UTRERA - Novillada de Feria de Consolación

Eloy Hilario y Alejandro Jiménez salen por la puerta grande

0
1041

Eloy Hilario y Alejandro Jiménez salieron por la puerta grande de la nueva plaza de Utrera tras desorejar a los bravos erales de Guardiola. Los locales Israel Diánez, Fernando González y Daniel Araujo pasearon un apéndice, mientras que Miguel Falcón fue silenciado.

LA FICHA

 

ERALES: Se han lidiado Erales de Guardiola, bien presentados, nobles y bravos en general. Complicado el primero.

NOVELES: –Miguel Falcón, de Utrera, silencio tras aviso.
Israel Dianez, de Utrera, oreja tras aviso.
Eloy Hilario, de Sanlúcar, dos orejas y rabo.
Fernando González, de Utrera, oreja.
Daniel Araujo, de Utrera, una oreja
Alejandro Jiménez, de Los Palacios, dos orejas.
 
 
INCIDENCIAS: Un tercio de plaza.

 

SECCIONES

GALERÍA GRÁFICA
(López-Matito)
 

Eloy Hilario y Alejandro Jiménez, a hombros al finalizar el festejo. (FOTO: López-Matito) 
    


No sé por qué extraña circunstancias os pudo la inseguridad, y mientras que los de fuera, sin miedo a mostrar las evidentes carencias del que empieza, arriesgaron y mostraron sus enormes ganas, algunos de vosotros bordeaba el filo de lo imposible. El caso es que, aunque lo intentabais, las piernas no obedecían a la mente. Y así es imposible.


 

Manuel Viera.-

     Queréis y necesitáis torear. Sé que lo hacéis muy poco. Que el más privilegiado del cuarteto se vistió de torero no más de media docena de veces a lo largo de la temporada. Los demás dos, una o ninguna. Pese a ello conserváis intacta la ilusión. Y con ella iniciasteis el paseíllo en esta segunda oportunidad en vuestra plaza. Os afanasteis en demostrar capacidades para ejecutar el toreo. Unos más que otros. Pero no sé por qué extraña circunstancias os pudo la inseguridad, y mientras que los de fuera, sin miedo a mostrar las evidentes carencias del que empieza, arriesgaron y mostraron sus enormes ganas con el único objetivo de obtener el triunfo, algunos de vosotros bordeaba el filo de lo imposible. El caso es que, aunque lo intentabais, las piernas no obedecían a las órdenes de la mente. Y así es imposible.

     Conseguir abrirse camino en esto es una tarea de titanes. De ello dio fe el sanluqueño Eloy Hilario que quiso a toda costa triunfar y conseguir el éxito. Los buscó con las armas que tiene el que empieza: unas enormes ganas para querer y valor para quedarse quieto. Y así se plantó en Utrera. Largas cambiadas de rodillas en vibrante hacer con el capote al bueno y repetidor novillo de Guardiola. Banderillas con más poder que acierto, y un toreo de muleta estático, con desparpajo, de mano baja, buen trazo, hilvanado y rematado con la espada.


Alejandro Jiménez toreó con la muleta adelantada, aceptable temple y atisbos de ligazón en un trasteo de derecha firmado con la estocada de la tarde. 


El sanluqueño Eloy Hilario quiso a toda costa triunfar. Los buscó con las armas que tiene el que empieza: unas enormes ganas y valor para quedarse quieto.


 

     Con menos toreo pero con inagotable superación para ejecutarlo se mostró el palaciego Alejandro Jiménez. Toreó con gusto de capa y utilizó después las telas en cites de muleta adelantada, aceptable temple y atisbos de ligazón en un trasteo de derecha firmado con la estocada de la tarde.

     Israel Dianez hizo un enorme esfuerzo por poderle al encastado novillo traído de El Toruño. Lució su toreo clásico en algunos momentos de la lidia. Citó con la tela adelantada y bajó la mano en muletazos largos y ligados en una faena a la que le faltó seguridad y el remate con la espada.

     Siendo breve, basta con decir que Fernando González es un torero de detalles, de exquisito gusto, de muletazos que llegan de inmediato a los tendidos, pero muy discontinuo en su quehacer e inseguro. Templó a veces la tela y se degustó el adorno. Poca cosa para la confianza puesta en él. Con la espada no acertó.

     Yo diría que Daniel Araujo tiene maneras para ejecutar más que un toreo interesante. En esta ocasión le faltó confianza para asentarse y poderle a un novillo de corto recorrido y sosa embestida con su clásica y despaciosa tauromaquia. Algún que otro buen muletazo a derecha e izquierda, ayudados para finalizar y una estocada que bastó para hacer doblar al ‘guardiola’.

     La tarde no fue, ni mucho menos, la de Miguel Falcón. Desde la forma de brindar hasta el malogrado quite al sexto fue todo una muestra de una falta de frescura, serenidad y concentración fuera de lo normal. Bien es verdad que le tocó en suerte un eral complicado, sin humillar, de mal estilo aunque repetidor. Algún que otro detalle con su peculiar estilo y… habrá que esperar. Su propuesta para querer llegar se obstaculizó esta tarde de manera incomprensible. No obstante, hay que seguir.


GALERÍA GRÁFICA (López-Matito)

Miguel Falcón.

Israel Dianez.

Eloy Hilario.

Eloy Hilario.

Fernando González.

Daniel Araujo.

 

Alejandro Jiménez.

 

 

 

Dejar respuesta

cinco − 4 =