BALANCE de la jornada

Disposición de Salvador Cortés en Pamplona

0
700
Salvador Cortés torea con la derecha a su primer toro esta tarde en Pamplona. (FOTO: Manolo Guillén / burladero.com)
Salvador Cortés torea con la derecha a su primer toro esta tarde en Pamplona. (FOTO: Manolo Guillén / burladero.com)

El matador de toros sevillano cumple paseíllo en la Feria de San Fermín con una actuación en la que demostró su disposición, con momentos buenos pero que al final se diluyeron en una actuación de altibajos con un destacable toro de la ganadería de Peñajara. El de Mairena ha sido ovacionado.

Redacción.-

     El balance de las actuaciones de toreros sevillanos que han realizado el paseíllo hoy, miércoles 7 de julio, ha sido el siguiente:

CORRIDAS DE TOROS

  • Pamplona: Se han lidiado tres toros de Peñajara, desiguales de hechuras, astifinos y muy serios por delante, aunque de poco juego salvo el tercero, noble y con clase, aunque con poco fondo. Diego Urdiales, silencio y silencio. Luis Bolívar, silencio y silencio. Salvador Cortés, saludos y silencio. Plaza llena.

     Según la crónica de los compañeros de burladero.com sobre la actuación de Salvador Cortés esta tarde en Pamplona, «la primera corrida de la Feria del Toro pamplonesa dejó un flojo espectáculo marcado, fundamentalmente, por la falta de raza de los toros de Peñajara. Pese a ello, hubo una excepción, un precioso y astifino sardo de casi seis años, lidiado en tercer turno y que tuvo gran clase y profundidad pero al que le faltó de raza, empuje y continuidad, con el que no terminó de acoplarse un dispuesto Salvador Cortés. Con ese tercero, un espectacular y astifino sardo de Peñajara, se despertó Pamplona del aburrimiento de los primeros turnos, aunque el sevillano Salvador Cortés anduvo demasiado atacado en una faena de muleta excesivamente irregular y con toques demasiado bruscos. El toro, que no fue completo, tuvo gran clase aunque le faltó empuje y repetición para romper en toro de triunfo importante. Cortés, que empezó con ganas en varios cambiados, no consiguió templarlo sobre la diesta, donde los tirones marcaron la pauta y, en cambio, al natural subió el nivel con algunos muletazos de buen corte. El toro se vino muy a menos y Salvador optó por el cara a cara aunque pinchó. Saludó una ovación. El sexto, sin ser un toro bueno, se movió en los primeros compases de faena, con más emoción que clase. Pese a ello, Salvador Cortés no anduvo preciso con el toro y otra vez las ganas no fueron suficiente».

Dejar respuesta

cuatro + dieciocho =