Respeto al trabajo y libertad informativa

Respuesta al ataque del crítico Crivell

0
851

«…Creo que cualquier compañero de la profesión de la información taurina se merece un respeto y una dignidad a su esfuerzo, incluyendo el propio crítico Crivell, cada cual con su estilo, al margen de que podamos compartir sus ideas en mayor o menor grado; pero siempre un respeto a tus propios compañeros. No está bien atacar e intentar desprestigiar a los compañeros. No admitiré ni un sólo ataque a SEVILLA TAURINA…»

Francisco Mateos.-

     El crítico taurino sevillano Carlos Crivell ha señalado -aun sin nombrar, lo que es peor- a este portal y una de sus informaciones, con la intencionalidad de desacreditarlo. La empresa Pagés remitió a los medios una nota de prensa («Buen ritmo de la renovación de abonos») y dos imágenes de doce personas en la taquilla de la plaza, indicando que se estaban formando «colas» de aficionados para proceder a la renovación de sus abonos. La unaninidad de la prensa taurina y de los aficionados esperaban un descenso de los abonados, con lo cual la noticia de lo contrario era muy importante. Este portal quiso contrastar la información antes de publicar una nota de prensa que provenía directamente de una parte implicada (la empresa Pagés).

     Durante tres días consecutivos hemos ofrecido imágenes de las taquillas, y en los tres días -dentro de la franja horaria de siete a ocho de la tarde, la más compatible con horarios de trabajo y última antes del cierre- se observaban las taquillas con muy poca gente. Es decir, que la tónica general no es la que reflejaba la única fotografía enviada por la empresa, aunque la soledad habitual de las taquillas no quita que en un momento puntual de un día se registrara una cola de doce personas. Y otra cosa es considerar significativo a doce personas como una ‘cola’. El pasado sábado llevé al ITV mi vehículo y había delante mía 23 conductores; y no digo ya si vas al médico a urgencias… eso sí que son colas.

     A mí me parece muy bien que cada cual quiera reflejar la realidad del periodo de renovación de abonos a su manera; entre otras cosas porque en un mes se va a ver -al menos que la empresa diga el porcentaje de renovación estos días, algo que sería muy recomendable-. En SEVILLA TAURINA he pretendido contrastar esa realidad chequeándola durante tres días consecutivos, y en los tres días hemos mostrado prácticamente la misma escasa gente en las taquillas para la renovación de abonos. El crítico Crivell ha preferido mostrar la versión de la empresa con esa única imagen de una ‘cola’ (?) de sólo doce personas. Ambos aspectos son válidos y nada que reprochar hasta aquí; en todo caso, el lector elegirá libremente la información que prefiere leer.

     Ahora bien, lo que no puedo admitir es la manipulacion y el intento de desacreditar y hacer daño a SEVILLA TAURINA por parte del crítico Crivell. Su desafortunado artículo se titula ‘La fotos de las colas de la taquilla’, y el único medio que ha publicado varias fotos de las taquillas ha sido este portal, por lo que la alusión es tan directa como falso su contenido. Indica el crítico que «no parece lógico que se utilicen las fotos para hacer campaña partidista según los intereses de cada uno», añadiendo que «lo que no se entiende es que haya personas, medios e instituciones que parecen disfrutar con la noticia de una caída notable en la renovación del abono. Para ello, se destaca la foto sin gente en la cola». Este portal no tiene ningún interés ni campaña alguna ni a favor ni en contra de los abonos de Sevilla; ojalá a los aficionados le gustaran tanto los carteles que se llenara la plaza a diario. Es lo mejor para todos: buenos carteles, plaza llena y triunfo en el ruedo. Ahora bien, una vez que casi todos han criticado unos carteles decepcionantes, este portal intuía que quizás la plaza no se vaya a llenar todos los días y el abono se resienta. De ahí que me sorprendiera -positivamente- que hubiera colas en las taquillas, y hemos querido comprobarlo durante tres días; y la realidad -desgraciadamente- no ha sido esa. Por si le queda alguna duda al crítico Crivell, personalmente no siento ningún placer orgásmico al ver las taquillas semivacías; al contrario, me duele. Pero mi obligación es retratar la realidad.

