REAL MAESTRANZA - 8ª Feria de Abril

El mando de Ventura

0
1059

Diego Ventura le ha cortado dos orejas a una noble corrida de Fermín Bohórquez. En el quinto se quedó cerca de redondear la tarde con un nuevo trofeo, pero algunos altibajos en la lidia y dos pinchazos con el rejón de muerte difuminaron la undécima Puerta del Príncipe. Sergio Galán paseó un apéndice y Lea Vicens fue ovacionada.

LA FICHA

ASTADOS: Se han lidiado toros de Fermín Bohórquez, bonitos de hechuras, nobles y de buen juego en general. Los mejores, primero y sexto.

REJONEADORES: Sergio Galán, silencio y oreja.

-Diego Ventura, dos orejas y vuelta al ruedo tras petición.
Lea Vicens, silencio y ovación.
 
INCIDENCIAS: Tres cuartos de plaza.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lamaestranza.es
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
LOS TOROS, UNO A UNO
Javier Martínez

 

 


CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

  Ventura, con las dos orejas del segundo.

  

CLICK PARA IR A LOS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Sin competencia

Francisco Mateos
LA PINCELADA
Pérez Indiano

 


Manuel Viera.-

     La diferencia es abismal. La competencia no existe. Entre él y los demás, la distancia es kilométrica. Diego Ventura manda, no sólo las cabalgaduras sino en el rejoneo actual. Número uno para unos o, quizá, el dos para otros. Igual da porque posee el encanto natural de los grandes. Un valor de miedo, un increíble dominio del caballo y una quietud delante del toro apabullante. Y así, cada tarde, se descubren en él más y más completas cualidades. Deleita y convence con una tauromaquia distinta, pura y, a veces, al filo de lo imposible.

     Irresistible en su emocionante toreo a caballo. No obstante, hoy, se le resistió su undécima Puerta del Príncipe, a pesar de haberla merecido sólo con la emotiva lidia al buen segundo toro de Fermín Bohórquez. Ventura mostró su talento con ‘Nazarí’, con el que ejecutó las suertes muy despacio. Templó la embestida a dos pistas llevando al toro imantado al estribo para después dejar los palos en todo lo alto. Clavó al quiebro y, con ‘Milagro’, ofreciendo los pechos, volvió a quebrar en un palmo de terreno para volver a dejar banderillas en el sitio exigido. Se lució con los cortos palitroques cabalgando sobre ‘Remate’, llegándole muy cerca en una increíble labor de técnica arriesgada y espectacular doma. Un fulminante rejón en todo lo alto tumbó al toro, y el gentío no dudó en pedir y conseguir las dos orejas para su ídolo.

     La añorada puerta la había dejado a punto para su apertura total, pero la empezó a cerrar desde el momento en que el rejón de castigo al quinto cayó excesivamente bajo. Aunque después volvió a alcanzar altas cotas de emoción motando a ‘Sueño’, ejecutando la suerte con un temple exquisito y una verdad sin cuento. Citó de frente y volvió a dejar banderillas en todo lo alto. Unas pasadas en falso bajaron la nota, para volver a recuperarla cuando clavó los palos dándole al toro, ya parado, la querencia de chiqueros. Montó sobre ‘Remate’ para enloquecer a los tendidos clavando banderillas cortas al violín, y cuando la euforia era patente tres pinchazos antes del definitivo rejón le quitaron el triunfo.

     Sergio Galán elevó la nota con la lidia del cuarto, un toro con escasez de fuerzas que terminó parado. El madrileño, con una monta sin aspavientos y un rejoneo clásico, se mostró templado con ‘Capricho’, clavó arriba y al estribo, citó de frente, se adornó con piruetas en la misma cara del toro y, sobre todo, se ganó al público cabalgando sobre ‘Apolo’ y clavando un fenomenal par a dos manos. Acertó con el rejón y la oreja fue su premio.

