, no hay toreo.

A López Simón le cae en suerte el tercero, el mejor del encierro, al que recibe en la muleta con una tanda rodilla en tierra que al menos ayudó para calentar el ambiente. Sigue toreando con la derecha y obtiene muletazos estimables con otros que carecían de ajuste por no cargar la suerte. En conjunto, la faena fue buena, aunque le falta a este joven torero ese mando y capacidad suficiente para afrontar el reto del toro encastado y repetidor. Torea erguida la figura y ese encorsetamiento quizás le reste estética y salida adecuada al toro para rematar bien los pases. El sexto que fue el más problemático del encierro y tenía auténtico peligro por el pitón derecho, Basa su faena en la mano izquierda, pero prevalece la entrega y el pundonor, hasta que incluso es volteado varias veces, afortunadamente sin consecuencia. Este valor emergente, como gusta llamar hoy en día a estos jóvenes aspirantes a figuras, tiene valor y arte para con el tiempo llegar más lejos.

En definitiva, cuando hay movilidad, casta y problemas no hay orejas…

 


 

LA CORRIDA, AL COMPÁS

¡A los toros!

Fernando Naranjo.-

Llegaron para la fiesta
seis ‘ricuras’ gaditanas.
Sevilla toda se afana
en preparar las casetas,
y sin echarse una siesta,
su afición ‘pal’ Baratillo
a ver si el sol con su brillo
precipita divertirse
y nunca jamás rendirse
a los pies del giraldillo.

Se apuntará cante grande
y acabó en desilusión,
concedamos el perdón
a cada estilo y su cante
pues el bravo extravagante
ofreció pares y nones
y afeó las ilusiones
de las valientes coletas,
y la tarde fue obsoleta
del arte y sus intenciones…

Apostó por ‘Rabanito’
y se confundió el poeta-..
Su Aurora, ¿necia profeta?
Fue ‘Histérico’ el exquisito,
tuvo su clase y tranquito!
Mal ‘Rabanito’ y “Rebueno”
¿y parecían ser buenos?
Y ‘Pelícano’ e ‘Impávido’
tuvieron sus prontos álgidos
Y faltoles queroseno..

 

 

‘Histérico’ fue de lío
pero faltó lo de siempre:
ausencias de algún septiembre
y dejar que pase el río..
Se curta al libre albedrío
joven fruta en su amargura..
Retorne aquí ya madura
a desglosar su talento
y no le cause tormento
sofoco ni calentura.

Codillero se gustaba…
Vertical, fino y estético:
por su toreo modélico
la tarde ya lo esperaba
sin viento, tan soleada…
Paciente sin una excusa
y quizás un tanto ilusa;
al madrileño elegante
se le escapara fragante,
esquiva, una cierta musa…

Vaya un lote deslucido
para un fino tarantero;
de Linares.., ¡Pinturero!
Torero más bien parido.
Jamás aquí fue querido,
pues sevillanas gargantas
con su estilo se atragantan.
Sabe a minero y a pena,
a canela y yerbabuena,
su fiel compás por tarantas.

 


GALERÍA GRÁFICA (lopezmatito.com)

Curro Díaz.

Curro Díaz.

Curro Díaz.

Curro Díaz.

Curro Díaz.

Curro Díaz.

David Mora.

David Mora.

David Mora.

David Mora.

David Mora.

López Simón.

López Simón. López Simón.
López Simón. López Simón. López Simón.
López Simón.

 


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

La decisión de no televisar deja una imagen impensable: sólo un cámara en la plataforma de televisión. Los picadores también cuidan el bordado de sus chaquetillas, con diseños tan trabajados como este. Una tarde más José Manuel 'Montoliú' honró la memoria de su padre con un buen par en el albero de la tragedia.
Los chicos de la prensa. Tendidos embellecidos. Sevilla se pone guapa.
No serán almonteños... pero tienen arte saltando la reja. Amor entre los tendidos de la Maestranza. Repasando los datos del festejo del día.
Un día más, los maestrantes dejan vacío su palco. Como protegerse del sol con estilo glamouroso. Tan a gusto y relajado como en el salón de su casa.

 

 


 

LOS TOROS, UNO A UNO (Javier Martínez)

El primero de Fuente Ymbro. El segundo de Fuente Ymbro. El tercero de Fuente Ymbro.
El cuarto de Fuente Ymbro. El quinto de Fuente Ymbro. El sexto de Fuente Ymbro.

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

diecisiete − 6 =