BALANCE de la jornada

El Cid triunfa en Huelva aun sin cortar orejas

0
874
Sentido muletazo de El Cid esta tarde en Huelva. (FOTO: Javier Martínez)
Sentido muletazo de El Cid esta tarde en Huelva. (FOTO: Javier Martínez)

Gran tarde de toros de Manuel Jesús ‘El Cid’, que emborrona una excelente faena con el mal manejo de la espada. El novillero sevillano Esaú Fernández, de Camas, corta una oreja a un novillo del hierro sevillano Miura en la plaza de toros de Miura. 

Redacción.-

     El balance de las actuaciones de toreros sevillanos que han realizado el paseíllo hoy, lunes 2 de agosto, ha sido el siguiente:

CORRIDAS DE TOROS

  • Huelva: Se han lidiado Se han lidiado cinco toros de La Dehesilla y uno -lidiado en cuarto lugar- de José Luis Pereda. Muy desiguales de presencia, descastados y flojos. El mejor el cuarto, noble y de notable pitón derecho. El Cid, saludos y vuelta al ruedo. El Fandi, saludos y saludos tras aviso. Alejandro Talavante, saludos y palmas de despedida. Toreros y ganaderos locales se manifestaron en el ruedo tras el paseíllo con la pancarta “Por la libertad, sí a los toros. Huelva con Catalunya”. Algo más de media plaza.

     Según crónica de Manuel Viera sobre la actuación de El Cid esta tarde en Huelva, «aunque para ello tuviese que ponerse el traje de faena y exhibir su lado más técnico hasta llegar a dictar, de forma magistral, una autentica lección de pureza, con la que puso a la gente en estado de gozosa embriaguez. Manuel Jesús El Cid le ejecutó al cuarto, el único toro válido de la descastada y floja corrida de La Dehesilla, una de las faenas a derecha más apasionadas que le he visto últimamente. La obra, basada en el toreo diestro fue sencillamente hermosa, y la ejecución plenamente auténtica. La versión del muletazo lento, largo, hondo y ligado, la concepción rítmica de cada uno de los trazos, sumamente flexible al tiempo, dejó traslucir la vitalidad de un torero que ha vuelto a torear. Y de que manera. Esa manera profunda que aplicó a sus formas con especial acierto, en la que la jovialidad de cada pase se unió con la portentosa facilidad creativa, convirtió el toreo de El Cid en una obra cargada de sensibilidad. Lástima que su izquierda, esta vez, no lució como él deseaba. Y… una ligera reprimenda por no saber mostrar su capacidad para matar: no hay derecho que tan sublime toreo acabe con un bajonazo tan infame. Es imperdonable que el funesto manejo de la espada le privara de un triunfo buscado y trabajado. También anduvo técnico con el rajado primero. El Cid brindó una faena refinada y sostenida en la mano derecha. No fue un trasteo intenso pero sí interesante y medido en el tiempo. Esta vez la espada fue a su sitio».

NOVILLADAS

  • Hagetmau (Francia): Se han lidiado novillos de Miura, de juego desigual. Gómez del Pilar, silencio y silencio. Mathieu Guillon, oreja y oreja. Esaú Fernández, oreja y vuelta al ruedo. Tres cuartos de plaza.

Dejar respuesta

catorce − tres =