REAL MAESTRANZA - Novillada con picadores

Kevin de Luis, valiente y decidido

0
334
Kevin de Luis, con la oreja ganada en Sevilla en su primer novillo de Partido de Resina.

El novillero sevillano Kevin Luis, que debutaba en la Maestranza en festejo con picadores, ha cortado la única oreja de la noche de la descastada novillada de la ganadería de Partido de Resina. Curro Durán fue ovacionado con momentos de calidad y Aquilino Girón, silenciado con mal manejo de la espada.


SEVILLA / Novillada con picadores

NOVILLOS: Se han lidiado novillos de la ganadería de Partido de Resina, de bonitas hechuras aunque justos de presentación y escasa casta. Manso y sin humillar el primero; repetidor sin humillar el segundo; pronto aunque complicado el tercero; noble y soso el cuarto; de escasa fuerza el quinto; serio, astifino, engallado y de buen pitón izquierdo el sexto.
NOVILLEROS: -Curro Durán (de burdeos y oro), silencio y saludos.
Kevin de Luis (de azul y oro), oreja y silencio tras aviso.
Aquilino Girón (de nazareno y oro), silencio y silencio.
INCIDENCIAS: Media plaza. Kevin de Luis fue atendido en la enfermería tras la lidia de su primer novillo de “contusión en hombro derecho sin que se observen signos de lesión ósea ni articular. Pronóstico leve”. 


Manuel Viera.-

     De escasa casta y desprovistos de clase en sus embestidas. Aunque no fueron novillos imposibles para los que vienen a la desesperada a solucionar su futuro. Tan incierto como las mansas y sosas embestidas de los ‘guapos’ utreros de Partido de Resina, con reminiscencia de sangre Cabrera. A las complicaciones propias de la mansedumbre se enfrentó en primer lugar quien venía mentalizado al triunfo. El triunfo necesario para seguir. Para seguir motivado en su afán de alcanzar el objetivo. De ser, quien sueña ser, alguien en este complicado y difícil mundo del toro. De quien intentó descubrir el lado más noble de unas acometidas repetitivas siempre que la tela permaneciera imantada a los pitones.

     Curro Durán aceleró su corazón con su encomiable actitud en una serie diestra en la que apostó por echar la muleta adelante para provocar la embestida del manso primero, y allí dejarla para ligar los muletazos más vibrantes y emotivos de su hacer. No pudo ser igual con la izquierda ni repetirlo, después, con la derecha. Una fea y baja estocada lo dejó todo en silencio.

     Fuese como fuese, el diestro de Utrera vino a abrirse nuevos caminos. Sin encontrar la manera de hacerlo con una lidia en la que se atisbó su evolución y buen concepto con el capote. Toreó con cadencia a la verónica al noble cuarto, un novillo que humilló en el peto y lo hizo también en la muleta, aunque con manifiesta sosería. Tras el buen inicio genuflexo, Durán desarrolló una lidia a media velocidad, en la que intentó estirar las embestidas hasta conseguir muestras de su toreo clásico con muletazos sueltos, con ambas manos, carentes de emotividad. La estocada desprendida tuvo efecto fulminante y le ovacionaron lo hecho.

     Kevin de Luis se mostró valiente con el segundo. Quiere torear despacio con el capote y a veces lo consiguió. Además, el espigado debutante de Bollullos de la Mitación se quedó muy quieto par trazar un interesante toreo al natural aunque no alcanzó el encanto deseado. Con la izquierda se gusta, y gusta, más que con la derecha, con la que sufrió un desarme que acabó en verdadera ‘paliza’ y la taleguilla destrozada, con el resultado de contusión en el hombro derecho. Una estocada casi entera ayudó a una exagerada petición de oreja que el palco atendió con la concesión.

     Con el quinto, de escasa fuerza, se fue a portagayola para acabar echando el cuerpo a tierra cuando el utrero no obedeció al engaño. Volvió a destacar al natural, aunque su toreo pecó de distanciado y frío. Fueron muletazos sueltos, trazados con elegancia, en una lidia con demasiados altibajos. Tras caer baja la estocada finiquitó con el descabello.

     El también debutante Aquilino Girón se encontró con el utrero más serio y de mayor trapío de la tarde en sexto lugar, además de lucir unas nobles y encastadas embestidas por el pitón izquierdo. El granadino apreció muy al final de la lidia las bondades del novillo. Y fue entonces, en el epílogo, después de multitud de pases sin eco, donde dejó el detalle del efímero natural. Un feo ‘metisaca’ en los bajos acabó con el mejor utrero de la tarde noche.

     Con el complicado tercero lo intentó sin demasiados argumentos y, además, se llevó un feo revolcón. Con los aceros, muy mal.


AL NATURAL

(En breve)

Francisco Mateos.-

     (En breve).


GALERÍA GRÁFICA (Pagés)

Dejar respuesta

4 × uno =