BALANCE de la jornada del domingo

Ventura y Morante destacan en Málaga y Sevilla

0
743
Un muletazo de Luque esta tarde en Las Ventas. (FOTO: burladero.com)
Un muletazo de Luque esta tarde en Las Ventas. (FOTO: burladero.com)

Diego Ventura ha cortado dos orejas en la matinal de La Malagueta. Daniel Luque no cumple expectativas y salda con seis silencios su encerrona en Madrid. Morante y Manzanares, a oreja por coleta en la Maestranza.

Redacción.-

      El balance de las actuaciones de toreros sevillanos que han realizado el paseíllo hoy, domingo 4 de abril, ha sido el siguiente:

CORRIDAS DE TOROS

  • Sevilla: Se han lidiado toros de Daniel Ruiz, de desigual juego. El primero fue devuelto por inválido, lidiándose un sobrero de similares características. Los mejores, cuarto y quinto. Morante de la Puebla, silencio y una oreja. José Mª Manzanares, silencios y una oreja. Miguel Ángel Perera, silencio y silencio. Plaza llena. (VER CRÓNICA)

  • Madrid: Se han lidiado toros de Núñez del Cuvillo -primero, tercero y quinto- y Juan pedro Domecq -segundo, cuarto y sexto-, de poco juego. Daniel Luque, como único espada, silencio, silencio tras aviso, silencio, silencio tras aviso, silencio y división de despedida. Media plaza.

     Según la crónica de burladero.com sobre la encerrona en solitario del sevillano Daniel Luque esta tarde en Madrid, «si había una frase que martilleaba entre los oídos de quienes abandonábamos la plaza de Las Ventas era esa: «ya te decía yo… que con estos toros», «ya te decía yo… que este torero», «ya te decía yo… que si patatín», «ya te decía yo… que si patatán». En estos momentos lo fácil es buscar culpables y a lo mejor no los hay, o sí. Pero si hay cosas que reconocer es que ni la encerrona de Daniel Luque había levantado una gran expectación ni la elección del ganado era la más apropiada para comparecer en Las Ventas en un festejo de estas características. Anunciarse con tres de Juan Pedro es no conocer el estado actual de esta ganadería ni los gustos de la afición venteña. Tampoco hay que caer en el falso tópico del deber anunciarse con determinados hierros de los llamados toristas para que esto hubiese sido un éxito. Pero llegar con tres toros de este hierro, Daniel… Como tampoco era de esperar que Cuvillo tuviese a sus tres más escogidos pupilos prestos y dispuestos para saltar precisamente hoy en Madrid. Ahí quizá ha estado el error más grave del festejo. Pero quien también ha fallado hoy ha sido Daniel Luque. Si por algo se había caracterizado Daniel durante su carrera había sido por la ambición, y ésta hoy se ha quedado de Semana Santa. La tarde se ha desangrado entre la abulia y falta de carácter del sevillano, al que en ningún momento se ha visto con ambición para remontar el envite. Todo demasiado plano, sin resuello para tirar la moneda al aire y apostar por un golpe de timón, sobre todo con el cuarto toro.

     La tarde se puede resumir en la lidia de su primer toro de Cuvillo. Todo de menos a mucho menos. El toro se movió rebrincado y sin clase y acabó parándose. Desde ahí ya la cosa comenzó a pintar bastos. El segundo, primero de Juan Pedro, muy justito de todo menos de pitones tuvo una embestida cansina y gazapona. Luque estuvo mucho tiempo en la cara del toro pero sin sacar nada en claro con él. Muy lavado de cara resultó el tercer ‘cuvillo’, que llegó sin fuelle al último tercio y todo lo realizado por el torero resultó deslavazado. La clave de la tarde estuvo en el cuarto, el animal que más se movió, un toro que sin terminar de entregarse tuvo más chispa que el resto de astados lidiados aunque nunca tuvo dos embestidas iguales. Pero aquí fue donde todo el mundo se dio cuenta que a Luque le faltaba ya el resuello para comprometerse más con su tarde y con el toro. Hubo muchos pases pero ninguno con el sello del toreo de Luque, sin ajustarse en ningún momento e hilvanando un torero insustancial y demasiado previsible. Tampoco opuso mucha resistencia el quinto, toro en el que con la tarde ya por el despeñadero del aburrimiento, Daniel se dejó ir amontonándose y aunque quiso acortar distancias al final, la gente se lo recriminó de manera ostensible. La imagen del sexto ‘juampedro’ derrumbado al final de la faena con un Luque impotente ante él resumió perfectamente un festejo que debería hacer replantearse muchas cosas cuando alguien quiera volver a tener un gesto de estos en Las Ventas».

REJONES

  • Málaga: Se han lidiado astados de Fermín Bohórquez, manejables. Fermín Bohórquez, palmas y vuelta al ruedo. Pablo Hermoso de Mendoza, oreja y saludos. Diego Ventura, ovación y dos orejas. Más de tres cuartos de plaza.

     Según la crónica de los compañeros de burladero.com sobre la actuación del sevillano Diego Ventura esta mañana en la plaza de toros de La Malagueta, «Diegos Ventura ha salido en hombros en la matinal de rejones de Málaga después de cortar dos orejas al sexto del festejo, un toro manejable y con querencia hacia tablas con el que el lusitano dejó los mejores pasajes de una mañana en la que Hermoso de Mendoza paseó un trofeo. Ventura sorteó en primer turno un ejemplar con más transmisión al que aprovechó en una faena a más en la que destacaron varias banderillas, apurando el embroque y llegando mucho al tendido. Sin embargo, un feo metisaca en los blandos dejó su actuación sin premio. Los momentos más vibrantes llegaron con el sexto, un toro con querencia hacia las tablas con el que el jinete sevillano dejó momentos importantes en los cambios por los adentros, en varios quiebros con el toro a favor de querencia y, sobre todo, con un par de quiebros ajustados y en la distancia corta a lomos de Distinto, que puso la plaza en pie. Un rejonazo fulminante puso el broche y las dos orejas en sus manos».

Dejar respuesta

4 × 5 =