Hermoso de Mendoza, el más puro

0
1349

Hermoso de Mendoza, el más puro

Real Maestranza – 4ª de abono, Domingo 15 de Abril de 2007

ASTADOS: Se han lidiado toros de la ganadería de Fermín Bohórquez, manejables pero algunos tuvieron escaso celo en los caballos.

REJONEADORES:Fermín Bohórquez, silencio y silencio tars aviso.
Pablo Hermoso de Mendoza, una oreja y una oreja.
Diego Ventura, una oreja y dos orejas.

INCIDENCIAS: Plaza llena.

El jinete navarro cortó dos orejas y le negó la tercera el presidente, porque debería haber salido a hombros por la Puerta del Príncipe junto a un arrollador Diego Ventura. Fermín Bohórquez no acertó con los aceros en una labor sobria y ortodoxa.


El sevillano Diego Ventura, por la Puerta del Príncipe.
FOTO: Matito.

Manuel Viera.-

¿Qué si es diferente el publico de rejones al público que asiste a las corridas de toreo a pie?. Pues mire usted, sí. Aunque no menos entendido, pero sí distinto, más triunfalista y mucho menos exigente. Además se deja llevar por las impecables puestas en escena de algún que otro caballero. Por los aspavientos y las carreras, por la lista provocación final para calentar a una gente que piden las orejas más por los alardes que por el buen hacer durante la lidia. Y no por esto le quiero restar méritos a Diego Ventura, pero es un pillo que sabe cómo conseguir lo que le falta para alcanzar el triunfo.

De todas formas, quien debe interpretar lo que abajo pasa es el que desde arriba decide. Quien da y quita. Y hoy, según la manifestación popular, negó usted, señor Fernández Rey, una oreja y concedió otra. Cerró para uno la emblemática Puerta del Príncipe y la descerrajó para otro utilizando distintos criterios. Y eso no está bien. Y por la del Príncipe salió Diego Ventura tras cortar una oreja al primero de sus toros y dos al último del festejo. El portugués realiza un toreo vibrante, espectacular, aunque no por ello exento de verdad. Cabalgó a dos pistas antes de clavar banderillas a una mano


Espectacular adorno de Bohórquez con las riendas sueltas.
FOTO: Matito.

dejando llegar al toro casi a los pechos del caballo. La puesta en escena para clavar a una mano con 'Té' fue emotiva. Un par de las cortas y vibrantes adornos para culminar con las galopadas accesorias, tan necesarias para conseguir el trofeo a pesar del rejonazo trasero y contrario.

Al sexto lo esperó en el mismo portón de chiqueros con 'Chocolate' mandando en la embestida hasta lo medios. Un par a dos manos, otro citando de lejos y al paso, y un recorte al quiebro para adornarse tras la suerte, fue lo mejor de la lidia al noble sexto. Un rejón precedido de pinchazo bastó para pasear dos orejas que le certificaban la salida por la ansiada puerta.

Lo más puro lo hizo Pablo Hermoso de Mendoza. El navarro ofreció todo un repertorio de sabiduría en la monta, en los terrenos que pisa, y sobre todo, en la autenticidad de este bello arte de toreo a caballo. Dotado de una inmejorable capacidad para convertir el rejoneo en puro toreo, P.H., deleitó con 'Labrit' en la primera suerte. Frente a frente, cabalgando y galopando, se encontraron caballero y toro, y en el mismo centro del ruedo clavó al quiebro, Pablo, el emocionante rejón. Lo difícil lo hizo fácil con 'Chenel' en banderillas a una mano, para


Hermoso de Mendoza clavando al estribo.
FOTO: Matito.

torear después a una mano y a dos pistas hasta hacer enloquecer a un público entregado. Un par de la cortas resultó emotivo y los adornos excepcionales. El rejón de muerte no bastó para alcanzar esa segunda oreja que el público exigía.

