Manolo Carmona, en el recuerdo

Memoria por un torero de Sevilla

0
687

«…Ayer se le daba tierra a Manolo y se me venían a la memoria un montón de vivencias que luego compartimos, y aquella tragedia que iba a marcarlo de por vida cuando dos hijos se le ahogaron de pesca por Salmedina. Fue torero hasta que la vida dijo basta. El toreo según Sevilla se queda un poquito, o bastante, más huérfano…»

Luis Carlos Peris.-

     Era la primera vez que se me abría ante los ojos el cofre del Baratillo y, como no podía ser de otra manera, iba de la mano de mi padre. Corrida de la Prensa como por aquel tiempo eran esos festejos, de lujo. Fue mi primera vez en la plaza de toros de la Maestranza y ese cartel lo cerraba Manolo Carmona, que estaba en la cima de su carrera. Toreaba con el mexicano Luis Procuna y el cordobés José María Martorell, que fue el triunfador de la tarde.

     Ayer se le daba tierra a Manolo y se me venían a la memoria un montón de vivencias que luego compartimos, y aquella tragedia que iba a marcarlo de por vida cuando dos hijos se le ahogaron de pesca por Salmedina. Fue torero hasta que la vida dijo basta y vi cómo un día estaba a punto de romperse la camisa enardecido por lo que Paco Ojeda hacía en el albero maestrante. Se ha ido al poco de su primo Pepín y el toreo según Sevilla se queda un poquito, o bastante, más huérfano.


NOTICIA RELACIONADA

Dejar respuesta

16 − quince =