Una empresa del Ayuntamiento, apoderado

Lío gordo en Espartinas

0
785
El multiconcejal Javier Jiménez, responsable taurino del Ayuntamiento entre otros muchos cargos, y el alcalde Domingo Salado. (FOTO: Diario de Sevilla)
El multiconcejal Javier Jiménez, responsable taurino del Ayuntamiento entre otros muchos cargos, y el alcalde Domingo Salado. (FOTO: Diario de Sevilla)

Los partidos políticos de Espartinas estudian llevar a los tribunales al Ayuntamiento a partir del reproche que le hizo el multiconcejal Javier Jiménez a Agustín de Espartinas, desvelando en un comunicado remitido a SEVILLA TAURINA que el Ayuntamiento había llegado a ayudar al torero local con más de 120.000 euros de dinero público.

Redacción.-

     El Ayuntamiento de Espartinas, a través de la sociedad de desarrollo local (Esdelsa) firmó el 24 de julio de 2007 un contrato con el entonces novillero del municipio Agustín Pérez ‘Agustín de Espartinas’, por el que la empresa pública asumió su «representación artística y su apoderamiento», un hecho del que los representantes del PA y del PSOE en el consejo de administración no tenían constancia, según aseguraron ayer a un diario sevillano, y por lo que anunciaron que van a pedir explicaciones al gobierno local del PP. Únicamente, estaban al tanto de que el Consistorio impulsó la constitución de una peña y fletaba autobuses para que los vecinos acudieran a las plazas en las que toreaba. Este prestigioso diario sevillano lleva hoy a su portada (VER) la noticia a partir de lo publicado en SEVILLA TAURINA el pasado miércoles (VER).

     El gobierno local, requerido por este mismo diario, informó de la existencia de ese contrato por el que Esdelsa habría actuado como empresario taurino para justificar los cerca de 120.000 euros que habría destinado a la promoción de la carrera del torero. El dato saltó a la luz pública el pasado miércoles, a través de una información de SEVILLA TAURINA (VER). El teniente de alcalde y concejal de Hacienda y Urbanismo, Javier Jiménez, respondió recordando esa inversión en la carrera de Agustín de Espartinas a las críticas de su actual apoderado -el torero Tomás Campuzano- por el cartel de una corrida que se va a celebrar en la plaza de toros del municipio el 23 de febrero y del que había sido excluido inicialmente. La plaza de toros también es municipal, se levantó con una inversión pública de más de 3,5 millones de euros, aunque está gestionada por una empresa externa, la del taurino onubense Jorge Buendía.

     Antes de conocer la existencia de este contrato de apoderamiento, el PA había anunciado que iba a exigir explicaciones sobre cómo y cuándo se habían usado esos 120.000 euros a los que aludía Jiménez, un desembolso del que no tenían constancia. La formación había apuntado incluso que podría tratarse de un presunto caso de «malversación de fondos públicos».

     Pese a la singularidad de que una administración asuma la representación de un torero, el gobierno local insistió ayer en que el contrato que se firmó con Agustín de Espartinas es «totalmente legal y público» y justificó su implicación en esta actividad por las mismas razones que «otros ayuntamientos y empresas lo hacen con personas que sobresalen en el mundo del deporte y la cultura».

     Según fuentes del gobierno local, en dicho contrato, el torero se «obligaba a actuar siempre en nombre de Espartinas y de su Ayuntamiento, llevando el nombre por las distintas plazas de toros» e incluía «una cláusula de rescisión» por 150.000 euros que se haría efectiva en el caso de que el torero quisiera desligarse del Ayuntamiento, que no se le exigió finalmente. El torero, consultado por este diario, confirmó que Esdelsa fue su apoderado, aunque apuntó que ese contrato sólo estuvo en vigor durante 2007. Luego, cambió de empresario.

     La singular actividad de Esdelsa habría tenido lugar pues antes del pinchazo de los ingresos por el urbanismo, con los que el Ayuntamiento de Espartinas, como otros municipios, hizo frente a gastos y proyectos que excedían sus competencias. El año pasado se tuvo que acoger al plan estatal de pago a proveedores con una deuda de más de cinco millones de euros, que le han obligado a ejecutar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con 72 despidos.

     Esta controversia no es la primera a la que tiene que hacer frente el gobierno local del PP a cuenta de los toros, la que es desde hace décadas su apuesta como elemento diferencial con otros municipios del Aljarafe. Ya en 2004, el PA exigió explicaciones a Javier Jiménez cuando, tras impulsar la construcción de la plaza de toros, trascendió que había constituido una sociedad limitada que tenía entre otros fines «la creación de escuelas taurinas y centros hípicos, su explotación y gestión…». Además, es padre de dos pujantes novilleros: Javier Jiménez (que podría tomar la alternativa en la próxima Feria de Abril) y Borja Jiménez.

     El grupo andalucista y el PSOE han anunciado que pedirán explicaciones al concejal sobre el dinero público usado en la carrera de este torero y que, en función de lo que diga, no descartan acudir a los tribunales. «Tenemos claro que si se confirma, como el señor Jiménez ha declarado, que esos 120.000 euros, ya sea en metálico o en especies, eran de dinero púbico, estamos ante un (presunto) caso de malversación de caudales públicos y que el PA investigará hasta las últimas consecuencias», anunciaban los andalucistas de Espartinas, antes de conocer la existencia del contrato de apoderamiento. La formación insiste en que, en ningún momento en estos años, se ha informado de esos gastos. «Todo el dinero público debe pasar por la intervención municipal y al PA no le consta, ¿podemos estar ante una posible ‘contabilidad B’?», se pregunta acudiendo a una expresión de actualidad. También inciden en la responsabilidad del alcalde, Domingo Salado.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

2 + dieciocho =