GALLEANDO

Una vil putada

0
1780
El redactor taurino sevillano Manuel Viera, cuya web personal ha sido atacada y destruida por los antitaurinos.
El redactor taurino sevillano Manuel Viera, cuya web personal ha sido atacada y destruida por los antitaurinos.

«…Es esta la realidad, y no otra, de unos cobardes en actitud permanente de persecución, de ataques desmedidos, insultos y disparatada obsesión por el derribo de una Fiesta que odian. La realidad de unos sinvergüenzas que han destruido crónicas, artículos y entrevistas publicados durante la ultima década…»

Manuel Viera.-

     No me queda otra que decirlo aquí. Porque es aquí, basándome en el ejercicio de mi libertad, donde puedo desenmascarar a esos falsos progresistas antitaurinos que se metamorfosean vistiendo el disfraz de defensores de la crueldad para eliminar mi derecho a opinar, distanciándose de la razón con esa absurda pesadilla de aniquilar. Imposible no cabrearse ante la vil putada de ver como han destrozado mi propia web. Machacada por el sólo hecho de informar y escribir de toros.

     Es esta la realidad, y no otra, de unos cobardes en actitud permanente de persecución, de ataques desmedidos, insultos y disparatada obsesión por el derribo de una Fiesta que odian. La realidad de unos sinvergüenzas que han destruido archivos de crónicas, artículos de opinión y entrevistas, publicados durante la ultima década, con la misma violencia con la que nos llaman asesinos. La realidad de unos miserables, de aquí o de allí, de dentro o de fuera de este país, que insultan a las puertas de las plazas de toros sin complejo de culpa, pagados, y sin que nadie se lo impida ni reaccione ante el sinsentido que invade el toreo.

     La condición violenta y provocadora de estos antis, que se arremolina bajo la piel de los que dicen defender a los animales, ha emergido con la fuerza de la sinrazón para destruir en esta ocasión una sencilla y, tal vez, vulnerable web taurina de un humilde cronista. Escandalosa proliferación de gentuza oportunista que, amparada en el antitaurinismo de moda, declaran guerra abierta al toreo acelerando sus falsas reivindicaciones. Unos chusmas que insultan y coartan la libertad valiéndose de su fingida condición ‘protectora’. Vehementes que se nutren del animalismo progre enmascarándolo con un inexistente calado moral. Despreciables bestias inhumanas que desean la muerte de un niño enfermo de cáncer porque sueña con ser torero.

     Queda en mi ánimo, tras la canallada, seguir. No voy a mirar para otro lado. Lo sórdido de estas conductas, lo envilecido, la intervención sin sentido de los que se han entretenido durante unas horas a destruir, han renovado mis energías. Perdéis el tiempo.  No me vais a callar.


*Manuel Viera es redactor y responsable de las crónicas de Sevilla Taurina. (manuelviera.com)

Dejar respuesta

veinte − 8 =