OPINIÓN.- Sevilla: mucho Domecq y poco juego

0
931

Las actuaciones de los jóvenes Manzanares y Perera, amén de la desbordante entrega de Pepín Liria, es lo más sobresaliente de una Feria de Abril marcada por el desproporcionado número de ganaderías de encaste Domecq que se han lidiado y del poco juego que han dado. Así lo ha criticado la afición sevillana a través del comunicado formulado por la Unión de Abonados.


FOTO: Matito.

Carlos Bueno.-

     Sevilla no abrió su Puerta del Príncipe. Salvo al rejoneador Diego Ventura, la ansiada Puerta del Príncipe no vio salir bajo su arcada a ninguno de los toreros anunciados en la Feria de Abril 2008.

     Será culpa de la suerte, de la mala suerte; de la espada, de su demasiadas veces defectuosa colocación; o de la lluvia, tres festejos tuvieron que suspenderse por su presencia o por sus efectos. Quién sabe ahora qué hubiese pasado en ellos de haberse celebrado. Sea por lo que fuere, lo cierto es que no hubo fotos a hombros. Pero sí actuaciones memorables, sobre todo las de Manzanares y Perera. Digo sobre todo porque hubo más, pero las de estos dos jóvenes, sin olvidar la entrega desmesurada del veterano Pepín Liria, han acaparado los titulares más importantes de todos los medios de información taurina. Es ley de vida, juventud al poder.

     En Sevilla se volvió a demostrar que el cambio generacional es imparable y que se avecina un nuevo asalto al escalafón. De ello debemos congratularnos; acarreará nuevas batallas benditas para los espectadores. Con ello me quedo de lo acontecido en Sevilla. Con ello y con que los aficionados se han quejado del pobre juego que dio en general el ganado, sobre todo el de encaste Domecq, con más presencia que el resto pero con peor rendimiento porcentual. Y en particular, especialmente molestos se han mostrado los sevillanos con la presentación de los toros de la casa de Juan Pedro. Ya ven, igualito que en las Fallas de Valencia, nada nuevo bajo el sol.

     ¿Por qué las empresas no harán más caso a los aficionados, que son realmente sus clientes? Se lo tienen que meter en la cabeza empresarios y toreros, que son quienes demandan las ganaderías: hay que cuidar al máximo la imagen de la Fiesta, es primordial.

     Ya mismo vamos camino de Madrid, con la mirada puesta en Manzanares y en Perera, y en muchos otros jóvenes que intentarán colocarse en la parte alta de la torería actual, y en los buenos veteranos que no se dejarán ganar terreno fácilmente. Vamos camino de Madrid con la esperanza de que el toro no descomponga ilusiones, esfuerzo, trabajo e imagen. Que pongan todos de su parte.

OTROS ARTÍCULOS DE OPINIÓN:

Dejar respuesta

dos × tres =