Luto en el toreo sevillano

Sevilla le llora a Diego Puerta

0
1162
Un aficiomado emocionado rompe a llorar y abraza desconsolado el ataud de Diego Puerta, (FOTO: Javier Martínez)
Un aficiomado emocionado rompe a llorar y abraza desconsolado el ataud de Diego Puerta, (FOTO: Javier Martínez)

La capilla ardiente de Diego Puerta quedó instalada en la tarde de ayer en el Ayuntamiento sevillano. De los primeros en llegar fue el propio alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido. Tras él, y entre los sevillanos que dieron un último homenaje póstumo a ‘Diego Valor’, toreros como Espartaco, o los veteranos Litri y El Viti.

Francisco Mateos.-

     Estaba la noche fría. El reloj que corona la fachada del Ayuntamiento marcaba las siete campanadas de la tarde-noche. El frío se calaba. Frío del ambiente y frío por la notocia que recorría Sevilla… «Ha muerto Diego Puerta…» Pocos creían que aquel menudo torero pero el más grande en valor y torería, el que pudo con mil y un toros difíciles, el que quebró tantas veces a la muerte sobre una mesa de operaciones con las entrañas abiertas, el que encendía pasiones en los tendidos maestrantes, nadie creía que el torero que asustaba al mismísimo miedo había cerrado los ojos definitivamente.

     En medio de un silencio que hacía solemne el triste momento, el féretro con los restos mortales de Diego Puerta fue trasladado desde el coche fúnebre procedente de su casa hasta la sala que el Ayuntamiento de Sevilla había preparado para que los sevillanos pudieran despedirse de un maestro sevillano del siglo XX. Un mito del toreo… Diego Puerta,… Diego Valor. La viuda de Diego Puerta, sus hijas e hijos, y sus nietos, acompañaron con gran entereza el último paseíllo sevillano de Diego Puerta.

     En la sala en la que se instaló la capilla ardiente esperaba el concejal de Economía, Empleo, Turismo y Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, Gregorio Serrano, que estuvo cariñoso con la familia a la vez que le explicaba que tenía todo el Ayuntamiento a su disposición para lo que pudieran necesitar. Cámaras y periodistas se agolpaban para recoger los primeros instantes de la apertura de la capilla ardiente. Uno de los primeros en llegar fue el propio alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, que cumplimentó sus condolencias a los familiares de Diego Puerta. A la salida de la capilla ardiente atendió a los medios de comunicación, indicando que «hoy es un día muy triste para los aficionados a los toros y para esta ciudad. Nos ha dejado una figura ilustre que junto a Curro Romero y Paco Camino forma parte de la Edad de Plata del toreo sevillano. Diego Puerta ha sido una persona fiel a sus principios, y tras decidir retirarse de los ruedos ya nunca más volvió. Marcó una época, compañero de sus compañeros y sevillano hasta el fondo de su ser», recalcó.

     Los aficionados iban entrando respetuosamente en la capilla ardiente, mientras caía la noche sobre Sevilla, bajo media luna, quizás partida en dos por la triste noticia. Novilleros, aspirantes de las escuelas taurinas sevillanas con sus profesores, y muchos compañeros del fallecido torero, como el ganadero Luis Algarra, el veterano diestro Miguel Báez ‘Litri’ -con quien compartió tardes de toros- y su hijo, Espartaco, El Cid, un emocionado Santiago Martín ‘El Viti’, que viajó de inmediato desde Salamanca para estar junto a su amigo y rival en los ruedos,…

     Alas 12 de la noche se cerraba la capilla ardiente ayer miércoles, y a las ocho de esta mañana de jueves se vuelven a abrir hasta las once y media, en la que el cuerpo de Diego Puerta se trasladará hasta la Iglesia de la Hermandad de San Bernardo, su barrio, donde se oficiará la misa funeral. Posteriormente se dirigirá a la Maestranza para que sus compañeros puedan atravesar con él a hombros la Puerta del Príncipe por última vez, y posteriormente llegará al cementerio de La Algaba para ser incinerado.


GALERÍA GRÁFICA (Javier Martínez)

A las seis y media llegaba el coche fúnebre con los restos mortales de Diego Puerta.

Aficionados esperaban la llegada del torero sevillano.

La viuda llegó al Ayuntamiento de brazos de una de las hijas del maestro sevillano.

Los nietos, con su abuelo. Otra hija de 'Diego Valor'. El hijo menor de Diego Puerta.
El féretro es trasladado al interior del Ayuntamiento. El traslado se hizo en medio de un emocionante silencio. Colocación del féretro en la sala consistorial.
El concejal de Economía, Empleo, Turismo y Fiestas, Gregorio Serrano, junto a la viuda. Numerosos medios aguardaban la apertura de la capilla ardiente. Minutos de recogimiento de la familia antes de que se abrieran las puertas a los sevillanos.
Una corona del Ayuntamiento presidía la capilla ardiente. El adiós a un maestro sevillano. La familia de Diego Puerta al completo.

El alcalde Juan Ignacio Zoido, de los primeros en llegar.

Las condolencias del alcalde de Sevilla a la viuda.


NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Nueve − uno =