Diego Fernández y Ángel Jiménez dejan sus credenciales

0
747

Diego Fernández y Ángel Jiménez dejan sus credenciales

Real Maestranza – 2ª novillada del ciclo de promoción, Jueves 9 de Julio de 2009


ERALES: Se han lidiado erales de Herederos de Salvador Guardiola, bien presentados e interesantes en el juego. Destacaron el noble y bravo primero, el noble segundo y el encastado sexto.

NOVELES:Diego Fernández, de la Escuela de Arganda del Rey, oreja tras aviso.
-Manuel Rodríguez, de Málaga, vuelta al ruedo tras aviso.
-Miguel Cuartero, de la Escuela Taurina 'Fundación El Juli', silencio tras dos avisos.
-Francisco Martín 'Franero', de Madrid, silencio.
-Álvaro Gil, de la Escuela de Tauromaquia de Sevilla, silencio tras aviso.
-Ángel Jiménez, de la Escuela Taurina de Écija. Oreja con petición de la segunda.

INCIDENCIAS: Media plaza.

Diego Fernández y Ángel Jiménez han cortado una oreja por coleta en la segunda novillada de promoción celebrada esta noche en la Maestranza. Los alumnos de las escuelas taurinas de Arganda del Rey y Écija, respectivamente, se han mostrado firmes y dispuestos y no exentos de calidad en su toreo con un muy noble novillo, el primero, y el encastado y con picante sexto. Manuel Rodríguez dio la vuelta al ruedo tras estoquear al noble segundo, mientras que Miguel Cuartero, Franero y Álvaro Gil fueron silenciados.


Angel Jimenez emocinado con su trofeo.

Manuel Viera.-

Más allá de los tópicos la Maestranza luce guapa y sevillana en los jueves de julio, dispuesta a soñar con los que ya soñaron con el triunfo conseguido en una noche de verano con brisa de Guadalquivir, sobre el húmedo albero y la luz amarilla de los focos que hace parpadear los nuevos e impolutos vestido de torear. Y los que a sus tendidos vamos soñamos también con descubrir un solo atisbo de toreo en los que con desbordante vitalidad quieren mostrarlo en tan extraordinario escenario.

Hoy giró la fresca noche de toros entre el prólogo y el epílogo de un medido espectáculo. Tanto el comienzo como el final tuvieron el regusto de lo bien hecho con la actuación de dos jóvenes que en la actitud y en lo artístico exhalaron el aire del toreo. Diego Fernández esta muy puesto. Lo que hace lo ejecuta con naturalidad y con facilidad, con enorme gusto y buena calidad. Maneja bien el capote, banderillea a lo clásico y sin aspavientos, y utiliza la franela con empaque y verdad. Tuvo la suerte de encontrarse con un buen novillo de Jaime Guardiola y bien que lo supo aprovechar. Lo llevó muy largo en notables series con la derecha, donde el temple y la ligazón fueron sus armas


Angel Jimenez de la escuela de Ecija.

a emplear. Y lució de manera especial con el natural cadencioso con el que terminó de exprimir una embestida noble y de notable bondad. Un pinchazo hondo bastó para firmar una actuación que le valió una oreja de peso.

También el epílogo contó con la decidida y vibrante actuación de Ángel Jiménez. Y con otro buen ejemplar de Guardiola que llevaba el añadido del picante de la casta. El chiquillo de Écija lo toreó ligerillo de capa, pero le pudo muy firme y asentado a las violentas embestidas del eral. Le bajó la mano, le dejó la muleta siempre adelantada y le hilvanó los pases provocando la emoción de sus muchos paisanos, que lo jaleaban sin cesar. Jiménez se quedó quieto, juntó los pies, toreó vertical, despacio al final, impregnando el ambiente de añorados aires sevillanos. No fue bueno el espadazo y, pese a ello, paseó una oreja -aunque le pidieron las dos- que le supo a gloria.

El núcleo del festejo no tuvo más interés que el esperar nuevas sorpresas. No las hubo. Aunque sí hubo novillos con calidad suficiente para propiciar nuevos triunfos. El segundo fue muy noble, sufrió el consabido costalazo en los inicios y quizá tan tremenda vuelta de campana le restara fuerza para llegar al final sin pararse. De


Lance de Diego Fernandez en su quite al sexto

todas formas Manuel Rodríguez no anduvo mal con el eral de Guardiola, aunque sí algo tenso y forzado y desplazando demasiado hacia fuera unas embestidas que no se comían a nadie. Quiso torear de frente pero no resolvió al final, haciéndose pesado por ese afán de mostrar en tan escaso tiempo todo lo que sabe. Mató bien. Le sonó un avisó y le pidieron la oreja que el palco, con buen criterio, no concedió. Dio la vuelta al ruedo.

Miguel Cuartero anduvo indeciso con el también encastado tercero. Había que poderle y bien que lo intentó este otro representante de Arganda del Rey. Su quehacer se diluyó en un trasteo discontinuo que no tuvo eco en los tendidos. También Francisco Martín 'Franero' se mostró desconfiado con el complicado y violento cuarto, el peor de la interesante novillada de Guardiola. Le faltó decisión, y sobre todo valor. Se le vio poco hecho pese sus muchas novilladas ya toreadas y además mató muy mal.

A Álvaro Gil le salió también un novillo complicado con el que le costó coger la confianza necesaria para demostrar sus clásicas formas. Sufrió dos volteretas, quizá debido a su falta de técnica, y se mostró tenso sin que su toreo aflorara de manera contundente. La espada tampoco fue su fuerte.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

Dejar respuesta

1 − 1 =