     Sin embargo, se mostró intermitente en la lidia de buen toro primero. Lo fijó a la grupa adentrándose en chiqueros con exquisito temple. Utilizó a ‘Embroque’ para banderillear de forma muy clásica. Unas, clavadas a toro pasado y otras, muy acertadas al estribo. Con ‘Titán’ se adornó con espectaculares piruetas muy cerca de la cara del toro. Un pinchazo y un rejón traserísimo abortaron el deseado premio.

     A Lea Vicens le sobra actitud pero le falta aún muchas tardes de rodaje. Con el tercero, rajado en el epílogo de la lidia, el nerviosismo le hizo dudar y fallar en demasiadas ocasiones. De todas formas, tuvo pasajes en la lidia en la que mostró una buena doma y manejo de las cabalgaduras. Con ‘Diluvio’ dejó los palos arriba. Expuso demasiado con ‘Desafío’, siendo alcanzado en ocasiones, y no acertó con ‘Espontáneo’ en el rejón de muerte. Más entonada estuvo con el noble y buen sexto, donde pudo demostrar virtudes y cualidades. Con ‘Gacela’ clavó al estribo, y estuvo desigual con ‘Desafío’. Con el rejón de muerte se eternizó.


AL NATURAL

Sin competencia

Francisco Mateos.-

     Al igual que dije el otro día que no tenía sentido la corrida del ‘mano a mano’ (en Sevilla) entre Castella y López Simón, también digo que esta corrida de rejones, con el planteamiento de cartel, no tenía sentido. Era un festejo hecho ‘ad hoc’, por y para mayor gloria de Diego Ventura, que por otra parte bien ganada se la tiene. Lo que quiero decir es que el cartel no tenía color. Y conste que Sergio Galán es un buen jinete, pero demasiado sobrio (que es palabrea parecida a ‘saborio’) para competir con el de La Puebla del Río.

     El cartel era Ventura y dos más. Cierto que es difícil buscarle competidor a Ventura en la actualidad, pero algunos hay que por su estilo pudiera intentar hacerle más sombra que la mínima que hoy han ofrecido sus dos compañeros; uno por sobrio, y la otra porque la Maestranza le viene aún muy grande. Un cartel debe ofrecer competencia siempre, algo en juego, y este cartel no lo ofrecía. Era como esos conciertos de una estrella y casi dos teloneros. No sé lo que hay detrás de las repetidas ausencias de Hermoso de Mendoza año tras año en Sevilla, pero la empresa debe ponerle fin a esta sinrazón de no ofrecer en la Maestranza, en su Feria de Abril, a los dos mejores rejoneadores de la última década en competencia. Todos asistíamos con el convencimiento de la undécima Puerta del Príncipe de Ventura, a menos que los toros dieran muy mal juego. Sólo algunos fallos de la lidia del más deslucido quinto y los dos pinchazos finales le separaron de una tercera oreja que el presidente hizo bien en no conceder. Lo que me extraña es que el rejoneador no lidiara el sobrero, cuando todo estaba pensado y preparado para la mayor gloria de Ventura, que por cierto ha tenido una tarde sensacional. Pero sin competencia.

 

   


LA PINCELADA (Pérez Indiano)

  

Autor del apunte: José Tomás Pérez Indiano.

Veloz, rayo de plata en campo de oro
nacido de la arena y suspendido,
por un estambre, de la gloria, al toro.

(Rafael Alberti)

 


GALERÍA GRÁFICA (lamaestranza.es)

Sergio Galán,

Sergio Galán,

Sergio Galán,

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Lea Vicens.

Lea Vicens.


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Ángel Peralta.

Póngase cómodo.

Esto no se acaba.

Ramón Valencia y Simón Casas. apoderado de Lea Vicens.

Vaya carpinteros monos, guapos, arregladitos, divertidos y risueños.

La rejoneadora francesa Lea Vicens, atenta al ruedo.

El capote-abrigo. Ventura, dos orejas. Adorno de Lea Vicens.

 


 

LOS TOROS, UNO A UNO (Javier Martínez)

Primer toro.

Segundo toro.

Tercer toro.

Cuarto toro.

Quinto toro.

Sexto toro.

     

 


 

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

uno × 2 =