BALANCE de la jornada

Corpas, sin suerte en Madrid

0
816
Corpas en un estético muletazo en su primero. (FOTO: Iván de Andrés / burladero.com)
Corpas en un estético muletazo en su primero. (FOTO: Iván de Andrés / burladero.com)

El diestro sevillano Francisco Corpas no ha tenido suerte en su actuación de esta tarde en la plaza de toros en Las Ventas, plaza en la que debutaba como torero en la Feria de San Isidro tras la oreja que ganó en agosto del año pasado e el coso venteño. Corpas dispuso de un buen lote pero no pasó de voluntarioso, sin lograr amarrar un triunfo.

Redacción.-

     El balance de las actuaciones de toreros sevillanos que han realizado el paseíllo hoy, viernes 28 de mayo, ha sido el siguiente:

CORRIDAS DE TOROS 

  • Nimes: Se han lidiado cuatro toros de Palha, mal presentados, terciados, sin remate y alguno impropio para Madrid. Destacó el 3º, un toro importante, ovacionado. El 2º se movió sin humillar ni emplearse. Deslucidos y sin opciones 1º y 4º. Dos remiendos de El Torreón (5º y 6º), con cuajo y serios, encastados y con posibilidades, ovacionados en el arrastre. Jesús Millán, silencio y pitos. Fernando Robleño, pitos y oreja. Francisco Javier Corpas, bronca y silencio tras aviso. Plaza llena.

     Según crónica de burladero.com sobre la actuación de Francisco Corpas esta tarde en Madrid, «antagónica imagen ofreció Corpas con su lote. El año pasado cortó una oreja de un toro bravísimo de María Cascón, sólo una. Los dos de hoy tenían para tocar pelo, pero requerían pasar la delgada línea roja que nunca cruzó. El tercero de Palha, sin remate, se movió mucho, se empleó en el peto y transmitió una barbaridad por abajo y bien. El toro tenía emoción y pedía firmeza, lo que no encontró nunca. Con la cara algo suelta, sin demasiada clase de inicio, Corpas se dejó enganchar las primeras series. La plaza tomó partido por el de Palha y el torero se vino abajo, dejándose enganchar todavía más. Incapaz de sacar una serie limpia, el toro lo derrotó por goleada. El sexto fue un torazo de El Torreón, que empujó en el peto y tuvo buen fondo mientras duró. Corpas volvió a perderse. Comenzó la faena por arriba en lugar de enseñarle por abajo, y el de Rincón se lo merendó a las primeras de faena. El sevillano fue aprovechando la inercia del viaje sin mando alguno, mientras el toro se hizo el amo del cotarro. Y se fue bajo una fortísima ovación».

Dejar respuesta

dos × uno =