Álvaro Domecq critica los corrales maestrantes y la labor de los presidentes

0
1158

El ganadero jerezano denuncia el deficiente manejo al que se somete los toros en la Maestranza, la escasez de corrales adecuados, el «ejército de hombres» que acuden al señalamiento, el excesivo ‘corraleo’ hasta llegar a los chiqueros, las ‘sentencias’ de los presidentes,… Esta opinión de un ganadero prestigioso, unido a la enigmática dimisión de Juan Murillo, arroja aún más desconcierto. Mientras, la Maestranza y la delegada de la Junta, Carmen Tovar, guardan absoluto silencio. ¿Qué está pasando en Sevilla?


Alvaro Domecq en una barrera durante la
pasada Feria de Abril.
FOTO: Matito.

Francisco Mateos.-

     El ganadero jerezano Álvaro Domecq Romero, a través de un artículo de opinión insertado en la edición de ayer en ABC de Sevilla, ha revuelto aún más el difícil momento que atraviesa la Maestranza y su temporada. El ganadero jerezano, a través de su extenso artículo, viene a criticar de forma clara varios asuntos:

  • Los pésimos corrales de la Maestranza para el adecuado manejo de los toros.
  • La excesiva cantidad de arena que se ha echado este año en el corral de reconocimiento, hundiéndose las patas de los astados (esto es algo que también ha criticado la Unión de Abonados de Sevilla).
  • Las labores del señalamiento de los equipos gubernativos en el campo y en los corrales durante el recocimiento.

     Tras la enigmática y no explicada dimisión del presidente Juan Murillo, este artículo viene a incidir más en el desconcertante momento taurino sevillano, con una Unión Taurina de Abonados que ha criticado con dureza varios aspectos de la Feria, llegando a solicitar a la Maestranza la rescisión de contrato a la empresa Pagés -que lleva 75 años continuados organizando las temporadas sevillanas-; las críticas generalizadas de la prensa al mal resultado de la Feria de Abril y las ausencias y composiciones de los carteles de la empresa; una empresa que veta a medios; pases de callejón de la Delegación que no sirven… Y a todo esto, ni la Real Maestranza ni la delegada del Gobierno de la Junta en Sevilla, Carmen Tovar, han comentado nada. Un silencio inquietante que desconcierta a todos aún más y deja a los aficionados confusos con una misma pregunta que nadie responde: ¿Qué está pasando en la Maestranza?

Artículo de opinión completo del ganadero jerezano  Álvaro Domecq Romero insertado en ABC-Sevilla:

La mujer del guarda

     Iba yo por el campo revisando los toros, este campo que está lleno de hierbas, de flores, como la zulla roja, argamula morada, trébol blanco, y me encontré con la mujer del guarda, que buscaba entre toros, flores y palmas los huevos de sus gallinas. ¿Quiere usted unos huevos de campo? La señora me preparó una cajita de huevos, con mucho esmero, entre pajitas. La amarró con su toniza y a pesar del ajetreo del coche de campo, llegaron a casa listos para ser fritos.

     Este año he visto que los ganaderos andan tristes y los mayorales cabizbajos. He leído crónicas que hablaban de la decadencia de los toros bravos en Sevilla. No ha habido ni una corrida, ni un toro bravo, dicen. La Maestranza ha lanzado un comunicado otorgando premios


Los deficientes corrales de la Maestranza.
FOTO: Sevilla Taurina.

para el mejor matador, para la mejor faena, para el mejor quite, para el mejor par de banderillas y para el mejor picador, pero ha quedado desierto el premio a la mejor corrida y al mejor toro.

     Me acordaba yo de la cajita de los huevos de la mujer del guarda; hace pocos días, en Resurrección se ha celebrado la Feria de Arles, una feria que se celebra en una plaza antigua. Ha habido trofeos para los toreros, ha habido grandes faenas y hasta algún toro que lo premiaron con la vuelta al ruedo. En esa plaza tan antigua no existen los corrales, sino una especie de venta de Antequera donde van los toros después de un largo viaje. Los empresarios de Arles compraron a los ganaderos seis toros. Entre el mayoral y el hombre que cuida los corrales han bajado los toros con suma suavidad, los han soltado rodeado de los bueyes, hasta el día de la corrida que llega un francés, aficionado y amante de los toros, en función de presidente, y los banderilleros del cartel del día, han hecho los lotes de los toros, han sorteado, se ha tomado nota del orden de lidia, y entre el mayoral y el hombre de los corrales los han encerrado de nuevo en su cajón, con sumo cuidado, con mucho esmero, como los huevos de la mujer del guarda, y los han dejado dispuestos para la lidia.

