Denuncián su degradación

Los abonados hacen balance de la Feria de Sevilla

0
421
Reunión de algunos miembros de la Unión Taurina de Abonados de Sevilla tras la finalización de la Feria de Sevilla.

La Unión de Abonados y Aficionados de Sevilla ha emitido un comunicado con el balance de la Feria. Valoran de forma especial el toreo de Pablo Aguado. Señalan un trío de ganaderías que fracasan reiteradamente: Garcigrande, Cuvillo y Juan Pedro Domecq; y tres figuras que fracasan con estos toros descastados: Juli, Morante y Manzanares.

Francisco Mateos.-

     Una vez finalizada la Feria de Abril, la Unión Taurina de Abonados y Aficionados de Sevilla (UTAA-Sevilla) ha realizado balance de lo acontecido en la Feria de Sevilla. Los abonados entresacan tanto la parte positiva de los festejos como la negativa, con el ánimo de que tanto la empresa como la autoridad puedan tomar nota de su valoración para poder introducir medidas correctoras

     El comunicado íntegro de la Unión de Abonados y Aficionados de Sevilla emitido a los medios de comunicación es el siguiente:

     «Una vez finalizada la Feria de Sevilla 2019 prevalece sobre todos los análisis un torero con mayúsculas: Pablo Aguado. Este colectivo de aficionados, desde sus primeros pasos en la Maestranza, ya destacamos su calidad, temple, estética, buen gusto y ese toreo profundo que nos pone a todos de acuerdo. Es la difícil facilidad de Aguado. Su tarde con los ‘jandillas’ es de esas tarde imborrables que permanecen siempre en la mente del aficionado, por eso no vamos a describir aquí detalles de su labor ante sus toros. Recomendamos volver a verlas una y otra vez porque es la única manera de huir de tanta medianía imperante hoy en los ruedos.

     Desgraciadamente, no todo es el triunfo de Pablo Aguado, porque una vez más se ha demostrado que lo que prometen los partidos en las campañas casi nunca se cumple. Al menos en lo taurino no se ha cumplido. El único cambio observado son las caras en los burladeros de la Junta, ocupados masivamente por los nuevos responsables administrativos, desconocedores de su responsabilidad -taurinamente hablando- a la vista de la falta de decisiones y del resultado final de la Feria. Han mantenido a los cuatro presidentes, responsables de hacer cumplir el Reglamento y dar dignidad y categoría a Sevilla. El cambio conseguido es más degradación de la plaza de lo que ya estaba.

     El presidente José Luque Teruel, nefasto presidente hasta decir basta, regala a El Juli una Puerta del Príncipe y al ganadero una vuelta al ruedo a un toro. El presidente Gabriel Fernández Rey debería tomar un curso acelerado de conocimiento de lo que es el trapío de un toro en una plaza de primera cuando lidian las figuras de ‘porcelana’. Igual ocurre con la presidenta Anabel Moreno. Debe matricularse con Fernández Rey en el mismo curso y no permitir la burla de aprobar esos toros impresentables de Garcigrande en la mixta del pasado 8 de mayo.

     Capitulo aparte merece el presidente Fernando Fernández Figueroa, tanto por su actuación aprobando una res para su lidia desembarcada para su reconocimiento el día 30 de abril, cuando cumplía la edad en mayo, como por la opacidad en no dar explicaciones ni mostrar el documento DIB (documento de identificación bovina) donde figura exactamente el día del nacimiento del novillo o toro. Si como predica y dice defender al aficionado, no debe prestarse a este juego que le proponen los taurinos. Debe ser inflexible, y no prestarse a galimatías y artimañas pseudo reglamentarias. El responsable político a nivel regional de la Junta de Andalucía fue advertido por este colectivo de aficionados sobre todas estas cuestiones. Nadie ha movido un dedo. Aquí vemos el cambio taurino en la Junta de Andalucía.

     Que más quisiéramos poder llamar a la Feria de Sevilla, Feria del Toro. El mal llamado toro de Sevilla da pena y en ocasiones, risa. Desde hace varias temporadas el capítulo ganadero está dominado por los hierros del mal: Garcigrande, Cuvillo y Juan Pedro. Toros faltos de casta, fuerza, domesticados, cansinos,… toros no aptos para la suerte de varas, con lo que conlleva hurtar al aficionado de una parte de la lidia. Pues bien, el trío del ‘mal ganadero’ es el apetecido por el trío de ‘figuras de porcelana’ que huyen del toro encastado. Morante, Manzanares y Juli. Resultado: corridas aburridas, ausentes de calidad y por supuesto de emoción y riesgo. Este enjuague se complementa con dos vigas fundamentales que lo sostienen y jalean. Un público ocasional que no sabe distinguir la mediocridad  de la excelencia y una prensa taurina adicta y ‘agradaora’ que, aún a sabiendas de lo que ocurre, enmascara la realidad y no denuncia tanta degradación.

     Esto es la plaza de Sevilla. Pero también sabemos apreciar las cosas buenas que en un ciclo tan largo suceden. La corrida de Victorino, variada de juego, bien presentada sin estridencias, gustó al aficionado. Mostraron su casta habitual destacando en su lidia Emilio de Justo. El torero de moda y el que provoca en los tendidos la emoción que no tienen sus toros, Roca Rey, estuvo muy bien en la corrida de Cuvillo. Su juventud, fuerza, decisión y entrega hacen que el público se entregue a su labor y eso, al menos, revitaliza un poco la decadencia de esta Fiesta actual. Torrestrella, como es habitual, no decepcionó. Santiago Domecq, aún sin ser muy encastada, tuvo el suficiente picante como para  que vuelva el año que viene. En esta corrida brilló Perera. Una vez más Fuente Ymbro destacó sobre el resto de hierros. Toros bien presentados poniendo sobre el albero una casta repleta de dificultades que sus matadores no resolvieron. Miura, con mejor presencia que en años pasados lidió un complicado encierro, más de lidia que de toreo fino. Destacó sobremanera Octavio Chacón, gran especialista en saber estar y dominar los encastes más complicados.

     Entre los hombres de plata, Antonio Chacón siempre es una buena referencia lidiando, pero se lleva la palma Curro Javier, como siempre espectacular en la lidia y en banderillas. Destacar igualmente a Iván Garcia, que puso el par de la Feria. Entre los picadores hay que destacar a Juna Antonio Carbonell en la corrida de El Pilar. Agradecer a Pepe Moral poner bien a un toro en la suerte de varas cuando es algo que también se está perdiendo».

Dejar respuesta

siete − cinco =