Al sexto lo toreó en los medios con adornos espectaculares y clavó montando a 'Fusilero' muy despacio, desde la distancia corta, de frente y arriba, para salir de la cara con emocionantes piruetas. Un par al quiebro en la misma cara del toro tras pisar unos terrenos inverosímiles, puso a la gente en pie. Clavó banderillas cortas en el epílogo de faena, para finiquitar l hecho con un rejón en lo alto que fulminó a toro. Una oreja.

La ortodoxia de las formas de Fermín Bohórquez con el parado primero se vio truncada por el mal manejo del rejón de muerte y el descabello. Al cuarto lo esperó en chiqueros, para destacar después en banderillas a dos manos con 'Nevado'. Citó de frente, clavó al quiebro y toreó de costado en una actuación seria y de formas muy clásicas. De nuevo la espada le imposibilitó el triunfo deseado.

La corrida de Bohórquez, deslucida y parada, no causó demasiadas complicaciones para los tres caballeros, pero su comportamiento restó emoción al espectáculo.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

AL NATURAL
Francisco Mateos.-

El «patito feo» (pero rentable) de la Fiesta

Pasa cada vez que hay una corrida de rejones: los abonados le ceden su entradita a compromisos laborales o amistades y matan varios pájaros de un tiro: ganan a un amigo agradecido, creyéndose éste que qué 'peasoamigotengo' que me ha regalado una entrada, cuando lo que realmente ocurre es que no quiere ver 'los caballos'; y además contentan a la señora y a los nenes pasando el día primaveral en un chiringuito de las cercanas playas. Jugada perfecta, carámbola a tres bandas. Y no sólo les pasa a los abonados, sino también a nosotros mismos -mea culpa-, los periodistas, que si no es imprescindible nuestra presencia en la plaza ese día, nos escaqueamos.

Y es que, en cierto modo, a los que nos gusta y valoramos el toreo en pie en su justa medida, no le restamos los méritos que tienen los jinetes, pero qué quieren que les diga: cuando en días anteriores y posteriores vamos a ver a tres hombres jugarse la vida a cuerpo limpio con toros en puntas, da no se qué ver a tres jinetes a caballo con toros despuntados. Son cosas distintas, evidentemente, pero choca verlo sobre el mismo ruedo con sólo 24 horas de diferencia.

Eso no quita para que se tenga que reconocer que los rejones se hayan convertido en un chaleco salvavidas en la mayoría de las ocasiones para las empresas en sus ferias. Aquí, en Sevilla, hasta dos corridas de rejones, que así de bien deben salirle los numeritos a Canorea que desde que se probó el invento se sigue manteniendo, y eso es por los excelentes resultados económicos. En esta de rejones, la primera de las dos, se rozó el 'No hay billetes'. A ello hay que sumarle este año la televisión y restarle los costos de picadores, cuadra de caballos, menor coste en seguros sociales,… Vamos, un 'pelotazo' para la empresa. Como lo fue la novillada del viernes, otro pelotazo para la empresa. Porque, a excepción de Mendoza, los otros dos jinetes cobran sus honorarios acordados (no sé si Fermín en un 2×1, como en Halcón Viajes: corrida y actuación a un precio conjunto de oferta; que hay que ver tener que pasar en muchas plazas por el 'telonero' de Mendoza y allanarle el terreno a sus meritorios triunfos), pero ninguno de los dos -convencido estoy- habrán cobrado en proporción a los ingresos que generan, al menos, en esta plaza. Por eso hemos (he) de entonar el mea culpa por tildar a los rejones como el 'patito feo' de la Fiesta, pero sin embargo muy rentable para la empresa y capaz de meter a gentes muy distintas en una plaza de toros. Espero que Canorea fuera generoso con los jinetes y, más allá de lo acordado, aumentara en algo sus honarios. Sería un detalle. Se lo ganaron.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

Dejar respuesta

20 − 20 =