Homenaje a un taurino de la 'vieja escuela'

Manolo Márquez, todo un señor del toreo

0
1308
El taurino sevillano Manolo Márquez, durante el homenaje. (FOTO: Paco Díaz/Toroimagen)
El taurino sevillano Manolo Márquez, durante el homenaje. (FOTO: Paco Díaz/Toroimagen)

Toreros, ganaderos, aficionados y familiares arroparon al taurino sevillano Manolo Márquez en un merecido homenaje a toda una vida dedicada al mundo de los toros. Intensa y extensa la jornada campera en Las Pajanosas para recordar su vida, en la que ha sabido ganarse el respeto de todos. Un taurino de los de la ‘vieja escuela’.

Redacción.-

     El pasado fin de semana se tributó un cálido, merecido y muy sentido homenaje a un hombre del toreo sevillano. Manolo Márquez aguantó emocionado cada instante de la intensa mañana y tarde en la Finca ‘El Roque’, en Las Pajanosas. El homenaje comenzó con un festival en la placita de toros, en la que el sevillano Tomás Campuzano -uno de los varios impulsores del homenaje junto a Rafael Aguilera y el fotógrafo taurino Paco Díaz- se gustó toreando recordando sus buenas tardes de toros en los ruedos de toda España, Francia, Portugal y América. Salvador Cortés fue el segundo en actuar. Le siguió otro espada de Gerena, Manuel Escribano. Y para rematar el homenaje de buen toreo, la actuación del becerrista sevillano ‘Calerito’, de Aznalcóllar, llamado a ser el nuevo Morante del siglo XXI. Lo tres le brindaron sus actuaciones con la muleta con cariñosas palabras de respeto a su trayectoria profesional y humana.

     Y después llegó el momento de las palabras, donde nuestro compañero Manuel Viera desgranó muy sintéticamente y con emocionante texto la extensa vida taurina de Manolo Márquez. Hubo entrega de regalos, de paladear las fotografías de una vida taurina realizadas por nuestro compañero Paco Díaz, y finalmente la comida campera con todos los amigos, taurinos, aficionados y familiares que estuvieron arropando a Manolo Márquez.

     Manolo Márquez soñó con ser torero, y toreó becerradas y novilladas, buscando tapia en las ganaderías, haciendo el paseíllo en la Maestranza, pero muchos son los llamados y pocos los elegidos. Las circunstancias no le respaldaron y decidió aporvechar la oferta del influyente apoderado Andrés Gago para que formara parte de su equipo. Andrés Gago apoderaba a una de las figuras del momento, Carlos Arruza, a quien admiraba profundamente Manolo Márquez. En los continuos viajes que hacía a Portugal para gestiones de Andrés Gago, Márquez tuvo la oportunidad de grajearse la confianza de ganaderos y toreros portugueses, como la del diestro José Julio, a quien se decidió a apoderarlo.

     El buen hacer de Manolo Márquez, su conocimiento del toro y de la Fiesta hicieron que fuera un hombre respetado y reconocido en el toreo y apoderó a diestros como José Fuentes, Marismeño, Calatraveño, Mondeño II, David Silveti, Sánchez Puerto, Curro Puya, Carnicerito de Úbeda, Santi Ortiz o Rafael Astola, así como a rejoneadores como Gastón Santos, Javier Buendía o Antonio Ignacio Vargas. También es bien conocida su faceta como veedor de toros, ejerciendo para el empresario Diodoro Canorea durante 40 años. También ha sido pieza importante en la evolución de ganaderías como Valera Crujo, Laurentino Carrascosa o Ascesao Vaz.

     Manolo Márquez, una intensa vida llena de vivencias, dedicada por completo al mundo del toro, llena de secretos profesionales, de mucho trabajo callado y de un saber estar y hacer que le catalogan como un auténtico ‘señor’ del toreo, de los de la vieja escuela.


GALERÍA GRÁFICA (Paco Díaz/Toroimagen)

Apenas se cabía; buena respuesta al homenaje.

La media artista y con regusto de Tomás Campuzano.

Muy emotivo el brindis de Tomás Campuzano a Manolo Márquez.

Campuzano recordando sus mejores momentos en los ruedos.

Tomás Campuzano le invitó a a pasear juntos el rabo logrado. Una imagen que lo dice todo: respeto, admiración y cariño.
Salvador Cortés presenta sus respetos al taurino sevillano. Salvador Cortés en su faena de muleta. Tras la faena, Manolo Márquez agradecía a Cortés su asistencia.
El brindis de Manuel Escribano. Un muletazo marca de la casa. Excelente estocada de Escribano.
Calerito, el ejemplo del futuro de la Fiesta. Y así torea este niño prodigio. Con el toreo metido en la cabeza.

Ganaderos junto al veterano Manolo Márquez.

Manuel Viera glosó la vida de Manolo Márquez.

Dejar respuesta

seis − 4 =