Agustín de Espartinas: «Ya era hora de poder torear este año»

0
828
El diestro sevillano Agustín de Espartinas.
El diestro sevillano Agustín de Espartinas.

El torero sevillano sustituyó el pasado domingo al diestro herido Rafaelillo en Estella (Navarra). Fue avisado con apenas 20 horas de antelación al comienzo de la corrida, de madrugada, y tuvo que componer cuadrilla y atravesar toda ESpaña para llegar a tiempo a la corrida de Cebada Gago, con la que triunfó.

Carlos Moya.-

     Desde que tomara la alternativa en la plaza de su Espartinas natal, en mayo de 2008, Agustín de Espartinas apenas había toreado más de dos o tres festejos en España, y algunos más en Sudamérica, donde estuvo durante el pasado invierno para abrirse camino más allá de nuestras fronteras. Mientras tanto, el joven matador de toros de la localidad aljarafeña, que ha cambiado incluso de apoderados desde su doctorado, ha ido pidiendo a gritos una oportunidad que en un par de temporadas no le había llegado. Hasta el pasado domingo.

     Sobre la marcha, y casi sin tiempo de maniobra para decidir nada, las ganas y la ilusión por volver a vestirse de luces le sirvieron para decir «sí» sin matices a la llamada teléfónica recibida a la una de la madrugada del pasado domingo, que le requería para sustituir a Rafaelillo en la localidad navarra de Estella. Agustín de Espartinas ni se paró a pensar que Estella estaba en el norte de España, ni en los kilómetros que tenía que hacerse para llegar a Navarra, ni tan siquiera que la corrida era del conocido hierro duro de Cebada Gago. Nada. Llegó al coso estellés y pegó: dos orejas y triunfador de un festejo en el que también se anunciaban dos matadores de toreo con más experiencia, como son Iván Fandiño y Paco Ureña.

     A partir de ahora, «no es que vea el camino más llano, sino igual que antes, pero con una corrida y dos orejas más en mi haber de esta temporada«, ha asegurado el diestro a SEVILLA TAURINA, que dice que seguirá entrenando todos los días para estar preparado y aprovechar la llegada de otra oportunidad como la del domingo. La faena al que hacía primero de su lote -tercero del encierro- fue «muy sentida, quizá por las ansias por volver a torear con las que venía desde Sevilla. Ese primer toro mío resultó muy noble. Me dejó arrastrarle la muleta y bajarle mucho la mano, pudiendo expresar lo que siento», ha manifestado el espartinero.

     «En este caso -reflexiona Agustín- le tocó desgraciadamente a Rafaelillo. De momento han quedado muy contentos conmigo por allí, y si hay más sustituiciones en ferias de Navarra dicen que me llamarán. No es mi intención entrar en los carteles sustituyendo a nadie, sino desde primera hora, pero si surge, bienvenido sea. Habrá que aprovechar de nuevo la opción que le dan a uno de sentirse torero».

     Por su parte, el apoderado del torero, Antonio Pascual, ha manifestado que «Agustín ha demostrado que está trabajando día a día y se ha visto que está muy preparado para afrontar lo que le echen. En este caso iba a una plaza y ante un ganado a contraestilo de su perfil, pero demostró que es un torero porque estuvo a la altura de las circunstancias. Hay que creer en las posibilidades de uno mismo y quién mejor que él». Para Pascual, «las dos orejas no es que hayan tenido una repercusión inmediata respecto a nuevas contrataciones, aún es pronto, pero si contarán con él para Tafalla y otros lugares cercanos a Estella si hubiera alguna sustitución».

     Y es que tanto para Tafalla y Estella contaban con Agustín desde el principio. «Eso estaba hecho desde mayo, pero con la condición de torear antes una corrida, que iba a ser la de Espartinas, pero al final no se celebró (dentro del frustrado evento organizado por Toromúsica). Al ya no contar con la corrida de su pueblo, ni de ningún otro lado, las condiciones que ponía el Ayuntamiento de Estella ya no se cumplían. Entonces, ante la baja de uno de los espadas, en este caso de Rafaelillo, el primero en el ‘banquillo’ era Agustín de Espartinas. Ni nos lo pensamos».

Dejar respuesta

5 + 9 =