Dímelo, Herrera

0
913

«…Que Sevilla esté en el mundo, Herrera, como mi mundo está en Sevilla. Cuéntame el equilibrio de la primavera, el semental en la charca, la sombra del encinar entretejida en las páginas blancas de tu pregón. Súbete en la jaca torda del vaquero, dime que defiendes la Fiesta como sueles hacer con la valentía de tus convicciones. Toma el capote de valores que conjugas todos los días de tu vida y pégale pases al presente…»


Carlos Herrera, pregonero taurino para la temporada sevillana 2009.

Víctor García Rayo.-

     Dime en tu pregón taurino de Sevilla que el texto ha sido escrito sobre la piel de las encinas. Dame tu verbo templado y esa voz profunda de mayoral para que yo descanse en el regazo de la jara, junto al carril polvoriento que atraviesan los becerros.

     Háblame del campo, Herrera. Y píntame el albero de Sevilla. Dime que las rayas rojas del miedo están trazadas a pulso. Dibújame el color azul de mi ciudad jugando con el ocre en el cuarto toro, cuando las banderas besan los mástiles y el burel negro pisa la oscuridad del atardecer.

     Que Sevilla esté en el mundo, Herrera, como mi mundo está en Sevilla. Cuéntame el equilibrio de la primavera, el semental en la charca, la sombra del encinar entretejida en las páginas blancas de tu pregón. Súbete en la jaca torda del vaquero, dime que defiendes la Fiesta como sueles hacer con la valentía de tus convicciones. Toma el capote de valores que conjugas todos los días de tu vida y pégale pases al presente, con las palmas hacia arriba, esas palmas de tus manos que el toro negro de la desvergüenza quiso destrozar.

     Dímelo, Herrera. Dime que amas la Fiesta. Defiéndela, que estoy convencido de tu honradez. Aquí tienes una alfombra de terciopelo para las personas bien nacidas. Písala, con botos camperos si es menester, y pégale caladas con sonrisa a esta tarde de temple y son.

     Dile al mundo, gallo valiente, que el toreo es tan hermoso como inexplicable, que no somos asesinos, y que dentro de un traje de luces se despista a la muerte al tiempo que nace el arte efímero de un segundo mágico.

     Imagino tu voz, tus gestos, tu poderosa puesta en escena. Llenarás -como Ordóñez la plaza- un teatro sevillano dispuesto a mancharse de albero contigo. Y aquí está mi traje, para que lo salpiques con tierra de los surcos, para que el barro de los cerrados sepulte las horas de espera. Estoy, Carlos, en las previas de esperanza y nervio del hotel aguardando el clarín de tu pregón, ese texto que deberías escribir sobre la piel de las encinas.

*Víctor García Rayo es periodista taurino sevillano de Sevilla TV y Punto Radio-Sevilla. / Publicado en ABC-Sevilla.

NOTICIA RELACIONADA:

Dejar respuesta

17 − 14 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies