REAL MAESTRANZA - 5ª Feria de Abril

La torería de ‘Pegaso’

0
656
Ventura sale por la Puerta del Príncipe tras cortar hoy cuatro orejas. (FOTO: lopezmatito.com)
Ventura sale por la Puerta del Príncipe tras cortar hoy cuatro orejas. (FOTO: lopezmatito.com)

Diego Ventura ha cortado cuatro orejas en su ‘encerrona’ en solitario ante seis astados de Bohórquez y ha salido a hombros por la Puerta del Príncipe tras una actuación sin estridencias y escaso entusiasmo. Sólo en la lidia del sexto astado consiguió la emoción necesaria de su toreo.

LA FICHA

ASTADOS: Se han lidiado astados de Fermín Bohórquez, nobles, sosos y manejables.

REJONEADOR: -Diego Ventura, único caballero, silencio, ovación, oreja, oreja, ovación y dos orejas.

   
INCIDENCIAS: Casi lleno. Diego Ventura salió a hombros por la Puerta del Príncipe.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lopezmatito.com
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
VIDEO DE LA CORRIDA

 


CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Del ‘borjamari’ al «primooo, ayyyy»

Francisco Mateos
DIEZ GANANDO UN PASO
Se podía esperar…

Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
De espuela y plata

Fernando Naranjo

 


Manuel Viera.-

     Sucedió al final. La torería apabullante de ‘Pegaso’ logró rematar una tarde que se esfumaba sin el contundente triunfo. Lo cierto es que los que casi llenaron la Maestranza se han marchado satisfechos tras presenciar un festejo, justo en el metraje y emotivo y fastuoso en el epílogo, con la deseada salida por la Puerta del Príncipe de Diego Ventura.

     Y es que la espectacular forma de realizar la suerte con el caballo torero al noble sexto enloqueció a los tendidos. El portugués-sevillano deleitó a la gente al clavar banderillas a una mano. Citó de lejos, se aproximó lentamente, fijó en el caballo la mirada del toro, se fue hacia atrás con verdadera elegancia, alzó su voz y esperó la acometida para clavar arriba. De igual manera hizo la suerte con un segundo garapullo, pero esta vez para quebrar y clavar con auténtica verdad y levantar al público de sus asientos. Con ‘Milagro’ lo hizo todo muy despacio. Dejó llegar al toro al caballo y volvió a dejar los palos en todo lo alto. Como la suerte de matar, esta vez, la dominó a la perfección, tras clavar banderillas cortas con ‘Colorao’, dejó en el hoyo el rejón con el que tumbó al toro sin puntilla. Dos orejas que le habría el paso hacia la puerta de la gloria.

     Ventura ha logrado con el perfecto adiestramiento de las cabalgaduras y un estilo mezcla de verdad y espectacularidad las más altas cotas de credibilidad. Lo mostró por momentos durante una lidia sin estridencias, sin aparatosas cabalgadas para la galería. Pese a ello la tarde transcurrió monótona y repetitiva, con la excepción única de la suerte de la garrocha a la salida de tercero. La sosería predominante de los nobles toros de Fermín Bohórquez no ayudó a la acostumbrada vistosidad de las distintas suertes. Predominaron las piruetas y una exhibición de doma con el primer toro de la tarde. Con ‘Chalana’ clavó al quiebro y con ‘Remate’ dejó arriba banderillas cortas sin solución de continuidad. En rejón de muerte no entró hasta la cuarta ocasión y todo quedó en nada.

     Con ‘Nazarí’ se lució cabalgando a dos pistas llevando imantado al estribo en completa vuelta al ruedo al manso segundo. Temple en la ejecución de la suerte para clavar a una mano, y algún que otro fallo montando a ‘Ordóñez’. Las cortas al violín y las llamativas piruetas completaron una lidia a la que le faltó rematar con el acero. En dos tiempos, sin soltar, introdujo el rejón. Y eso está mal.

     Al sosote tercero lo recibió de salida con la garrocha fijándolo en los medios. Le clavó un segundo rejón de castigo al fallar con el primero. Dejó banderillas a una mano a lomos de de ‘Oro’ sin emoción. Y sin demasiado ruido clavó a dos manos montando a ‘Remate’. Rejonazo en los bajos y oreja.



Sucedió al final. La torería apabullante de ‘Pegaso’ logró rematar una tarde que se esfumaba sin el contundente triunfo. A Ventura se lo llevaron, por octava vez, camino de la Puerta del Príncipe. Ya digo, sin demasiada estridencia


 

     Compartió banderillas con los sobresalientes Sergio Domínguez y Andrés Romero durante la lidia del cuarto. Ambos caballeros lo hicieron al quiebro, mientras que en Ventura predominó el adorno de la cabalgadura andado de rodillas. Repetitiva postura que parte del público no admitió. Clavó al violín, y con ‘Colorao’ vuelve a dejar banderillas cortas arriba. Efectivo rejón que tumba sin puntilla y nueva oreja.