     Por lo tanto, de intereses de este portal, nada de nada: simplemente se fotografía y se cuenta la realidad, que es nuestra misión y objetivo. Desconocía que el crítico Crivell sí tuviera algún interés, como él mismo lo confirma y lo deja escrito: «como aficionado y crítico taurino, el máximo interés es que la Real Maestranza registre buenas entradas en la próxima Feria. Es decir, el interés es animar a los aficionados para que renueven sus abonos. Cada abono no renovado es un palo a la propia Fiesta».

     Me parece respetable el declarado y reconocido «máximo» interés del señor Crivell para que se renueven los máximos abonos posibles, a pesar de la cartelería presentada. En mi caso, mi interés sólo es retratar y contar la realidad de lo que ocurre. Y desde luego, respetar la absoluta libertad de los aficionados sevillanos para que renuven o no sus abonos, en función a si les satisface o no los carteles presentados. Creo que afirmar que «cada abono no renovado es un palo a la propia Fiesta» es culpabilizar al abonado que decide no renovar su abono de golpear a su pasión. Si un abonado no renueva este año su abono se deberá, fundamentalmente, a dos razones: los mediocres carteles y la crisis económica. Los abonados no son culpables de nada. No se les puede acusar de no ayudar a la Fiesta por renovar o no sus abonos. Es la ley de la oferta y la demanda: la empresa hace unos carteles, y sus clientes los compra o no, según el grado de satsifacción. La empresa siempre lo ha defendido así; como las lentejas, que si te gustan las comes, y si no las dejas. Parece como si el señor Crivell pidiera a los aficionados que las lentejas se las coman ‘sí o sí’, le gusten o no. Yo prefiero respetar la libertad individual de cada cual.

     Lamentablemente, el ataque que el crítico Crivell -al que le agradezco el fiel seguimiento de este portal- ha dirigido contra la información de SEVILLA TAURINA no es aislado. Hay precedentes suyos para intentar desacreditar a periodistas taurinos. Otros compañeros y medios han sufrido también el ataque y el intento de desprestigio del citado crítico de forma directa, como los periodistas taurinos de Canal Sur y Canal Plus, tanto en radio como en televisión, o el más reciente arengado contra Luis Nieto, de ‘Diario de Sevilla’. Hay pruebas sobradas de ello. En un artículo reciente con motivo de una conferencia de Cuadri en Sevilla ha intentado desprestigiar a todos los periodistas locales («A su acto de Sevilla no fueron los periodistas que se dedican a asuntos taurinos. (…) En Sevilla no hay afición a los toros») y a la Unión Taurina de Abonados («Tampoco se pudo ver por allí a los miembros de la Unión Taurina de Abonados de Sevilla, tan aficionados a pedir dimisiones pero tan poco adictos a escuchar a quien les puede enseñar muchas cosas del toreo»). Esta última acusación se caía por su propio peso cuando la Unión de Abonados desvelaba que precisamente 48 horas más tarde tenían concertada una visita desde hace meses a la finca de Cuadri. Es curioso este ataque tan directo a la Unión de Abonados (a la que la empresa se niega a recibir año tras año para dialogar), y a la que el propio Crivell no le publica todos sus comunicados; a la empresa Pagés sí le publica todas sus notas de prensa.

     Creo que cualquier compañero de la profesión de la información taurina se merece un respeto y una dignidad a su esfuerzo, incluyendo el propio crítico Crivell, cada cual con su estilo, al margen de que podamos compartir sus ideas en mayor o menor grado; pero siempre un respeto a tus propios compañeros. No está bien atacar e intentar desprestigiar a los compañeros. No admitiré ni un sólo ataque a SEVILLA TAURINA, ni presiones paralelas para intentar desestabilizar a este portal. Y conste que por motivos muy personales y de respeto callo otros aspectos. Pero si me busca (como en este obligado artículo de respuesta; no he empezado yo), me encuentra. Que cada cual realice su trabajo de la información taurina con su personal estilo. SEVILLA TAURINA tiene su estilo, que no es otro que la rabiosa independencia y máxima libertad. Dejemos que sea el lector quien decida finalmente.


Por respeto al delicado tema y sus implicados, SEVILLA TAURINA no publicará -de forma excepcional- ningún comentario sobre este artículo.

Dejar respuesta

5 × cuatro =