     Próximamente, vendrá la Feria de Jerez, en donde también están anunciadas muchas de las corridas de Sevilla, y los toreros El Juli, Perera, Cayetano, Morante, el Fandi, Manzanares, Padilla, José Tomas, El Cid, Finito de Córdoba, Rivera y Talavante. Seguro que veremos buenas tardes de toros, pero estos toros se embarcarán de diferente manera que las corridas de Sevilla.

     En Sevilla un día vienen a reconocer la corrida, como es lógico se suele presentar una corrida armónica, con toros de buenas hechuras, ya que se pueden escoger los mejores de la camada, con el prototipo que gusta en Sevilla. Si hay suerte —ya que llega un ejército de hombres, vienen veterinarios, el presidente, el delegado, la empresa, los veedores— esta corrida será embarcada el día antes de la lidia, casi de madrugada, con el mimo y cuidado de su mayoral.

     Al llegar a Sevilla los toros se encuentran con un pequeño cuadrilátero, con grandes burladeros de muros fuertes, rodeados por una cantidad de veterinarios, presidente, delegados, incluso algún banderillero llamado especialmente. El piso de ese cuadrilátero está lleno de arena, tiene tanta como este año tiene la montaña del albero de la Maestranza, y yo creo que si hubieran echado un cubito de cal nos hubiera parecido que estábamos viendo el mismísimo Mont Blanc. Arriba en la baranda suele estar la empresa, el ganadero y el mayoral viendo el espectáculo.

     Abren la puerta y el toro sale al corral y empiezan a llamarlo desde uno y otro burladero, el toro con la arena hasta la barriga empieza a escarbar para abrirse paso embestida tras embestida; cuando lo han visto y revisto, le abren otra puerta y con unas muletas colgadas de una garrocha llevan al toro de corral en corral, pase para un corral, pase para otro, me atrevería a decir que hasta un pase de pecho, para encerrarlo en su chiquero, donde debe estar hasta que toque el clarín al día siguiente.

     Terminado el desembarco, los mismos que aprobaron la corrida en el campo se reúnen a dar sentencia y muchas de la veces le dicen al ganadero que hay un número de toros desechados, algunas veces hasta cuatro, o sea que han llegado algunos huevos rotos. Sin mediar palabra hay que ir al campo a buscar más toros. Un animal acostumbrado a que lo traten bien, tan sensible que nada más se puede torear una vez y, desgraciadamente, al día siguiente, por segunda vez, va a ser en esa maravillosa plaza de la Real Maestranza, donde los ganaderos piensan que por qué se lidia en Sevilla la peor corrida de la camada.

     Me acordaba yo del toro «Ojito», que, hace poco tiempo, llegó por la mañana directo del camión a su chiquero y tuvo que salir de sobrero para Dávila Miura, que le cortó las dos orejas y le dieron el premio de la Real Maestranza. Hace menos tiempo, el toro «Ojos negros», que también había llegado por la mañana, lo toreó César Jiménez, le cortó las dos orejas y le dieron la vuelta al ruedo. Quizás la Maestranza tendrá que procurar el año que viene poder cambiar algo las cosas; si no, vamos a tener que llamar al aficionado francés o a la mujer del guarda.

mNOTICIAS RELACIONADAS:

 aJuan Murillo: "Me voy porque estoy harto" (Viernes, 8 de mayo).

mOPINIONES RELACIONADAS:

 aDe botijero a hombre consecuente (Lunes, 11 de mayo).
 a¡Vaya faena, Juan! (Sábado, 9 de mayo).

