BALANCE de la jornada: El Cid, profundo y trascendental, corta tres orejas en Huelva

0
715

El matador de toros sevillano Manuel Jesús ‘El Cid’ ha cortado tres orejas esta tarde en el cierre de la Feria de Colombinas en la plaza de toros de La Merced. El Cid, que alternaba con José Tomás -cuatro orejas- y el local Emilio Silvera -dos orejas- ha salido a hombros por la puerta grande junto a sus compañeros y el mayoral de Núñez del Cuvillo al término de la corrida de toros.


El Cid, en la triunfal vuelta al ruedo en Huelva.
FOTO: TorosComunicacion.

Redacción.-

     El balance de las actuaciones de toreros sevillanos que han realizado el paseíllo hoy, lunes 3 de agosto, ha sido el siguiente: 

CORRIDAS DE TOROS 

  • Huelva: Se han lidiado toros de Núñez del Cuvillo, desiguales de presencia e interesante juego. Destacó el segundo por nobleza. Bravo fue el tercero, al que se le dio la vuelta al ruedo. Complicados por encastados cuarto, quinto y sexto, este último el más serio de la corrida. Emilio Silvera, oreja y oreja. José Tomás, dos orejas y dos orejas. Manuel Jesús 'El Cid', dos orejas y oreja. Plaza llena.

     En crónica de Manuel Viera sobre la actuación del sevillano El Cid esta tarde en la plaza de La Merced de Huelva, "los cinco o seis naturales del El Cid al encastado y noble tercero fueron esculturas para la historia del toreo cinceladas por el sentimiento en su forma más pura, profunda y trascendental. El Cid volvió a dar esta tarde en Huelva lo mejor de si mismo concentrando la esencia de su toreo en el trazo zurdo. Y a ello hay que sumar la formidable serie diestra con la que finalizó la ligada faena. Pureza en el pase y  recursos de una técnica prodigiosa frente a la dificultad de la embestida. En el trasteo no hubo trampa ni cartón, sí unas formas claras y concisas que se defendían así misma a base de talento y valor. Estocada en la cruz y excelente réplica al toreo de Tomás. Era difícil superar o mantener el nivel marcado con el tercero, pero El Cid logró con la faena al sexto, y esta vez con la derecha, una serie de pases diestros, no ya de absoluta perfección técnica, sino de extrema belleza artística en los momentos menos emotivos debido a las características de las embestidas. De todas formas El Cid remontó una faena, que después pinchó, tras prologarla con la capa con excelentes maneras".

Dejar respuesta

seis + 1 =