Bombazo: Canorea es morantista

0
1083

«…tengo que reconocer mi envidia por no haber estado en la comida campestre que se organizó para anunciar semejante ‘bombazo’, comida a la que fui gentilmente invitado, pero de la que me ausenté por razones obvias. Me perdí el irrepetible encuentro de unos señores que hasta no hace mucho se odiaban encarnizadamente, pero que aparecían ahora en amor y compaña…»


FOTO: Matito

Álvaro Acevedo.-

     Eduardo Canorea y Ramón Valencia han dado un colosal golpe de efecto con el mano a mano que enfrentará a Morante de la Puebla y a El Cid con los toros de Victorino Martín en la Feria de Sevilla de 2009. Un bombazo que hace olvidar los desastres del año pasado y los que puedan venir en el futuro, puesto que el cartelazo sirve para tapar la posible ausencia de José Tomás también en 2009 y la ya confirmada de la divisa de Núñez del Cuvillo. Y es que, la empresa de Sevilla se ha movido rápido y bien, con profesionalidad y audacia. Y, además, con inteligencia, porque por primera vez en mucho tiempo ha anunciado con bastante antelación un plato fortísimo que centrará la atención del toreo durante varios meses. Una especie de escudo, por lo que pueda pasar.

     La cita tiene un atractivo incuestionable porque en ella colisionarán dos grandes toreros de la ciudad con estilos muy diferentes. Pero, además, indica que las relaciones entre Morante y la empresa de Sevilla se han normalizado al fin, ya que el torero de La Puebla actuará cinco tardes en el abono. Las causas de tan radical cambio las desconozco, pero un servidor se lleva una alegría enorme no ya porque se hace justicia, que también, sino porque Morante es el torero de Sevilla por antonomasia, y todo lo que sea ningunearlo significa perjudicar a los aficionados, objetos permanentes de mis reivindicaciones.

     Todo el mundo habla del mano a mano, pero modestamente opino que es mucho más significativo el hecho de que Morante venga a Sevilla con la categoría máxima que su toreo merece. Cinco tardes. Respecto a lo otro, si yo fuese su apoderado jamás hubiera admitido la corrida de Victorino para la ocasión, puesto que me parece darle demasiadas ventajas al rival, que ya sabemos que es un fenómeno en estas lides. Por fortuna, como Morante y el tal Sánchez Benito son los que entienden de esto, todo saldrá a pedir de boca.

     Finalmente, tengo que reconocer mi envidia por no haber estado en la comida campestre que se organizó para anunciar semejante 'bombazo', comida a la que fui gentilmente invitado, pero de la que me ausenté por razones obvias. Me perdí el irrepetible encuentro de unos señores que hasta no hace mucho se odiaban encarnizadamente, pero que aparecían ahora en amor y compaña. Y, además, en medio de una preciosa dehesa, de manera que el marco dotaba al asunto de un toque bucólico ciertamente enternecedor. De haber estado presente, quizá hoy hubiese escrito una égloga. O, mejor, un romance:

Estaba yo, Eduardo,
y mi cuñado manchego.
Estaba Pedro Trapote
y estaba hasta el ganadero.

Estaban apoderados
y periodistas honestos,
gente decente y de orden,
no como Álvaro Acevedo.

Y en medio de las encinas,
con Ramón como escudero,
firmé una paz de por vida
y te juré amor eterno.

¡Enterarse, tomasistas!
¡y Cuvillo el ganadero!
¡yo siempre fui morantista,
del Sevilla y de Tejero!

*Álvaro Acevedo es periodista taurino sevillano de Cope-Sevilla, 6Toros6 y Cuadernos de Tauromaquia. / Publicado en 6Toros6.

OTRAS OPINIONES RELACIONADAS:

NOTICIAS RELACIONADAS:

CARTAS DEL LECTOR RELACIONADA:

Dejar respuesta

20 − 6 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies