REAL MAESTRANZA - 6ª Feria de Abril

Ventura, la oreja fue un fracaso

0
1338
Diego Ventura.

Los rejoneadores Sergio Galán y Diego Ventura han cortado una oreja a la noble aunque floja corrida de toros de la ganadería jerezana de Fermín Bohórquez. Completaba el único cartel de rejones del ciclo de Feria de Abril la francesa Lea Vicens, que fue ovacionada. Tres cuartos de plaza cubierto.


SEVILLA / Corrida de rejones

ASTADOS: Se han lidiado toros de la ganadería de Fermín Bohórquez, aceptables de presentación, descastados, nobles y flojos. Destacó el sexto por movilidad.
REJONEADORES:Sergio Galán, saludos y oreja.
Diego Ventura, oreja con leve petición de la segunda y saludos.
Lea Vicens, palmas y saludos.
INCIDENCIAS: Algo más de tres cuartos de plaza.


Manuel Viera.-

     Está que se sale, pero necesita de un toro con la movilidad de la casta. Ambición y motivación no le falta ni una sola tarde. Sea donde sea. Aquí o en la más recóndita plaza de pueblo. Va a lo suyo y por lo suyo, que es ganar. Triunfar. Y así lo intentó con todas sus fuerzas y sapiencia, exponiendo, echando las cabalgaduras encima del toro; pero ni por esas. Incluso se enfadó de impotencia al no poder culminar su toreo a caballo. Un arte entre la espectacularidad, la belleza y la verdad de su concepto. Lo suyo es asegurar el divertimento y la emoción en los tendidos y, hoy, le costó.

     Así, a su manera, con esa mezcla de toreo bien hecho y a veces fastuoso, Diego Ventura volvió a mostrar la depurada doma de sus caballos con el noble, parado y rajado segundo toro de Fermín Bohórquez. Con ‘Fino’ se lució en banderillas clavando arriba con espléndidos quiebros. Llevando la embestida pegada al estribo en templado galope a dos pistas. Citando con quietud inverosímil, cruzándose al pitón contrario con toda verdad. Toreando a la grupa con despaciosidad. Pese a fulminar con el rejón de muerte, la petición sólo valió para la concesión de un sólo apéndice.

     Peor lo tuvo con el descastado quinto, un toro parado y flojo que nada le ayudó para conseguir su objetivo. Se la jugó con ‘Sueño’ galopando a dos pistas para cambiar después los terrenos por los adentros. Pero no fue toro para tan depurado rejoneo. Le costaba un mundo seguir a las cabalgaduras. De ahí que los palos se clavaran arriba aunque a la grupa. Apostó con ‘Dólar’, lo despojó del cabezal y se dispuso a clavar banderillas a dos manos. Se paró el toro y falló el par. Lo consiguió en un ambicioso segundo intento, para después, a toro parado, fallar con los aceros. La ovación, para él, fue un fracaso.

     Sergio Galán mostró la calidad de su rejoneo con un toreo clásico, puro y templado al primero, el toro que más se movió de la noble, descastada y floja corrida del ganadero jerezano. El madrileño lo hizo todo yendo muy de frente, muy templado y clavando siempre al estribo para dejar todos los palos reunidos en lo alto. Con ‘Ojeda’ hizo el toreo al salir de las suertes, y con ‘Titán’ se adornó con vistosas piruetas en la cara del toro. Una lástima que en el intento de matar el rejón descordara al animal. Todo quedó en fuerte ovación.

     Sin embargo, le cortó la oreja al cuarto, un toro noble y flojo, con el que tuvo que esforzarse echándole muy encima los caballos a modo de provocar la embestida. Hizo las suertes muy despacio, volvió a dejar los palos arriba con ‘Embroque’ y se lució con ‘Apolo’ en banderillas a dos manos. Como el rejón de muerte fue efectivo, la oreja fue su premio.

     A Lea Vicens nada le ayudó el manso tercero, que terminó echándose. Un toro nada propicio para apreciar su evolución. Se esforzó para sacarlo de su tendencia a las tablas, y a medias lo consiguió. Anduvo desigual en una lidia de escaso interés, con demasiados fallos al clavar. Pinchó y pie a tierra descabelló. Tampoco mejoró con el sexto, un toro con mayor movilidad al que supo aguantar la galopada a la salida de chiqueros. Después, la lidia transcurrió discontinua, entre fallos al clavar y algún que otro adorno, galopando de costado, sin efectividad. No acertó con el rejón de muerte y le despidieron con una ovación.


AL NATURAL

El enfado de Ventura

Francisco Mateos.-

     La corrida de rejones en Sevilla siempre ha tenido un gran peso. Durante las últimas temporadas, la tradicional corrida de rejones del domingo de Feria matinal había ido bajando en interés. El empeño de la empresa en mantenerla con seis jinetes chocaba con los legítimos intereses de las figuras del rejoneo que defendían tener dos toros para completar actuación en la Maestranza. Y así se fue desprestigiando el cartel de la matinal de rejones, con actuaciones de jinetes a los que a veces les venía grande Sevilla, mientras la emergente corrida de rejones previa a la Feria de Abril, con tres jinetes, iba cogiendo fuerza. Este año, la nueva estructura y ampliación de fechas de la Feria de Abril de casetas, pero que deja al antiguo domingo de Feria ya fuera del calendario al comenzar el fin de semana anterior, ha sido la puntilla para la matinal de rejones, eliminada del abono. La Feria se queda con una de rejones, la del domingo de preferia, y en horario de tarde.

     No ha estado mal la entrada, con algo más de tres cuartos de plaza. Porque si bien estaba el auténtico líder del arte del rejoneo, el sevillano Diego Ventura, el cartel lo completaba a modo Sergio Galán pero caía por la parte de Lea Vicens, que dicho sea de paso ha demostrado que avanza pero que Sevilla aún le viene grande.

     Se ha enfadado Ventura. En el primero arrancó una oreja con fuerza, y en su segundo lo dio todo y logró estar brillante, pero falló con el rejonazo final a toro muy parado. En declaraciones ‘en caliente’ ha llegado a amenazar a la empresa con ausentarse el próximo año si no cambia de ganadería. Veremos…


GALERÍA GRÁFICA


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Doce − seis =