REAL MAESTRANZA - 3ª Novillada promoción

Convicente toreo de El Manriqueño

0
1301

Juan Solís ‘El Manriqueño’ ha cortado una oreja y ha realizado lo más destacado en la tercera novillada de promoción celebrada esta noche en la Maestranza. El murciano Samuel Rodríguez fue silenciado y Fran Trillo, ovacionado. Interesante juego de los erales de la ganadería de Cayetano Muñoz.

LA FICHA

ERALES: Se han lidiado erales de Cayetano Muñoz, aceptables de presentación, nobles y de interesante juego. Los mejores, primero y segundo.

NOVILLEROS: -Juan Solís ‘El Manriqueño’ (Escuela de Camas), de berenjena y oro, una oreja y vuelta al ruedo.
Samuel Rodríguez (Escuela de Murcia), de verde y oro, palmas y silencio tras aviso.

Fran Trillo (de Los Palacios), de negro y plata, saludos y silencio tras aviso.
 
INCIDENCIAS: Casi tres cuartos de plaza.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
Arjona

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

 

El Manriqueño, con la oreja del primero. (FOTO: Arjona)

 

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
El precio de un becerro

Francisco Mateos

 


Manuel Viera.-

     El arranque de la tarde-noche supuso una agradable novedad para el público con quien supo aprovechar su primera oportunidad. La progresiva calidad de la faena de El Manriqueño fue lograda gracias a un estilo donde el temple es su base y objetivo. El alumno de la Escuela Taurina de Camas le costó en los inicios del trasteo doblegar el genio del buen novillo de Cayetano Muñoz, pero supo después entender las encastadas embestidas y trazar notables muletazos con la diestra bien hilvanados y rematados. Toreó largo con la izquierda aunque los pases resultaron menos ceñidos. Unos ayudados por alto con sabor pusieron colofón a un trasteo que caló de forma inmediata en sus muchos seguidores que, tras pinchazo hondo y decisivo, le pidieron la oreja que al fin paseó.

     En el caso del cuarto, al que toreó con gusto con el capote, lo más llamativo de la desigual faena fue el trazo con la zurda. Un toreo más convincente por su ejecución más profunda e incluso más superior a los muletazos diestros que, aunque buenos en ocasiones, resultaron demasiados punteados. El fallo con la espada le privó de un nuevo apéndice que su gente también le pidió.

     El segundo eral mostró una notable calidad por el pitón derecho; Samuel Rodríguez no lo entendió así, y después de un esperanzador inicio con entonados muletazos diestros, cambió a la zurda, disminuyendo la calidad de una faena que después no cogió altura pese a los nuevos intentos con la mano derecha. Trasteo desigual que fue finiquitado con una estocada trasera.

     Lo mejor de su concepto lo mostró el espigado aspirante de Cieza con el noble quinto. Unas formas ligadas al toreo más clásico, y así, en los inicios, su toreo pareció más interesante con la derecha, con la que trazó el muletazo de mano baja, ligado y rematado con unos peculiares y muy personales pases de pecho. Pero ¡ay!, según transcurría la lidia empezó a mostrar unas formas que, por momentos, rozaron lo insulso y lo banal. Algún que otro despacioso natural y poco más. El fallo con los aceros dio paso al significativo silencio.

     El toreo de Fran Trillo le llegó francamente bien a la gente con el rajado tercero. Demostró ganas con el capote y anduvo bien en los intentos con la diestra, donde hubo algunas desigualdades en los trazos que compusieron las tandas. Mediocres algunos, más auténticos otros. Faena, por consiguiente, intermitente y sin continuidad a un eral que terminó en las tablas. Pinchó antes de dejar la estocada y fue ovacionado.

     La faena del hijo del matador de toros Curro Trillo al lisiado sexto no existió como tal. Las descompuestas embestidas de un eral inválido y protestado no le permitieron centrarse en un trasteo en el que las ganas y los deseos no fueron suficientes para puntuar en una noche de agradable temperatura y buen ambiente en unos tendidos de sol que se llenaron casi en su totalidad.


AL NATURAL

El precio de un becerro

Francisco Mateos.-

     No tengo ni idea cuánto costara un becerro. Un eral, bueno. De Cayetano Muñoz, que eran los lidiados esta noche. No sé si costará una ‘milloná’ o será cosa asumible. Lo cierto que hoy era la mejor de las entradas de las tres novilladas de promoción que llevamos sumadas, dos tercios de plaza, así que algo sobraría en taquilla para Canorea-Valencia, con un excelente ambiente en los tendidos de sol. Pandillas de chavalería y seguidores del camero y el palaciego actuantes, ambos sevillanos. La cosa es que los erales, unos más y otros menos, se movieron y se dejaron hacer cosas; unos lo aprovecharon mejor, y otros peor. Y a esto que salió el sexto, que se dejaba atrás los cuartos traseros, lo que hacía que embistiera descompuesto y deslucido. El público lo protestó de forma airada y sonora… pero estaba en el palco la presidenta… Sí, sí, ya saben, la férrea presidenta, que ya se conoce lo que es llevarse broncas, pero parece que ella está en posesión de la verdad única del toreo.

     La señora presidenta debió pensar que «¡Qué sabrán estos que vienen a las de promoción, que son aficionados de sólo tres festejos año año y que no saben ni dónde está el ‘bar Taqulla’! ¿Es que no se dan cuenta de la increíble calidad del novillo? ¡Que cojo, ni que tonterías! El novillo es un pedazo de novillo para cortarle las orejas…», que para eso ella es presidenta y por tanto tendrá colgado en su casa el titulín de ‘aficionada de reconocido prestigio’, que no sé yo muy bien en qué academia dan ese titulín…. Pues nada, que allí mantuvo la buena señora al animalito entre algunas costaladas y renqueantes arrancadas, mientras la plaza era un clamor por la devolución.

     En la hojita de sorteo de la entrada a la plaza se anunciaban los seis de lidia y dos posible sobreros. Digo yo que con una ‘discreta’ llamada de la presidenta al delegado del callejón, y que éste se acercara a la empresa a comentarle «¿Qué hacemos? El novillo podría quedarse en el ruedo, pero si veis que en beneficio del espectáculo y que la gente no se vaya con mal sabor de boca al ser el sexto, pues lo cambiamos si lo veis más conveniente…», Y así, lo mismo dice la empresa que sí, que mejor echarlo para atrás, que no es tan costoso un becerro más o menos, y que la gente se vaya más contenta a casa, que para eso quedan aún dos novilladas más y hay que hacer lo imposible para que vuelvan. Pues nada, el ‘excelente’ eral que se quedó en el ruedo y el pobre del chaval de Los Palacios que se lo tuvo que ‘tragar’ sin poder hacer nada… Las cosas de la presidenta…

 


GALERÍA GRÁFICA (Arjona)

El Manriqueño.

Samuel Rodríguez.

Fran Trillo.

El Manriqueño.

El Manriqueño.

El Manriqueño.

El Manriqueño.

El Manriqueño.

El Manriqueño.

Samuel Rodríguez.

Samuel Rodríguez.

Fran Trillo.

  Fran Trillo.  

 

Dejar respuesta

15 + 15 =