Comentarios disponibles:
Fecha: 2009-05-16 20:25:10 Autor: franmmartin
Esto que dice A.Domecq, es como si dijeramos y decía la entrañable Codorniz de Tono,Mihura y A.de la Iglesia, ?la cuadratura del dísculo? . El Sr.Domecq ha cuadrado el dísculo con sus explicaciones y me parece más sensato tomarmelas en plan Codorniz que en serio. Casi todos a los que les gustan los toros,por desavisados que estén y por pocas ganaderías que tengan, saben que los ganaderos casi ninguno,por no decir ninguno, manda en su ganadería (como implícitamente,además, se deduce del comentario del Sr.Domecq) y que como la vida está ?mu achuchá? y hay que vender producto que les interese a los ?fenómenos?y a éstos les gustan más bien tontitos,bobalicones,justitos de fuerza de casta y hasta afeitaditos y arregladitos,pués se pusieron manos a la obra y la obra no sé,pero la mano se les ha ido y lo que están criando es pura basura .Y como el personal no es ni muy exigente ni muy instruído en tauromaquia,pués todos los años dan salida a su camada y el que venga detrás que arree. (por cierto que no ha dicho nada del enfundado de pitones porque seguramente eso no violenta para nada al toro) Lo de los huevos,la señora del guarda ,los corrales, los veedores y compañeros mártires no deja de ser una milonga que acaso con música podría colar.Que hay que ver lo que hay que leer para justificar lo injustificable. ¡Qué pasaría con aquellos toros que tenían que atravesar España a pezuña y púa! Este mismo comentario lo he enviado a otro foro.

Fecha: 2009-05-14 13:19:09 Autor: Fernando Muñoz
En vez de protestar de corrales, que lleven TOROS y no novillitos de Domecq. Lo que pasa es que les rechazan los toritos elegidos por las figuritas y no les gustan los cambios planeados.. Protesten por el ganado de desecho que ha salido este año a la plaza y no por los corrales. !Queremos TOROS y no borregos !! Y se acabaran los problemas en Sevilla.

Fecha: 2009-05-13 22:37:16 Autor: Paco Diaz
Nada mas para empezar la frase «la mujer del guarda» me parece peyorativa y no de acuerdo con los tiempos de respeto ajeno que se suponen. Que le regaló huevos, faltara mas, a tener en cuenta que todo lo que hay en las tierras son del señorito. Por otra parte el articulo no tiene ni pies ni cabeza. lo que el critica hoy, se hizo siempre y no habia la debacle de calidad de ganado que hay actualmente. Mejor hablamos de las subvenciones, de la falta de rigurosidad en la seleción y del plegarse a las exijencias de todos a cambio de vender.

Fecha: 2009-05-13 22:20:15 Autor: fernando.
mas que un artículo parece un relato que bonito!!!!!!!!!………

Fecha: 2009-05-13 19:19:17 Autor: Diego Martínez
Sr. Domecq, lo que le voy a decir lo hago con el perfecto conocimiento de haber sido el delegado gubernativo que intervino en el reconocimiento del toro OJITO de su ganadería. Ese toro que a diferencia de lo que usted afirma, salió a los corrales de la plaza, fue reconocido y aprobado la misma mañana del festejo, porque era un toro en tipo de su encaste, con hechuras de embestir y trapio justo para Sevilla. Lo único reseñable que ocurrió con ese toro fue que como derrotaba tanto en el cajón de pesaje era imposible que el fiel de la bascula quedara quieto y no fue posible su pesaje con exactitud. Ante la posibilidad que el toro se dañara o estropeara los pitones en el cajón fue soltado al corral y estimado su peso entre la media aritmetica de los pesos que facilitaron los veterinarios, empresa y delegado. Ese toro era de los que en otros tiempos embestían y emocionaban al aficionado. Ahora todo ha cambiado y precisamente no por culpa de los corrales, sino de los ganaderos que son los que selecionan al dictado de las figuras el toro borrego que no luce en el caballo y llega a la muleta sin fuerza, al paso y sin emoción.

Fecha: 2009-05-13 12:30:33 Autor: Leopoldo Sainz de la Maza
Muy bonito el articulo. si señor, pero, antes, hace años, cuando a él y la familia, le embestian los toros, los corrales eran los mismos, la misma gente asistia a los reconocimientos y se hacian los mismos comentarios. Parece ser que ahora que no embisten o salen mansos o son más chicos o se echan en medio de la faena, despues de pasar por el caballo, que no picarse, la culap, ahora es de los corrales, o del color del albero o de la altura de la plaza o que la puerta de los chiqueros es muy grande. Escusas todas, pero el fondo de la cuestión no se dice. Sería bueno que este fondo de la cuestón se pusiera en público por aquellos que han llevado a la cabaña brava a esta situación, y digo por aquellos que lo han conseguido, no implico a todos los ganaderos, la generalización nunca es buena y en este caso menos. Ya esta bien de escusas sin sentido

Dejar respuesta

13 − 2 =