REAL MAESTRANZA - 2ª Novillada promoción

Tres sin escatimar esfuerzos

0
984

Los jóvenes sevillanos Juan Márquez y Jesús Muñoz han cortado una oreja esta noche en la plaza de toros de la Maestranza en la segunda novillada de promoción a la interesante novillada de la ganadería de La Quinta. El mexicano El Galo, una vuelta al ruedo en el eral que ha cerrado el festejo.

LA FICHA

ERALES: Se han lidiado erales de la ganadería de La Quinta, de aceptable presentación e interesante juego. Más complicados tercero y sexto.

NOVELES: -Juan Márquez (de Sevilla), de celeste y oro, silencio y una oreja.

Jesús Muñoz (de La Puebla del Río), de tabaco y oro, vuelta al ruedo tras aviso y una oreja.
Andre Lagravere ‘El Galo’ (de México), de salmón y azabache, silencio y vuelta al ruedo tras aviso.
 
INCIDENCIAS: Casi tres cuartos de plaza. Se guardó un minuto de silencio por la memoria del matador de toros segoviano, recientemente fallecido de una cornada en la plaza de toros de Teruel, Víctor Barrio.

 

El sevillano Juan Márquez, con la oreja del cuarto eral de La Quinta. (FOTO: Arjona)

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
AL NATURAL
(En breve)

Francisco Mateos
GALERÍA GRÁFICA
Arjona
VIDEO DE LA NOVILLADA

 

Manuel Viera.-

     Llegó crecida esta segunda entrega de promoción. Tres ambiciosos con convencimiento pleno del triunfo. De hecho, cada uno lo buscó sin escatimar esfuerzos Los tres lo persiguieron sin echar un paso atrás en una noche de calor sofocante y con el habitual ambiente familiar en los tendidos.

     Y así apareció el toreo a la verónica, con fluidez natural y transparencia, de Juan Márquez al primer eral de La Quinta. Una animal noble y de sosa embestida con el que el sevillano atisbó su buen concepto. Dejó notables muletazos, sobre todo al natural, aunque con el defecto de desplazar la embestida para fuera. Pinchó antes de dejar la estocada y fue silenciado.

     Se lanzó a la conquista de la noche con el cuarto, otro eral de acometidas nobles y sin complicaciones. Esta vez, el hijo de del banderillero Juan García manejó el capote con despaciosidad y exquisito gusto. El lance a la verónica fue impecable y el remate en los medios con ambas rodillas en tierra encandiló a la gente. Tiene Juan Márquez cualidades que se asocian al arte de torear. Torea despacio, posee sentido del ritmo y maneja con soltura las telas. Además citó siempre con la muleta adelantada, mandó la embestida y remató con notables pases de pecho. Templó el muletazo diestro y se superó al natural. Tras la estocada la oreja le supo a gloria.

     La notable embestida del segundo la supo aprovechar Jesús Muñoz con un toreo de exquisitos detalles. Ligó series de templados muletazos con la diestra con remates de cambios de manos y pases de pecho que llegaron al público de inmediato. Sin embargo, le enganchó el natural. Bernardinas para acabar y un pinchazo hondo en la suerte de recibir que bastó. Tras leve petición dio la vuelta al ruedo.

     De hecho, con el que embaucó y deleitó a la gente el sevillano de La Puebla del Río fue con el extraordinario quinto. Limpia portagayola y faena basada en la mano derecha con la que le imprimió cadencia a una embestida noble y de calidad. Templado e hilvanado toreo con el que animó a un público emotivo y entregado. No le pasó el eral en los intentos con la izquierda y todo acabó con media estocada que hizo tumbar sin puntilla. Oreja.

     El Galo, el franco-mexicano hijo de Michel Lagravere y hermano de Michelito, ambos matadores de toros, llamó la atención por su variedad con el capote y el desparpajo con el que se enfrentó a su complicado lote. No obstante, mostró buen sentido de la lidia y buen gusto en su toreo. E incluso tuvo la habilidad de demostrarlo con ese lenguaje que hace fácil la conexión con la gente. Recibió al noble y andarín tercero con largas cambiadas de rodillas en el tercio, verónicas, chicuelinas, revoleras… variedad infinita en el toreo de capa. Después, las complicaciones de un eral soso y gazapón sólo le permitió mostrar escasos detalles de su apreciado concepto.

     Decidido se fue a portagayola para recibir al sexto, un eral que sólo le dejó lucirse de nuevo con el capote. Se entregó en banderillas con desigual fortuna y puso todo su empeño en una faena intermitente, con fea voltereta incluida, y en la que volvió a dejar detalles de buen gusto en muletazos aislados. Pinchó y dio una vuelta al ruedo.


AL NATURAL

(En breve)

Francisco Mateos.-

     ….


 

GALERÍA GRÁFICA (Arjona)

Juan Márquez.

Juan Márquez.

Juan Márquez.

Juan Márquez.

Juan Márquez.

Juan Márquez.

Jesús Muñoz.

Jesús Muñoz.

Jesús Muñoz.

Jesús Muñoz. El Galo. El Galo.

 


 

Dejar respuesta

dieciseis − 5 =