Pérez Mota, Oliva Soto y el local Juan Mari Rodríguez, por la puerta grande

0
1837

Pérez Mota, Oliva Soto y el local Juan Mari Rodríguez, por la puerta grande

Cantillana – Novillada con picadores, Sábado 24 de Marzo de 2007

NOVILLOS: Se han lidiado novillos de la ganadería Hermanos Garzón, bien presentados. Nobles en general y de buen juego. Destacó el lidiado en quinto lugar, de buena nota, premiado con la vuelta al ruedo.

NOVILLEROS:Pérez Mota, de caña y oro, una oreja y dos orejas.
Oliva Soto, de canela y oro, una oreja y dos orejas.
Juan Mari Rodríguez, de purísima y oro, que debutaba con picadores, dos orejas y una oreja.

INCIDENCIAS: Plaza casi llena. Los tres novilleros salieron a hombros.

Los tres novilleros cortaron tres orejas con un manejable encierro de Hermanos Garzón. El quinto, premiado con la vuelta al ruedo. Destacó la importante faena de Pérez Mota al cuarto, el pellizco de Oliva Soto y la entrega de Juan Mari Rodríguez.


Templadísimo muletazo de Pérez Mota, el mejor de la tarde.
FOTO: Javier Martínez.

Francisco Mateos.-

Interesante la novillada programada por la empresa sevillana Toreromaquia en la plaza de toros de Cantillana. El ganado elegido, del hierro de Hermanos Garzón, ofreció un buen juego y tuvo una más que buena presentación. El primer éxito, además de la elección del ganado, fue la buena entrada de la centenaria plaza sevillana: casi lleno en los tendidos y un excelente ambiente taurino en los prolegómenos.

Pérez Mota está completamente cuajado con los novillos. El gaditano está más que preparado para su próxima alternativa y le vendrá bien el toro con más cuajo y volumen. Lidió en primer lugar el novillo más justo de fuerzas de la tarde. Lo midió en el caballo y no le obligó en la faena, con buenos momentos al torear con la derecha, alargando el brazo y rematando detrás de la cadera. Destellos de gran calidad en los muletazos de remate finales y estocada que le valió la primera oreja del festejo.

La faena del cuarto fue, quizás, la más importante de la tarde por la importancia del


El pellizco agitanado del toreo de Oliva Soto.
FOTO: Javier Martínez.

novillo, con sus complicaciones, y la forma inteligente de solventarlas, con un buen fondo de técnica. El novillo era serio por delante y no fue fácil, midiendo y reservón. Por la derecha se gustó el torero, cruzándose al pitón contrario para provocarle la embestida. Con el toreo al natural subió aún más de intensidad esta faena y cuando mejor estaba toreando -cantado estaba porque el novillo era complicado- fue alcanzado y volteado con violencia. Pérez Mota ni se miró y volvió a torear con una seguridad serena. Faena perfecta y rematada con una estocada arriba de la que salió rodado el novillo. Dos orejas y petición de rabo para Pérez Mota.

El sevillano Alfonso Oliva Soto sigue teniendo ese fondo agitanado en su toreo que lo hace especialmente interesante por los pellizcos de arte. Con su primero, el joven artista no terminó de encontrarse a gusto con un novillo tobillero y que se revolvía pronto. No obstante, el torero de Camas dejó buenos momentos y una estocada, premiado con un trofeo. El quinto novillo de


Secuencia de la aparatosa voltereta de Juan Mari Rodríguez.
FOTO: Javier Martínez.

Garzón fue el mejor del encierro. Noble y repetidor, fue el excelente material para Oliva Soto. Toreo muy templado esta vez, con pintureros remates y unos pases de pecho muy bien trazados. Tras la estocada recibió el doble premio de las orejas.

Debutaba con picadores el local Juan Mari Rodríguez, al que un grave accidente lo ha mantenido alejado de los ruedos las últimas temporadas. Arropado por su pueblo, el torero fue un derroche de ganas toda la tarde. Su primero, mansito, rompió a bueno en la muleta. Juan Mari tiene aires artistas en su toreo, y con este novillo se gustó con la derecha y también al natural, pitón por el que debería haber insistido en alguna tanda más. Sufrió una aparatosa voltereta. Tras un pinchazo y una estocada entregándose cortó las dos orejas. El sexto fue el peor del buen encierro. Se rajó muy pronto y ya no quiso salir de las cercanías de las tablas. Juan Mari Rodríguez, porfión, cortó una oreja por sus ganas de sacar algo de donde poco había.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

Dejar respuesta

20 − siete =