Los demoníacos abonados

0
792
Oliva Soto será homenajeado por la Unión Taurina de Abonados de Sevilla.
Oliva Soto será homenajeado por la Unión Taurina de Abonados de Sevilla.

«..Sólo unos buenos aficionados, con sensibilidad y corazoncito, se atreverían a invitar a una cena de recuerdo por lo hecho en el albero sevillano a un tipo joven, sin nombre, sin glamour alguno, sin poetas que le cante por las esquinas, sin prensa del corazón detrás, antes que rendirse al boato de una cena con una máxima figura para hacerse mil fotos y pasarle la manita por el lomo cuantas veces sea necesario…» 

Francisco Mateos.-

     Pues resulta que al final no son tan ‘demonios’ como los pinta la empresa de Sevilla, sino que van a tener corazoncito y hasta eso que llamamos en Sevilla ‘sensibilidad’… Cuando todos los jurados se han entregado en cuerpo y alma al sota, caballo y rey (Manzanares, Morante y Juli); a quienes torean un día sí y otro también, con la solvencia de quien lidia al año un montón de corridas y disponen en el campo de cuantas vacas quieran torear; apuntados al lícito triunfo con los toros de las ganaderías con mayor posibilidad de cuajar faena, buscando la nobleza del toro que a veces traspasa la delgada línea del desrazamiento del toro de lidia, resulta que ha tenido que ser la Unión Taurina de Abonados de Sevilla, los ‘malos’ de la película –entre otros- para la empresa Pagés, los que han ‘rescatado’ del ya reciente olvido a lo realizado en la Feria por el joven camero Alfonso Oliva Soto.

     Sólo unos buenos aficionados, con sensibilidad y corazoncito, se atreverían a invitar a una cena de recuerdo por lo hecho en el albero sevillano a un tipo joven, sin nombre, sin glamour alguno, sin poetas que le cante por las esquinas, sin prensa del corazón detrás, antes que rendirse al boato de una cena con una máxima figura para hacerse mil fotos y pasarle la manita por el lomo cuantas veces sea necesario. Los abonados sevillanos, cuando ya todos los jurados han dictado sus trofeos, han levantado su voz firme para clamar por la existencia de Oliva Soto y el valor, multiplicado por muchos condicionantes personales y profesionales, de una oreja a ley cortada a un exigente toro del Conde de la Maza. Manda ‘güevos’ que hayan tenido que ser los abonados los que le dediquen un pequeño trofeo -el único- a Oliva Soto. Si estos –los aficionados de la Unión Taurina de Abonados- son los demonios para la empresa Pagés, yo prefiero quemarme en el infierno de esa sincera y dignísima cena a Oliva Soto antes que almorzar gloria bendita en el paraíso de las figuras con una experiencia a años luz del sevillano.

*Francisco Mateos es periodista taurino sevillano, redactor de Sevilla Taurina y colaborador en otros medios.

Dejar respuesta

uno × cinco =