Sevilla pesadilla

0
1081

«… A la Sevilla taurina ya le llega el agua al cuello. Se ahoga. Ya es una pesadilla para el toreo. La corrida del Día del Pilar, fuera de abono, es un postizo; mal cartel y nula asistencia de público. Así, un año tras otro. ¡Ay Sevilla!, quién te ha visto y quién te ve… Hacen el cartel equivocado del 12 de octubre, con las antigüedades de alternativa equivocadas. Fallo sin perdón. Nadie recuerda metedura de pata parecida…»


FOTO: Javier Martínez.

Ricardo Díaz Manresa.-

     Si la temporada 2008 marcó el gran declive, en la de 2009 se han visto y padecido cosas increíbles. Incompetencia y falta de sensibilidad sobre todo. A la Sevilla taurina ya le llega el agua al cuello. Se ahoga. Ya es una pesadilla para el toreo.

  • Falta de competencia: hacen el cartel equivocado del 12 de octubre, con las antigüedades de alternativa equivocadas. Fallo sin perdón. Nadie recuerda metedura de pata parecida.
  • Falta de sensibilidad: no le guardan el minuto de silencio a Paquirri. Si alguno se negó, haberle planteado, señor presidente, que hiciera el paseíllo después. A ver si los tenía puestos para esa hazaña. "Cuando termine el minuto, sale usted, con el de paseo bien liado", le podía haber dicho el presidente, al que los paisanos también tildan de incompetente –al igual que sus compañeros de palco- por no dar ni una en el desarrollo general de su misión.
  • Falta de todo le espeta la Unión de Abonados con más razón que un santo y afea la cara a la empresa –los 'Balañá' de Andalucía, los que quieren al parecer, como el catalán, acabar con los toros en su tierra- todas sus locuras. Se les olvida reiterar a los maestrantes la petición de rompimiento de contrato con los 'pageses', que representan los cuñados Canorea y Valencia.
  • Falta de ilusión: La corrida del Día del Pilar, fuera de abono, es un postizo; mal cartel y nula asistencia de público. Así, un año tras otro. ¡Ay Sevilla!, quién te ha visto y quién te ve…
  • Falta de entendimiento: todo lo bien que se llevaba don Diodoro con los dueños de la Maestranza –en parte por carácter y en parte para conservar el gordo de la lotería que le había tocado por matrimonio- lo descuidan, según me cuentan, sus herederos.
  • Falta de querer hacer bien las cosas: necesaria la reforma de las gradas (que han hecho por denuncia periodística y después, levantada la liebre, por imperativo legal), tan necesaria como la de los tendidos, incomodísimos por sí mismos, e imposibles para llegar a tu número por falta de espacio y escaleras. A ver cuándo les toca.
  • Y falta de claridad: las gradas, señores maestrantes, son gradas. Comprendo que se tengan que subir de precio, aunque no en la cuantía que se hizo en este 2009, al reducir su número y aumentar su comodidad. Dicen: aunque la mona se vista de seda mona se queda, y aun con nuevo bautizo, las gradas son gradas y no tendidos cubiertos, cambio de nombre que vale para dar buenas estocadas en taquilla. Una golfería de pillos callejeros.

     Y así Sevilla va de charca en charca, de locura en locura, de incompetencia en incompetencia, de escándalo en escándalo, de vergüenza en vergüenza, de lío en lío. Llegó a niveles máximos de incompetencia. Y se ahoga y nos ahoga. Sevilla pesadilla.

*Ricardo Díaz-Manresa es periodista taurino. / Publicado en Avance Taurino, burladerodos.com,…

Dejar respuesta

8 + 3 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies