La estética y la ética caminan de la mano

0
746

«…El premio al mejor quite artístico es para el gran ausente en los carteles de este año, el poderoso Miguel Ángel Perera; el providencial le toca a Carlos Casanova, que se jugó la vida agarrándose a los pitones de Gallareto, un vitorino que quería segar para siempre la de Pepín Liria en la tarde de su despedida sevillana. Premios preñados de generosidad que han superado el siempre dificultoso cabo del cuarto de siglo…»


FOTO: Javier Martínez.

Luis Carlos Peris.-

     Frente a la fantástica visión de Sevilla desde Triana, cita anual con los premios que otorga Ramón Vila, el taurinísimo doctor Vila, para reconocer el arte y la generosidad, la estética y la ética, el oro y la plata de ley, de mucha ley. Llevan esos premios el nombre del padre de Ramón, de aquel doctor Vila Arenas que tantos años capitaneó la enfermería de la plaza de toros de Sevilla.

     El premio al mejor quite artístico es para el gran ausente en los carteles de este año, el poderoso Miguel Ángel Perera; el providencial le toca a Carlos Casanova, que se jugó la vida agarrándose a los pitones de Gallareto, un vitorino que quería segar para siempre la de Pepín Liria en la tarde de su despedida sevillana. Premios preñados de generosidad que han superado el siempre dificultoso cabo del cuarto de siglo y con la Giralda y la Torre del Oro airosas tras el río, casi nada…

*Luis Carlos Peris es periodista sevillano de Diario de Sevilla. / Publicado en Diario de Sevilla.

Dejar respuesta

dos × cuatro =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies