El banderillero sevillano Antonio Ronquillo pasa de banderillero lidiador a ‘tercero’

0
1728

El banderillero sevillano Antonio Ronquillo, que entusiasmó a la afición sevillana en su etapa como novillero, escalafón en el que permaneció durante seis temporadas, ha decidido pasar de banderillero lidiador a ocupar el puesto de ‘tercero’ en las cuadrillas de matadores. Ronquillo explica que el cambio es debido a la masificación de banderilleros lidiadores y que de tercero podrá sumar un mayor número de festejos.

Francisco Mateos.-

El banderillero Antonio Ronquillo, que en su momento fue prometedor novillero sevillano al igual que su hermano Rafael, de una familia muy taurina, ha decidido esta temporada abandonar su condición de banderillero lidiador y pasar a engrosar las filas de los banderilleros que van colocados en las cuadrillas como ‘terceros’.

Según ha declarado el propio torero a Sevilla Taurina«este cambio es debido a que tengo más perspectivas de seguir toreando colocado como tercero que como banderillero lidiador. Mi pasión es el toro y quiero seguir viviendo de mi profesión. El escalafón de banderilleros está masificado, y más aún el de banderilleros lidiadores».

Antonio Ronquillo se mantuvo como novillero durante seis temporadas, intentando finalmente abrirse camino en tierras americanas, pero tampoco le acompañó la suerte. Finamente se hizo banderillero y durante estos años ha figurado en las cuadrillas de toreros como Pepe Luis Vázquez, Pedrito de Portugal, Curro Jiménez, Manuel Fernández, Fernando del Toro,…

Comentarios disponibles:
Fecha: 2010-02-12 23:26:11 Autor: Paco
Me he confundido de nombre y el padre ya me reñido mas de una vez por lo mismo. Este es Antonio que se llama como el padre y al que yo me referia es al otro a Rafael, pero es que se parecen de verdad. De todas formas los tres son toreros y compartir lugar con Antonio padre es toda una satisfación. Pocos ven el ganado como el.

Fecha: 2010-02-12 20:54:38 Autor: Paco
Rafael Ronquillo, tiene la profesion pero que muy bien aprendida, era un novillero muy valiente y valido para sacarle las castañas del fuego a la empresa Pages con los del Conde y fué despues otro de los muchos olvidados. A mi me da pena que gente como esta que se ha entregado desde siempre (el y su hermano y su padre) al toro con todas sus fuerzas, no puedan vivir dignamente de ese oficio que tantos sufrimientos le costó aprender. ANIMO Y MUCHA SUERTE RAFAEL, POCOS TERCEROS ENCONTRAREMOS COMO TU.

Dejar respuesta

7 + catorce =