     Montando a ‘Morante’ citó en la distancia corta al quinto. Muy despacio y muy puro clavó al estribo llegándole muy cerca en una labor técnica y arriesgada. Los acostumbrados mordiscos, y el reaparecido caballo que se va entre aplausos camino de la puerta de cuadrillas. Banderillas cortas con ‘Colorao’, pinchazo, y fulminante estocada que termina con la vida del apagado toro. Le piden la oreja que el presidente, acertadamente, no concede.

     A Diego Ventura se lo llevaron de nuevo, por octava vez, camino de la Puerta del Príncipe. Ya digo, sin demasiada estridencia.


AL NATURAL

Del ‘borjamari’ al «primooo, ayyyy»

Francisco Mateos.-

     Que en los festejos de rejones existe un público distinto al habitual de las demás corridas feriales de a pie es una evidencia que es conocida. De momento, hay un público femenino mucho más amplio que el resto de días. Mujeres tanto jóvenes como mayores. Y es que muchos aficionados a los toros lo suelen ser poco a los rejones, y prefiern un ‘descanso’ entre tantos días seguidos de corridas, cediendo las entradas a hijas y sus amigas, familiares,… Pero lo que sí es cada vez más visible entre el público asistente a los rejones en Sevilla entre los varones es la identificación de dos ‘especímenes’ muy definidos.

     Por un lado los ‘borjamaris’, de pelo engominado, chaqueta colorida ajustada al cuerpo -preferiblemente de rayas y con las imprescindibles coderas-, corbata de nudo bien gordote, y a ser posible con el primer morenito playero. Es curioso, porque parecen todos fotocopias de un mismo original. Los ‘borjamaris’ de las corridas de rejones -que llegan casi todos con el abono de papá- dan a entender que entienden de caballos como si los hubieran parido una yegua, hablan y hablan con sus i-Phone por los alrededores de la Puerta del Príncipe como si estuvieran comprando acciones, con estrés impropio de un día de ocio, son efusivos a más no poder en los saludos, relamidos en adular a las amigas, y por supuesto nadie sabe más que ellos de rejones y de caballos. Sacan en conversaciones la casa de la playa, la del Rocío o que han cambiado de coche. Algunos le señalan como los actuales herederos del ‘señorito andaluz’, pero de un ‘refinamiento especial’, y otros los confuden -equivocadamente- con el típico sevillano; nada más lejos de la realidad, afortunadamente.

     Y el otro especímen muy identificado en estas corridas de rejones llega desde los pueblos de la provincia, con patillas bien amplia y pobladas, vaqueros apretados y de cintura alta, camisa casi siempre blanca, botos camperos, y cabeza rematada con sombrero de ala ancha o gorrilla campera. Suelen tener un palillo de madera en las comisuras de los labios que mordisquean y pasan de un extremo al otro del labio con un virtuosismo sorprendente. Voz ronca, tez morena de campo -que no playero como los ‘borjamaris’-, con surcos en la piel por el paso del tiempo y del trabajo. Hablan y hablan de caballos, pero estos sí entienden; a su modo, pero entienden. Vienen a ver los caballos, no entran en valoraciones de pureza del rejoneo, sino a disfrutar de las detrezas de los caballos. Suelen identificarse muy bien sólo por sus saludos. Al cruzarse cerca o incluso a la media distancia, el ritual del saludo se repite: «Primoooooo», a lo que el amigo -que no primo-, responde acertadamente con un profundo y sostenido en grave alto: «Aaaayyyyyyyyy».

    

DIEZ GANANDO UN PASO

Se podía esperar…

Javier García Baquero (Ambitotoros).-

  1. La primera impresión fue el casi lleno. Se podía esperar el lleno redondo, pero meter a tanta gente en la Maestranza por un solo rejoneador supone todo un éxito.

