OSUNA - 2ª de Feria

Salvador Vega vuelve a despertar interés

0
1102

Salvador Vega ha cortado tres orejas y se ha convertido en el triunfador de la corrida de toros a pie de la Feria. El Fandi ha paseado una oreja de cada unos de sus toros. Morante de la Puebla, con lo peor de la floja y descastada corrida de Hermanos Sampedro, sólo fue ovacionado. 

 

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Hermanos Sampedro, mal presentados, chicos, descastados y flojos. Destacaron quinto y sexto, nobles y repetidores.

ESPADAS: -Morante de la Puebla (de negro con bordados en seda blanca), silencio y ovación.

-David Fandila ‘El Fandi’ (de berenjena y oro), oreja y oreja.
Salvador Vega (de vainilla y oro con cabos negros), una oreja y dos orejas.
 
INCIDENCIAS: Media plaza. Tarde fría y desapacible, con fuertes rachas de viento que molestaron a la terna.


CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

 

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
Eduardo Porcuna
OTRAS IMÁGENES
Eduardo Porcuna
CLICK PARA IR A LOS ARTÍCULOS
Cargando la suerte
Un toque de atención

Lorena Muñoz

Manuel Viera.-

     Había que esperar a que saliera el sexto. Demasiado aguante, quizá, para una gente que abandonó la plaza tras el arrastre del quinto. Y no por lo anodino de la tarde, sino por el desagradable viento frío que congelaba los cuerpos. Los más nos quedamos y, aunque helados, apreciamos cómo se atisbaba el toreo con el encanto de lo bien hecho. Hubo que esperar hasta el sexto para ver el refinamiento y la elegancia de las formas de Salvador Vega.

     Fue el mejor toro de la noble, aunque chica, mal presentada, descastada y floja corrida de Hermanos Sampedro. Con él se encaró el malagueño en una faena, corta de chispa y simplona en los inicios, que supo convertirla, después, en un trasteo lleno de frescura y seducción. Esta vez apuntó y acabó con buenas intenciones y mejores ideas ese toreo que casi siempre se empeña en contarlo del tirón y por encima. Bastaron un par de naturales cadenciosos para que Vega despertarse interés. Y aunque lo hecho no alzó el vuelo como se esperaba, sí se notó especialmente que es torero a tener en cuenta. Se mostró elegante sin resultar aburrido, estético pero no pretencioso, y, sobre todo, clásico en el mejor sentido del término. Un toreo que se deslizó con suavidad entre el largo trazo zurdo, algún que otro pase diestro acompasado y hermosos detalles para el adorno. Tras la estocada las dos orejas fueron a sus manos.

     Con el noble y flojo tercero, y en pelea continua con el viento, mostró su buen gusto con el capote, realizando después un trasteo en los que destacaron aislados naturales y el buen trazo del pase diestro. Mató de estocada precedida de pinchazo y paseó contento la oreja concedida.


Apreciamos cómo se atisbaba el toreo con el encanto de lo bien hecho. Hubo que esperar hasta el sexto para ver el refinamiento y la elegancia de las formas de Salvador Vega


El Fandi, una vez más, no defraudó a su público: espectáculo asegurado en el tercio de banderillas con esa particular forma de clavar que seduce y hace disfrutar con su enorme espectacularidad 


 

     El Fandi, una vez más, no defraudó a su público. Espoleó la desagradable, ventosa y fría tarde nada más salir el segundo, hincarse de rodillas y trazar desde el tercio una limpia larga cambiada. Después, ya se sabe, espectáculo asegurado en el tercio de banderillas con esa particular forma de clavar que seduce y hace disfrutar con su enorme espectacularidad. Banderillas, por cierto, excelentemente clavada en un segundo par superior. Todo un lujo para sus muchos seguidores. El inválido de Hermanos Sampedro no dio para más y el devenir con la muleta no pasó de anodino y para la galería. De todas formas, tras caer la espada desprendida, paseó una oreja.

