El (otro) talante

0
913

«…Se equivoca Ramón Valencia. Yo qué quieren que les diga: si tuviera un negocio, por muy contentos que me crea que están mis clientes, existiendo uno, uno tan sólo, que está a disgusto, redoblaría mis esfuerzos para también intentar satisfacer de algún modo a ese cliente insatisfecho. Al menos, hacer como el que les oye: sentarse, oir y por este oído me ha entrado y por el otro me ha salido, pero la voluntad al menos demostrada…»


FOTO: Matito.

Francisco Mateos.-

     Hace algunos días titulaba un artículo de opinión con "El talante", en referencia a las sensaciones que me transmite la composición de la junta directiva actual de la Unión Taurina de Abonados y sus actuaciones durante la presente temporada. Creo que han hecho bien los deberes. Están trabajando, tienen ilusión y, sobre todo, ganas de ir arreglando ciertas cuestiones pasito a pasito. Pero destaco ese título de "El talante" para referirme a la Unión de Abonados de Sevilla porque han hecho del diálogo la mejor de las herramientas para alcanzar entendimientos y acuerdos. Y en cualquier orden de la vida, el diálogo es fundamental. Me descubro ante el talante de quienes anteponen el diálogo. Y ahí están las reunions (diálogos al fin y al cabo) que han mantenido con la delegada de la Junta de Andalucía, Carmen Tovar, y el teniente hermano mayor de la Maestranza, Alfonso Guajardo Fajardo.

     En cambio, como antítesis a ese buen concepto del talante de los abonados, hoy titulo con este "El (otro) talante". Tras esas dos reuniones mantenidas este año con dos de las patas más destacadas de la mesa del toreo sevillano, había que intentar mantener un diálogo directo con la empresa de la Maestranza; es decir, con los empresarios Canorea-Valencia. Los abonados no estaban convencidos en absoluto. Aducían que pedirles una reunión era perder el tiempo, ya que en los últimos encuentros -hace ya muchos años- la empresa les planteaba lo de las lentejas sobre los toros en Sevilla: "o las comes o las dejas"; es decir: "si no te gustan los carteles, no compres el abono". A pesar de ese pesimismo, en el encuentro con los periodistas, estos les sugirieron que deberían intentar reunirse con la empresa e intercambiar al menos opiniones. Y con ese talante positivo accedieron a hacer ese esfuerzo y plantear un encuentro con los empresarios. Así, mediante correo certificado, enviaron la misiva a las oficinas de la calle Adriano.

     Hasta el día de hoy (y ya ha pasado semana y media desde que recibieron la carta), los empresarios Canorea-Valencia no han contestado; quizás, recordando al genial Sabino en aquella noche de transistores del 23-F en relación al general Armada y su posible visita al Palacio Real, "ni está ni se le espera"… Pues algo así parece ser que lleva este asunto: ni ha contestado la empresa de la Maestranza a la petición de reunión de parte de sus clientes, ni se espera que lo haga. Es dificilmente comprensible que, por simple pudor, no recibia a los abonados si hasta la propia propietaria y dueña de la plaza -la Real Maestranza- lo han recibido. Pues no, el empresario Ramón Valencia -que desde hace unos meses parece que ha tomado el protagonismo absoluto de la empresa, eclipsando totalmente a Eduardo Canorea- se ha despachado tan a gusto en el programa 'El albero' de la Cope afurmand que "son un 'cerocomanosequéporciento' de los abonados y eso no es representativo", reprochándoles, además, que ya conocen por la prensa sus exigencias, y por tanto no hace falta que me vuelvan a manifestar directamente lo que ya les han manifestado a través de la prensa.

     En dos palabras: "Que no me reúno con los abonados". Se equivoca Ramón Valencia. Yo qué quieren que les diga: si tuviera un negocio, por muy contentos que me crea que están mis clientes, existiendo uno, uno tan sólo, que está a disgusto, redoblaría mis esfuerzos para también intentar satisfacer de algún modo a ese cliente insatisfecho. Al menos, hacer como el que les oye: sentarse, oir y por este oído me ha entrado y por el otro me ha salido, pero la voluntad al menos demostrada. Es la diferencia de talantes entre quienes anteponen el diálogo a la confrontación, y quienesn anteponen el "aquímandoyoypunto" a cualquier arbitrio de encuentro o negociación.

     La empresa sevillana destapa cada vez más sus cartas. Y cada vez baja más su credibilidad. Nadie duda a estas alturas que la empresa Pagés vive sus peores momentos de popularidad, confianza y credibilidad. Sus actitudes de negación, de comunicación o diálogo -y lo digo con conocimiento de causa- está haciendo aparecer no una, sino varias 'miscas cojoneras', usando el acertado argot de Álvaro Acevedo (que no dejas de ser, compañero Acevedo, otra 'mosca cojonera' más para la empresa).

*Francisco Mateos es periodista taurino sevillano, redactor de Sevilla Taurina y colaborador en otros medios.

mNOTICIAS RELACIONADAS:

 aLa empresa de la Maestranza no recibirá a la Unión Taurina de Abonados (Lunes, 26 de octubre).
 aLa Unión de Abonados de la Maestranza le presenta a Canorea una petición de reunión (Viernes, 23 de octubre).
 aOPINIÓN.- El talante (Jueves, 22 de octubre).
 aComunicado de final de temporada de la Unión de Abonados de Sevilla (Viernes, 16 de octubre).
 aLa Unión de Abonados solicitará una reunión directa con Eduardo Canorea y Ramón Valencia (Jueves, 15 de octubre).

Dejar respuesta

4 + doce =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies