El sevillano Diego Ventura, «pichichi» en Espartinas

0
916

El sevillano Diego Ventura, «pichichi» en Espartinas 

Espartinas – Corrida conmemorativa de la inauguración, Sábado 8 de Marzo de 2008

TOROS: Se han lidiado cuatro toros de Hermanos Tornay y dos de Arucci -primero y cuarto, para rejoens-, de buena presentación y desigual juego, siendo la nota dominante la escasez de fuerzas.

ACTUANTES:Diego Ventura, una oreja, y dos orejas y rabo.
Manuel Díaz "El Cordobés", de rosa y oro, una oreja, y una oreja con fuerte petición de la segunda.
David Fandila "El Fandi", de nazareno y oro, una oreja, y dos orejas.

INCIDENCIAS: La plaza se llenó en tarde soleada.

El rejoneador sevillano Diego Ventura se alza triunfador de la corrida celebrada en Espartinas al cortar tres orejas y un rabo. Arreó El Fandi, que logró tres trofeos, y no se dejó ganar la pelea el veterano y desenfadado Manuel Díaz «El Cordobés», recompensado con dos orejas.


Los tres actuantes en la salida final a hombros.
FOTOS: Arjona (Toromedia).

Elena Aguilar Riqueni.-

La buena actitud de los tres toreros fue lo más destacado de un encierro que, sin ser malo ni inservible, no terminó de 'romper'. Abrió plaza Ventura a cabalgaduras de 'Vizir', un caballo tordo rodao. El primer toro de Arucci, negro zaíno, reservón y sin fuerzas, arreó al sentir el primer rejón de castigo. Pronto acusó su falta de fuerzas y raza para seguir a los equinos. Bravucón al sentir los castigos siempre esperaba y se aquerenciaba en las tablas. A lomos de 'Manzanares', tordo albino, clavó una primera banderilla en todo lo alto saliendo del encuentro con dos lucidas piruetas. A partir de entonces el toro, emplazado en los medios, comenzó a esperar al jinete que, con batidas tierra a tierra, tuvo que pasar en falso en seis ocasiones. Lo más espectacular llegó con el tordo en fase blanca 'Té', que con cambios de mano a un tranco hizo las delicias y permitió al torero clavar de forma brillante. El alazano y calzado 'México' se arrimó a las órdenes de las piernas del revolucionario jinete, que tras sendos pares de banderillas cortas se desplantó con el mexicano adorno del teléfono. Su oponente cayó sin puntilla tras el segundo rejón que el jinete clavó en todo lo alto.

Su segundo toro resultó más


El sevillano Diego ventura, un claro triunfo.

colaborador. Falto de fuerzas, desarrolló más acometividad. El momento de mayor espectacularidad y riesgo llegó tras la ejecución de un quiebro para clavar de dentro a afuera un par de banderillas que avivó al toro y con acometividad persiguió la cabalgadura de 'Guaraná', que se refrescó del acoso con la desenvoltura del galope espalda adentro y grupa afuera. El de mayor vibración en banderillas cortas con el tordo picaso 'Morante', caballo de pellizco. En alarde de raza, compenetrado con su jinete, se echó en lo alto para que bien pudiese clavar Ventura saliendo de la suerte con mordiscos al toro. Mató de un certero rejonazo que cayó levemente contrario.

El Cordobés, muy dispuesto toda la tarde, sacó su toreo heterodoxo y revolucionario en el primer toro, que brindó al público. Un toro al que le faltó recorrido y adoleció de fuerza pero que fue noble. Esta condición la aprovechó Manuel para divertir al público con su particular repertorio de desplantes de espaldas, saltos de la rana, cabezazos, y toques de pitón. Acabó con su enemigo de una estocada que cayó en lo alto pero con el defecto de estar algo tendida. Usó el descabello en tres ocasiones.

Su segundo oponente, un castaño listón y altote, no se empleó en el capote; se movió echando las manos


Buen natural de El Cordobés.

por delante y sin repetir. El escaso recorrido fue aprovechado por el torero en la muleta en sendas series de derechazos que hilvanó a base de llevar al toro cosido, sometiéndolo y sin perderle pasos. Insistente en la faena remató con un pase de pecho de rodillas y desplante. Una estocada hasta la empuñadura algo contraria hizo rodar al toro sin puntilla.

Fandi, más discreto con su primer toro, un colorao listón ojo de perdiz que se vencía por el derecho y que escaseó recorrido y fuerzas, apretó el acelerador en su segundo oponente tras el revulsivo de Ventura. Con repertorio capotero, en el saludo lanceó de rodillas y de pie alternó la verónica con la chicuelina. En el tercio de varas galleó por chicuelinas al paso para colocar al toro en suerte. Remató con un quite por gaoneras y otro por tafalleras. Volvió a brillar en el tercio de banderillas produciéndose los momentos de mayor intensidad ante un público que aún no acostumbrado a la frecuencia de su excepcionalidad terminó en pie. La faena decreció en altura pese a contener momentos de calidad y desenfado en el tercio de muleta. El toro fue el más colaborador de la tarde; se arrancaba de largo y repetía, pero sin el poderío necesario para la muleta del dominador Fandi.

VER GALERIA COMPLETA | VOLVER A TEMPORADA

Dejar respuesta

15 − trece =