Ese otro Curro Durán

0
926

«…Y ahí lo tienen, demostrando sentimientos, temple en sus formas, ritmo y despaciosidad en el trazo y el pellizco de un toreo que ya sorprende. Toreó a placer bravas y nobles becerras de Murube, con escaso oficio, sí, pero rebosante de ganas y valor hasta conseguir trasteos con absoluta solvencia, extraordinariamente emotivos y sugerentes a la vista de unos pocos privilegiados…»


FOTO: Matito.

Manuel Viera.-

     Lo ví por primera vez una fresca tarde de julio en 'La Cobatilla'. Allí, junto a su padre y maestro, esperaba impaciente su turno superando el miedo oculto tras el burladero convencido, muy convencido, de lo que quiere y puede llegar a ser. Luce aún cara de niño y hechuras de torero, y se le atisban maneras para llegar. Tiene quince años y le llaman Curro.

-"Manué, vente esta tarde pa'acá, que quiero que veas al chiquillo de Durán. Parece que tiene cositas, y me gusta. Le vamos a echar unas vacas y… a ver que te parece".

     Acudí presto a la llamada de José Murube. No sin una lógica preocupación debido a que la invitación del ganadero había llegado antes que la del torero.

"Manolo: este niño me está metiendo en un lío. Pero como lo tiene claro, no me queda más remedio que ayudarle y apoyarle. Como padre y como torero. Ya te avisaré cuando esté algo más puesto para que le eches un vistazo".

     Ya digo, el aviso vino antes de José que de Curro. Y allí estuve. En el silencio del campo bravo. En el burladero del ganadero. Deleitándome con las mismas e indiscutibles maneras de andar por el ruedo que en su día tuvo su progenitor. Con la verdad de su capote y muleta generando emociones en la gente que lo presenciábamos. Y sin un solo alivio en su toreo. Ese que le apasiona y desea heredar para emprender un camino difícil y complicado, pero ilusionante, para el que lleva en el cuerpo los genes toreros. Y ahí lo tienen, demostrando sentimientos, temple en sus formas, ritmo y despaciosidad en el trazo y el pellizco de un toreo que ya sorprende.

     Toreó a placer bravas y nobles becerras de Murube, con escaso oficio, sí, pero rebosante de ganas y valor hasta conseguir trasteos con absoluta solvencia, extraordinariamente emotivos y sugerentes a la vista de unos pocos privilegiados. Será o no será. Llegará o no llegará. Pero que nadie nos quite esta nueva ilusión. Se llama Francisco Damián Durán. Curro. 'Curro Durán'. Y es de Utrera.

*Manuel Viera es redactor y responsable de las crónicas de Sevilla Taurina, así como miembro del equipo del programa 'Toros y Punto', de Punto Radio Sevilla.

Dejar respuesta

siete + quince =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies