OSUNA - Novillada con picadores

Joaquín Galdós toreó a placer

0
1359

El novillero peruano Joaquín Galdós, que sustituía al lesionado Ginés Marín, ha cortado cuatro orejas y ha salido a hombros de la plaza de Osuna, tras interesante faena a un buen novillo de Julio de la Puerta. Le acompañó Lagartijo, que paseó dos apéndices. Curro Durán cortó la oreja de su primero y dio la vuelta al ruedo en su segundo.

LA FICHA

NOVILLOS: Se han lidiado novillos de Julio de la Puerta, desiguales de presencia y hechuras, nobles y flojos. Destacaron el bravo quinto, premiado con la vuelta al ruedo; el noble primero; el también noble y repetidor segundo; y el tercero, de indiscutible clase.

NOVILLEROS: -Curro Durán (de azul y oro), oreja y vuelta al ruedo tras aviso.

-Joaquín Galdós (de salmón y oro), que sustituía al lesionado Ginés Marín, dos orejas y dos orejas tras aviso.
Lagartijo (de blanco y oro), oreja y oreja.
 
INCIDENCIAS: Un cuarto de plaza. Curro Durán fue asistido en la enfermería de la plaza de esguince de rodilla derecha, pendiente de estudios radiológicos.

 

 

 

El novillero peruano Joaquín Galdós, con las dos orejas de su primero en Osuna. (FOTO: Eduardo Porcuna)


Manuel Viera.-

     Si hay un hecho difícil de entender es que uno de los novilleros con más tirón de escalafón se ‘caiga’ del cartel horas antes del comienzo del festejo tras presentar el habitual, en estos casos, parte facultativo. Ginés Marín, que el domingo está anunciado en la Maestranza, dejó al público de Osuna sin su presencia y, lo peor, sin su toreo. Esas oscuras circunstancias, motivadas, quizá, por alguna que otra exigencia, que se dan en la hora clave del mediodía, obligaron la retirada. Feo asunto.

     Pero los hechos son los hechos y he aquí que un desconocido peruano para muchos, sustituto del extremeño, se erigió en protagonista de la tarde. Joaquín Galdós toreó y gustó. Lo hizo a placer con el quinto, un novillo muy noble y de excelente tranco en su embestida encastada. Galdós lo toreó a placer en uno de los trasteos más largos visto en el ruedo de una plaza. La gente comenzó a pedir el indulto mientras el palco, obviando el Reglamento, dejaba transcurrir el tiempo sin un solo aviso. Pasados los veinticinco minutos de faena sonó el primer toque del clarín, tras aparecer por el balconcillo presidencial el pañuelo blanco, lo que equivocó al peruano que creyó había conseguido no matar al utrero. Al final, de media estocada acabó con la vida del buen novillo de Julio de la Puerta que, a la postre, fue premiado con la vuelta al ruedo.

     Así que tales hechos valieron para descubrir el buen concepto que atesora el novillero peruano que se recreó en un toreo donde dominó el impecable trazo, tanto a derecha como a izquierda, lento y hondo, con fácil ligazón y excelsos remates. Ya digo, faena interminable al quinto, y de buen gusto con mostrada claridad de ideas al también noble y notable segundo. Tumbó a su primero de estocada y le bastó medio espadazo para acabar con el quinto.

     Las ansias de triunfo quedaron expuestas de nuevo en ambas lidias protagonizadas por Curro Durán. Al flojo y noble primero lo toreó vibrante con el capote, para centrarse después en una faena, más de derecha que de izquierda, algo discontinua, donde algunos muletazos diestros destacaron sobre los demás. Mató en la rectitud, dejando la espada en todo lo alto. Más complicado fue el cuarto, un novillo más hecho, de embestida incierta y complicada. Durán toreó con igual ímpetu de capote, apostando después por una lidia en la que la actitud y el valor estuvieron por encima de la mala condición del novillo. Volvió a dejar el acero arriba, aunque necesitó el descabello para finiquitarlo.

     Lagartijo confirmó en esta su segunda tarde con caballos que sus logros anteriores en el día de su debut en Utrera no fueron fruto del azar. Buen intérprete del natural, no tuvo demasiada opción con el flojo y noble tercero. Su escasa fuerza le restó importancia al toreo del cordobés. Un arrimón final sirvió para firmar una faena carente de emoción. Con el sexto, sin clase en sus complicadas embestidas, lo intentó con firmeza sin poder conseguir su objetivo. 


GALERÍA GRÁFICA (Eduardo Porcuna)

Curro Durán.

Curro Durán.

Curro Durán.

Curro Durán.

Curro Durán.

Curro Durán.

Curro Durán.

Joaquín Galdós.

Joaquín Galdós.

Joaquín Galdós.

Joaquín Galdós.

Joaquín Galdós.

Joaquín Galdós. Lagartijo. Lagartijo.
Lagartijo. Lagartijo. Lagartijo.
Lagartijo. Lagartijo y Galdós, a hombros. Lagartijo y Galdós, a hombros.

OTRAS IMÁGENES (Eduardo Porcuna)

Curro Durán.

Joaquín Galdós.

Lagartijo.

Lagartijo.

La fanailia ganadera De la Puerta.

Galdós brinda a Pepe Cutiño.

 

 

 

 

Dejar respuesta

20 − uno =