     No estuvo bien con los palos en el quinto, un buen toro, noble y repetidor aunque flojo, al que le ejecutó a su estilo una larga faena en la que intercaló pases a derecha e izquierda de forma interminable, mientras la banda de música le amenizaba con el característico solo de trompeta del pasodoble ‘Nerva’. Tanto le gustó al granadino que allí se fue, debajo de la ubicación de la banda, a finiquitar al buen toro y brindar la muerte al músico que lo interpretó. Estocada y oreja.

     Morante dejó apagado e invalidado en varas al parado y descastado primero. Detalles. Efímeros detalles y poco más. Al también flojo y acabado cuarto le trazó con arrebato unas vibrantes y jaleadas verónicas, unos ayudados por altos puros y diferentes y los detalles en el adorno personalísimo que lo define. Y como no fue capaz de zambullir el estoque hasta dejarlo de ver, todo quedó en una ovación.


CARGANDO LA SUERTE

Un toque de atención

     El frío y sobre todo el viento fueron los protagonistas de la tarde en pleno mes de mayo. Lo fueron hasta el punto de que muchos que abandonaron el tendido tras el quinto toro huyendo de la congelación se perdieron lo mejor del festejo. Quienes se fueron no vieron lo de más calidad del encierro de la mano de Salvador Vega. Porque suyos fueron los mejores lances de la tarde, los más templados y elegantes de una corrida de toros que no había congregado nada más que a media plaza en el bello coso de Osuna.

     Morante era el mayor atractivo del cartel, pero el de La Puebla, que no lleva una temporada para disfrutar de su toreo, pechó con el lote menos propicio para reconciliarse con el arte. El Fandi, que goza de un buen cartel entre sus partidarios, no defraudó en banderillas y volvió a dar espectáculo en lo que mejor sabe hacer. Otra cosa es que entusiasmara en la muleta. Ni siquiera a los suyos que asistieron mudos a un trasteo largo y anodino con el solo de ‘Nerva’ como banda sonora. Por cierto, que quien se merece una ovación es la banda de música que no dejó de tocar en todo el festejo, a pesar de estar compuesta sólo por diez integrantes. Me decía un compañero que es lo mínimo que se despacha en estos tiempos en los que ni siquiera la música se escapa del recorte.

     En Osuna, Salvador Vega nos hizo entrar en calor y nos despertó del frío aburrimiento con lo mejor que puede hacer un torero. Torear con clase, elegancia y sobre todo con personalidad. Eso es lo que necesitamos ver, propuestas y planteamientos diferentes. El malagueño ha dado un toque de atención para ser tenido en cuenta de nuevo.


GALERÍA GRÁFICA (Eduardo Porcuna)

Morante de la Puebla. El Fandi. Salvador Vega.
Morante de la Puebla. Morante de la Puebla. Morante de la Puebla.
Morante de la Puebla. Morante de la Puebla. Morante de la Puebla.
Morante de la Puebla. Morante de la Puebla. Morante de la Puebla.

David Fandila 'El Fandi'.

David Fandila 'El Fandi'.

David Fandila 'El Fandi'.

David Fandila 'El Fandi'. David Fandila 'El Fandi'. David Fandila 'El Fandi'.
David Fandila 'El Fandi'. David Fandila 'El Fandi'. David Fandila 'El Fandi'.
David Fandila 'El Fandi'. David Fandila 'El Fandi'. David Fandila 'El Fandi'.
David Fandila 'El Fandi'. David Fandila 'El Fandi'. Salvador Vega.
Salvador Vega. Salvador Vega. Salvador Vega.
Salvador Vega. Salvador Vega. Salvador Vega.
Salvador Vega. Salvador Vega. Salvador Vega.
Salvador Vega. Salvador Vega. Vega y El Fandi, a hombros.

 


OTRAS IMÁGENES (Eduardo Porcuna)

El paseíllo. Saludo a la presidencia. Buenos aficionados.

Gente auténtica.

Gente auténtica.

Un recuerdo.

Caras guapas. Caras guapas. Caras guapas.
  Poderío.  


 

 

Dejar respuesta

1 × 5 =