  2. En una corrida de seis toros para un rejoneador se podían esperar mayores innovaciones. Lo más revolucionario ha sido ver al caballo ‘Padilla’ andando de rodillas y poco más. Ventura optó por la ortodoxia.
  3. Es de agradecer. La otra innovación fue cambiar de chaquetilla a mitad del festejo. Se podía esperar algo así, es una posibilidad en un arte de tantos corsés.
  4. Se podía esperar; se esperaba de hecho, que Diego torease a píe, incluso que diese muletazos desde el caballo. Pues nada de esto. ¿Decisión propia? ¿Consejos de la autoridad? Se podía esperar alguna noticia.
  5. Entre el tercer y el cuarto toro se produjo una pelea en el sol. Se podía esperar a que empezase la Feria para que los efluvios del rebujito hiciesen sus efectos. Pero hoy andaba el ferial llena de sevillanos que no se podían esperar al lunes del pescaíto.
  6. Se podía esperar de la generosidad de Diego y que diese sitio a los dos sobresalientes. Pues eso es grandeza y además ambos le devolvieron el detalle y ayudaron a redondear el triunfo.
  7. Se podía esperar que si el público pide la oreja, la primera, el presidente debe darla. Hoy decidió la autoridad que tres orejas tras tres pinchazos eran muchas orejas para Sevilla. Cuestión de concepto.
  8. Se podía esperar que la reaparición de un caballo como ‘Morante’ levantase al público del tendido, Así fue y fue el comienzo del éxtasis. Si ‘Padilla’ es el nombre del caballo que torea de rodillas («Panaderito, tú de rodillas», recuerda Juan José que le decía Paquriri), se podría esperar que ‘Morante’ fuese el que más despacio torease y lo hace, además de tirar bocaítos.
  9. Irse a la puerta de chiqueros era algo que se podía esperar, pero meterse con ‘Buena Víbora’ hasta el pasillo de chiqueros y salir con el toro ligado a la grupa y con muchos píes, causó sensación y emocionó.
  10. Se podía esperar que se comparasen las dos corridas en solitario. Nos negamos, «Cá uno es ca uno y tiene sus cauneras». Bravos ambos por el intento, cada uno debe analizar sus causas y… sus consecuencias.

 

 


 

LA CORRIDA, AL COMPÁS

De espuela y plata

Fernando Naranjo.-

Bajo este sol de Sevilla
ya zanjaron sin jaranas,
béticos y palanganas,
sus deportivas ‘cosillas’…
Hoy ya comparten sus sillas
en el coso maestrante
y en el real más feriante
de toda la piel de toro.
Como los chorros del oro
se abre su Feria fragante..

Calentitos y buñuelos,
los cartuchos de pescao,
hoy se enciende el alumbrao,
con esperanzas y anhelos;
los volantes son señuelos
para atrapar al foráneo
y algún requiebro espontáneo
va perfumado de ambiente
del noctámbulo relente
del azahar y el geranio.

Hoy Sevilla en la portada
galante da su permiso
y abrazada al compromiso
de alegría embarazada;
da sus llaves confiada
del Real y su gobierno.
De su calle ‘del Infiemno’.
Para ella cosa seria.
¡Señores! ¡Estamos en Feria!
Sevilla… Cumple tu sueño…

 

 

 

 

Dios mío,  ¡cuántos caballos
han llegado al Baratillo!
Cómo hermosean sus brillos…
Con cariño y sin desmayo,
el celo de los lacayos
ciñe al caballo atalajes
y el rubio de los forrajes
lleva a sus ojos el genio.
Pero vamos con apremio,
que hoy la tarde de sol arde…

Aparecerán los dioses,
y fantásticos centauros
han de burlar minotauros
y al tendido dar sus goces.
Aquí todos se conocen;
tierra de añejas culturas
y de avezadas monturas.
Juntito al Guadalquivir,
¿quién pudiera aquí sentir
el sueño de tal locura?

A lomos del tal ‘Pegaso’
cruzó aquel principesco arco
Ventura en pleno arrebato.
Con ‘Cheke’ dio fieles pasos
y en cuadrúpedo parnaso
fue su elegante braceo
un sinfónico solfeo,
‘Buena víbora’ y ‘Nazarí’
Su encerrona carmesí
se abrochó con su toreo.

 


GALERÍA GRÁFICA (lopezmatito.com)

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

Diego Ventura.

 


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Hoy no se ha puesto el 'No hay billetes' en el burladero de la empresa. Ventura sacó como exhibición en el paseíllo a los 20 caballos de su cuadra. El delegado de la Junta Javier Fernández, rodeado hoy de mujeres.
¿Pero no son 'maestrantes de de Caballería'? Pues la de hoy era de caballos... Ya van apareciendo por los tendidos de la plaza las primeras flamencas. Aunque no hace falta vestirse de flamenca para estar y sentirse guapa.
La policía interveno por una pelea; expulsaron a los alborotadores. Este vigilante sí se ha ganado hoy el sueldo con el sudor de su frente... y su cuerpo. ¿Se referirán a esto con lo de 'tocar el techo de la gloria' en la Maestranza?
  Sevilla.... y olé.  

 


 

Dejar respuesta

1 × tres =