Participación de Juan Mora y David Mora

Concluye el Seminario universitario de la Cátedra ‘Sánchez Mejías’

0
808
Los diestros Juan Mora y David Mora, en los extremos, han participado en la última jornada del Seminario.
Los diestros Juan Mora y David Mora, en los extremos, han participado en la última jornada del Seminario.

Durante la última jornada del Seminario de la Cátedra ‘Sánchez Mejías’ de la Universidad de Sevilla se ha analizado el papel que desempeñan actualmente las Escuelas de Tauromaquia, la genética del toro bravo y la revolución que supuso la aparición de Belmonte y Joselito. También hubo un coloquio con Juan Mora y David Mora.

Redacción.-

     La última jornada del Seminario de la Cátedra ‘Ignacio Sánchez Mejías’ de la Universidad de Sevilla ha tenido un largo recorrido. Se han tocado una gran cantidad de tema todos vinculados a la Tauromaquia y a la juventud. La jornada comenzó con una profunda reflexión sobre la influencia de la genética en el comportamiento del toro de lidia. Rocío Pelayo disertó sobre cómo es posible diferenciar distintos genes y cómo es posible atribuírselos a determinados comportamientos. Aunque están en una fase experimental, cree que con el tiempo se podrá establecer dentro de la cadena del genoma los distintos comportamientos de un astado.

     La mesa de las escuelas taurinas se centró en analizar las diferencias entre las distintas formas de hacerse torero. En los años 50 «tuve que vender mi sangre para poder comer y torear», dijo Curro Camacho, director de la Escuela Taurina de Sevilla-Amate, y ahora es posible que el triunfador de las novilladas sin picadores pueda estudiar primero de derecho. Por su parte, Tito de San Bernardo dijo que «las escuelas taurinas son la Universidad del toreo, donde los que quieren ser toreros se forman y se mentalizan para ser figuras».

     Por la tarde, Juan Mora y David Mora protagonizaron un interesante mano a mano. Disertaron sobre cómo ha evolucionado el toro desde los comienzos del torero extremeño hasta el toro de hoy. Juan Mora explicó que toreo puro es el que él siente y consiste en arrastrar la muleta, quebrar la cintura y vaciar la embestida detrás de la cadera. David Mora sostuvo que esta temporada ha gozado de corridas duras y de corridas más toreables. En ambos casos ha disfrutado y le ha permitido ser un torero más largo, poderoso y profundo.

     Cerró el seminario la conferencia del escritor y periodista Paco Aguado. Defendió que el inicio del toreo moderno está no sólo en la figura de Juan Belmonte sino también en la figura de José. El torero de La Alameda aportó la ligazón y las series de toreo en redondo. Con eso, consiguió además, poder más al toro, llevarlo más sometido y hacer más largas las faenas. Esta nueva práctica propició la alteración de las bases de la Tauromaquia. Se modificaron los criterios de selección, llevó al veedor al campo a elegir sus toros y organizó sus temporadas en función de las ferias.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

cuatro × 4 =