OPINIÓN.- La crisis del toro

0
914

«…Ay. La crisis nos pega una cornada mortal, de prisas en la enfermería y femorales rotas, de llame usted a Ramón Vila que me estoy muriendo. El toro de Fibes lleva dos años renqueante y el presidente con el pañuelo verde en la mano. ¿Es que a nadie le sirve como dato que más de cien mil personas visitan la feria mundial del toro? No nos acurruquemos como becerros. Hay que embestir por derecho para defender una Fiesta que nos necesita….»


Víctor García Rayo.-

     Ahí está, pobre mío, pastando en la dehesa, buscando el abrigo de las encinas cuando viene la noche a la finca mientras la luna refleja su hondura en la charca. Las vacas están más arriba, en la espesura del monte. Acurrucan sus becerros echadas en la jara a la hora de las heladas que endurecen los primeros brotes de hierba fresca. Los latidos de la finca desconocen que la crisis hace mella en la Fiesta más verdadera.

     Nos hemos quedado sin Feria Mundial del Toro. Se dice que la empresa privada no quiere echarnos una mano. Pero la crisis del toro llegó hace tiempo. Cuando las instituciones decidieron que la Fiesta era políticamente incorrecta, cuando se empezó a perder el respeto a toros y toreros. Ahora nos sobran quienes sacan el abono para dejarse ver y en realidad no dan a la Fiesta más que dinero. Ahora nos hace falta un buen puñado de compromisos de aficionados verdaderos. Es ahora cuando nos toca pensar en esos niños que ni siquiera verán un tentadero en la plaza cubierta de Fibes.

     Ay. La crisis nos pega una cornada mortal, de prisas en la enfermería y femorales rotas, de llame usted a Ramón Vila que me estoy muriendo. El toro de Fibes lleva dos años renqueante y el presidente con el pañuelo verde en la mano. ¿Es que a nadie le sirve como dato que más de cien mil personas visitan la feria mundial del toro?, ¿a nadie le duele que un montón de personas se rompan los cuernos para sacar adelante un encuentro tan fantástico como noble y vigoroso para la economía andaluza y sevillana?

     El toreo es una cuestión de arte, de valores, de compromisos y de estética. De superación y lucha, de vida y de muerte. Y esta sociedad nuestra no está por esas cosas. Por eso tomamos el camino más fácil. El de no comprometernos en la defensa. Ni de la Fiesta ni de nada. Si las instituciones no apoyan una feria mundial que reúne en Sevilla a tantas personas y emociones, nos tenemos que plantear una solución urgente. Mientras tanto, están apuñalando la Fiesta. No nos acurruquemos como becerros. Hay que embestir por derecho para defender una Fiesta que nos necesita.

*Víctor García Rayo es periodista taurino sevillano de Sevilla TV y Punto Radio-Sevilla. / Publicado en ABC-Sevilla.

NOTICIAS RELACIONADAS:

Dejar respuesta

20 − 12 =