La familia Mariscal, agradecida

0
854
Luis Mariscal. (FOTO: Matito)
Luis Mariscal. (FOTO: Matito)

Los miembros de la familia sevillana y torera de los Mariscal lanzan un comunicado de agradecimiento a todos los que se han interesado todos los días por el estado de Luis Mariscal. Especial agradecimiento muestran por la dedicación y pericia de los médicos, que lograron salvarle la vida. 

Redacción.-

     Una vez repuesta del mayor susto de sus vidas, cuando presenciaron en la misma plaza y en directo la cornada de Luis Mariscal el pasado 15 de agosto, la familia sevillana y torera de los Mariscal -una de las más prolíficas dando toreros- ha querido agradecer a toda Sevilla -especialmente a los médicos que han atendido a Luis Mariscal, salvándole la vida- el cariño y el máximo interés que han demostrado. El pasado 15 de agosto, cuando casi cae herido de muerte en la Maestranza, en los tendidos estaban varios familiares de Luis Mariscal, como su mujer, sus dos hermanas, su padre… y en el ruedo su hermano Salvador y su primo.

     Todos vivieron al límite en la puerta de la enfermería la angustia de una larguísima operación de más de cuatro horas, y después una larga recuperación de un mes en el hospital. Por eso hoy han querido plasmar en un comunicado el agradecimiento conjunto de la familia por las atenciones y muestras de cariño que han recibido de todos. El comunicado es el siguiente:

     «Queremos desde aquí intentar expresar nuestro más profundo agradecimiento y admiración a las personas que componen el equipo médico de la enfermería de La Real Maestranza, a todos y cada uno de ellos en particular. Nos resulta muy difícil poder explicar los sentimientos que nos provoca el seguir teniendo a Luis entre nosotros gracias a estos profesionales de la medicina y a la vez amantes del mundo del toro.

     Nuestra familia ha sentido el dolor más profundo que provoca esta grandiosa profesión, a la que los Mariscal están dedicados íntegramente, pero en todo momento se hizo más liviano y llevadero por la tranquilidad de saber que estaba en las mejores manos y por la calidez humana con la que nos trataron día a día. Hemos palpado el ánimo incansable que nos han transmitido constantemente en cada visita a Luis, incluso en los momentos más duros en la misma puerta de la propia enfermería. Este apoyo ha sido clave para todos nosotros ya que la vida de nuestra familia gira en torno a nuestros toreros y con este gravísimo percance se paralizó todo, sólo implorábamos que Luis se salvara.

     Los médicos han sido como nuestros ángeles de la guarda, siempre prestos en cualquier momento, disponibles a cualquier hora dentro y fuera del hospital, haciéndonos sentir con ello la máxima tranquilidad posible en tan difíciles circunstancias. Por todo ello nunca encontraremos palabras que se ajusten lo suficiente para poder transmitirles el más profundo agradecimiento y reconocimiento por su dedicación ejemplar y encomiable trabajo».

Dejar respuesta

12 + 4 =