Eduardo Canorea: «El cartel tiene excluido el amarillo; yo creo que no se va a mojar»

0
809

En un tono distendido, todos opinaron sobre el nuevo cartel para la temporada 2009. El teniente hermano mayor reconoció su temor tras la polémica suscitada este año con el cartel de Barceló. Por su parte, el empresario sevillano dijo que le transmite un mensaje de esperanza e ironizó sobre la buena suerte que traerá a la temporada, alejando lluvias.


Canorea, junto a Salinas en la presentación del cartel.
FOTO: Sevilla Taurina.

Carlos Moya.-

     La sensación que se respiraba en el Salón de los Carteles de la Maestranza era de tranquilidad y satisfacción compartida. Al entrar por la puerta, uno se encontraba el cartel al descubierto, puesto sobre una caballete y gustando a todos los presentes. La expresión de muchos era "menos mal: me gusta el cartel", con una profunda sensación de relajación. Un toro negro, con apariencia de noble, daba la bienvenida a los que se acercaban a observar la imagen que representará las corridas de toros de la Maestranza el próximo año. Blanco y gris, y en medio un toro recién salido de los corrales, sin haber sido picado, y esperando a que alguien le haga un lance de capote a la verónica para recibirlo. Se trata de un cuadro que, al menos, gusta más que el del año pasado.

     "Ojala sean así los toros que salten al albero del coso del Baratillo muchas tardes de la próxima temporada", pensó más de uno en voz alta.

     El encargado de introducir la presentación fue el teniente de hermano mayor de la Maestranza, Alfonso Guajardo-Fajardo, quien admitió que encargó el cartel a Salinas "con más miedo" que el autor porque "con la experiencia de años anteriores no sabía lo que Manuel nos iba a pintar. De hecho, me atreví a decirle: Manolo cuando tengas el boceto me llamas y no sigas pintando". Y es que, como ha reconocido Guajardo-Fajardo, lo de Barceló ha marcado: "nos pinta seis rayas y nos dice 6 toros 6 y nos lo tenemos que creer y decir que el cartel era magnífico", bromeó.

     Sin embargo, cuando el pintor llamó al maestrante fue directamente para enseñarle la obra ya finalizada. "Se trata del cartel más idóneo para este año. A mí me encanta; creo que es la conjunción del buen gusto. Un toro de Sevilla con trapío", manifestó el teniente de hermano mayor de la Real Maestranza de Caballería.

     Otro de los asistentes al acto de presentación fue el empresario de la plaza, Eduardo Canorea, quien quiso ver en el cartel un halo de suerte para el próximo abono, después de lo vivido en la temporada pasada. "Es un grito potente, plenamente conseguido y será asimilado por cualquiera que pase en coche por el Paseo Colón. Potente como para que se sepa que estamos hablando de toros. Me da buenas vibraciones, me parece que viene con la buena suerte bajo el brazo. De momento tiene excluido el amarillo, y a la empresa le tranquiliza. Nos da un mensaje de esperanza y de que el cartel que se anuncie debajo funcionará. Además, creo que no se va a mojar", aseguró Canorea en referencia a las siete suspensiones por lluvia de este año, entre sonrisas de los presentes.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Dejar respuesta

8 + trece =