Un sinsentido

0
909

Real Maestranza – 14ª de la Feria de Abril, Jueves 10 de Abril de 2008

TOROS: Se iban a lidiar toros de la ganadería de Alcurrucén.

ESPADAS:Salvador Vega.
Salvador Cortés.
Daniel Luque.

INCIDENCIAS: Plaza casi llena. Festejo suspendido sin iniciarse la lidia debido al impracticable estado del ruedo por las lluvias.

Por tercera vez consecutiva, la corrida de toros de la Feria de Abril anunciada para esta tarde en la Maestranza ha sido suspendida por el presidente del festejo debido al mal estado del piso de la plaza. La decisión se adopta sin el consenso de los tres diestros actuantes, Salvador Vega, Salvador Cortés y Daniel Luque, que a toda consta querían «tirar palante» dado que no se contemplaba por la empresa el aplazamiento del festejo.


Los toreros inspeccionan el estado del ruedo a las seis y media.
FOTO: Matito.

Manuel Viera.-

Escándalo mayúsculo el que se ha producido esta tarde en la Maestranza con la suspensión de la 14ª corrida del ciclo continuado de Feria de Abril. Tercera suspensión consecutiva debido al fuerte temporal de viento y lluvia que azota Sevilla, aunque con la diferencia de que esta última se ha producido con el público ocupando sus localidades y a las seis y cuarto de la tarde, y por decisión exclusiva del usía de turno, mientras que en las dos anteriores la decisión se tomó en perfecto acuerdo entre el correspondiente presidente, las cuadrillas y la empresa.

A la habitual hora de las doce de la mañana se celebró el correspondiente sorteo de las reses que se lidiarían por la tarde, con el acuerdo de las partes implicadas: palco presidencial, representantes de los diestros actuantes y empresa, a pesar de que la inestabilidad atmosférica era manifiesta. Fuertes aguaceros caían sobre la ciudad de forma intermitente y el ruedo se encontraba en muy malas condiciones.

Pese a qua las predicciones del tiempo no eran halagüeñas para la tarde, la necesidad imperante de los tres diestros por hacer el paseíllo hacía que la decisión definitiva se tomara a la hora de comienzo de la corrida.

Y así fue. Los empleados de la plaza se afanaron, horas ante del festejo, en retirar el albero hecho lodazal, reemplazándolo por nuevo y seco. No obstante, un intenso aguacero caído una hora antes de comenzar la corrida volvió a dejar más de la mitad del ruedo impracticable. Ante esta situación,


Se pasa un primer cartel que anuncia
m dia hora de demora.
FOTO: Matito.

a las seis y media de la tarde se abrió la puerta de cuadrillas y representantes de la autoridad y diestros actuantes reconocieron el piso de la plaza. Minutos después, un tablón portado por dos empleados anunciaba el aplazamiento del festejo media hora. Y es aquí cuando comienza un sinsentido que provoca la sorpresiva reacción de Vega, Cortés y Luque.

Antes de que se cumpla la media hora de aplazamiento, a las 18:45 aproximadamente, el mismo tablón con los mismos empleados, pero esta vez escoltado por las fuerzas de orden público, anuncia la suspensión del festejo por única decisión del presidente, Antonio Pulido Plaza, ya que los tres matadores junto a sus cuadrillas vuelven a salir a los medios con expresivos gestos de querer torear, provocando diversas reacciones de un público que casi llenaba los tendidos, y que tomó partido por los tres matadores.

La situación se hace tensa cuando las fuerzas de seguridad irrumpen en el ruedo para retirar a los espadas, que mantienen su postura de querer torear. Conversaciones con el delegado gubernativo, con la policía, declaraciones a los medios… y una gente, que sin más protesta que la impotencia, va dejando vacíos tendidos y gradas a la espera de "mañana será otro día".

Es obvio que el ruedo no estaba para torear. Es obvio que la decisión de Antonio Pulido se hacía necesaria, pero no de forma impuesta y sí dialogada y consensuada con los que se han de jugar la vida ante un toro y en un lodazal. Pero no


En el exterior de la plaza, el fuerte viento derribaba las vallas policiales.
FOTO: Javier Martínez.

es de recibo que se tome, entre todos, la decisión de media hora de aplazamiento, y pasado quince minutos se le llame a los diestros actuantes para nuevas conversaciones y en ese tiempo se anuncie de manera contundente y sorpresiva la decisión de la suspensión.

El no contemplar la empresa de la plaza de toros de la Maestranza un posible aplazamiento, ni de esta ni de los dos festejos suspendidos, provocó en los tres jóvenes diestros la impotente decisión, atropellando la razón, de torear pese al barrizal, el viento y la lluvia. Porque Salvador Vega venía a Sevilla a la desesperada en busca de enderezar un camino zigzagueante desde las últimas temporadas. Porque Salvador Cortés, a pesar de su última Puerta del Príncipe en esta plaza, sigue buscando el triunfo que le alivie la complicada situación de la temporada. Y porque Daniel Luque se presentaba de matador en esta plaza con la ilusión de un joven torero con proyección y seguro de sus posibilidades. Si la empresa les anuncia el aplazamiento a la mañana del sábado de Feria se hubiese evitado el esperpéntico caso vivido esta tarde en Sevilla. De cine negro.

NOTICIAS RELACIONADAS:

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

Dejar respuesta

siete + 1 =