REAL MAESTRANZA - 14ª Feria de Abril

Lo quiso Sevilla: Padilla por la Puerta del Príncipe

0
1343
Juan José Padilla.
Juan José Padilla.

El ‘ciclón de Jerez’ ha cortado tres orejas y ha salido a hombros por la Puerta del Príncipe porque así lo quiso Sevilla en una tarde distinta con un público a favor del triunfalismo. Un apéndice ha paseado El Fandi, mientras que Finito de Córdoba ha saldado con silencios sus dos faenas. Variada corrida de Fuente Ymbro. 

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Fuente Ymbro, de aceptable presentación y desigual juego. De escasa fuerza y a la defensiva el primero; noble y de buen pitón derecho el segundo; descastado y sin calidad el tercero; blando y de escaso fondo el cuarto; encastado el quinto; y bravo el sexto.

ESPADAS: Finito de Córdoba (de negro y oro), silencio y silencio.

-Juan José Padilla (de azul y oro), oreja y dos orejas.
El Fandi (de nazareno y oro), silencio y oreja.
 
INCIDENCIAS: Tres cuartos de plaza. La corrida comenzó con media hora de retraso debido a que se tuvo que acondicionar parte del ruedo por las lluvias.


 

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lamaestranza.es
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
LA ESPERA DE PADILLA
Javier Martínez
LOS TOROS, UNO A UNO
Javier Martínez
 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

 Padilla hace realidad su sueño: abrir la Puerta del Príncipe. 

  

CLICK PARA IR A LOS ARTÍCULOS
AL NATURAL
Y yo que me alegro

Francisco Mateos
DIEZ GANANDO UN PASO
Después de la tempestad, el ciclón

Javier García Baquero
LA VOZ DEL ABONADO
La Maestranza encumbra el toreo de mercadillo

Unión Taurina de Abonados de Sevilla
LA CORRIDA, AL COMPÁS
¡Padilla! Tú y Sevilla

Fernando Naranjo
LA PINCELADA
Pérez Indiano

 


Manuel Viera.-

     La fe en la superación, la fuerza por conseguirla, la ambición desmesurada por volver a ser lo que fue, sensibilizó al público de las plazas de toros a partir de aquel triste suceso de Zaragoza. Hoy, Padilla, ha vuelto a sensibilizar a la gente, que casi llenaba los tendidos de la Maestranza, hasta el punto de premiarle su ejemplar esfuerzo con la siempre soñada Puerta del Príncipe. Como ser humano me emociona ver cumplido el deseo de tan alta distinción por vencer la desgracia con desmesurada y ejemplar entrega; como aficionado me entristece que Sevilla regale tal honor por tan escaso toreo.

     Él, en la plaza, sigue siendo para el público sinónimo de riesgo, de voluntad, de entrega, de esfuerzo desmesurado con el que convierte la lidia en gozo y alegría de una gente, deseosa de divertimento, festera y sin exigencias, que lo idolatra. Su estilo sigue siendo el mismo y la forma de desarrollarlo semejante. La cercanía que mantiene con el toro, el empuje, la fuerza concentrada…dejó momentos en la plaza de indudable gozo, aunque impregnara su toreo, no sin esfuerzo, de aires populares. Y es que hay gente que disfruta sin ínfulas con este torero mordaz y de arrolladora personalidad. Y porque no hay nada más intencionado que su ambición por el triunfo, y más ahora que comenzaban a escucharse las primeras voces cuestionando su privilegiada situación en la ferias.

     Rara vez Padilla defrauda las expectativas y hoy volvió a mostrar sus argumentos para convencer. Dos portagayolas de impacto. Solvente con el capote. Valor desmedido y estocada en ambas faenas. Al manso segundo, muy tardo en las telas, lo banderilleó con trabajo y lo toreó de hinojos con la diestra para prologar faena. Algún que otro entonado muletazo a derechas y, de inmediato, circulares enroscándose el toro en la cintura que entusiasmaron al público. No pudo por el izquierdo y acabó por manoletinas para dejar después el estoque desprendido. La oreja fue a sus manos.

     El quinto de Fuente Ymbro transmitió su casta a los tendidos y bien que la aprovechó el diestro de Jerez para gustarse con el capote en verónicas aplaudidas. Galleó por chicuelinas para llevar el toro al caballo. Clavó banderillas ante el fervor popular, para después iniciar faena de rodillas con vibrantes muletazos diestros. Ya de pie, no duda en el toreo circular que tanto gustó a unos tendidos deseosos de divertirse. Con la izquierda lo intentó sin conseguirlo. La embestida sin humillar del buen toro de Ricardo Gallardo no se lo permitió. Algún que otro derechazo entonado antes de unos ayudados por alto y la estocada que fulmina. Las dos orejas pedidas con clamor, y concedidas por un presidente condescendiente, le posibilitaban la deseada salida por la añorada Puerta del Príncipe.


Sigue siendo para sinónimo de riesgo, de voluntad, de entrega, de esfuerzo desmesurado con el que convierte la lidia en alegría de una gente, deseosa de divertimento sin exigencias


     El Fandi tuvo en el bravo sexto, el mejor toro de la corrida, la posibilidad del triunfo, pero la faena, desigual y discontinua, quedó a medias y sólo rellenada por unos molinetes finales de rodillas con los que enardeció los tendidos. Pese a la estocada en los bajos la oreja no se hizo esperar. Ridículo premio que el palco presidencial, riguroso con el reglamento, concedió. Con el descastado y deslucido tercero no más que su habitual espectáculo con las banderillas.

     Finito de Córdoba no tuvo toros para la expresividad de su toreo. Con el flojo y soso primero dibujó escasas muestras de su buen gusto con la diestra. Y con el blando y descastado cuarto los buenos destalles de su concepto estético quedaron en nada. A ambos los mató mal.


AL NATURAL

 

Y yo que me alegro

Francisco Mateos.-

     Se veía venir. Que nadie se rasgue ahora las vestiduras; ya es tarde. O al menos, yo no, porque lo vengo diciendo. Que la Junta de Andalucía tiene al toreo olvidado completamente, y yo que me alegro. Que en el palco de Sevilla hace años que padecemos a presidentes sin criterios ni uniformidad, más ‘taurineando’ que de aficionados, blanditos, blanditos, y yo que me alegro. Que los delegados/as que van pasando al frente de la Delegación de la Junta en Sevilla nos toman el pelo diciendo que los presidentes van a velar por la Fiesta y elevar el listón de las exigencias. y después es todo lo contrario, y yo que me alegro. Que el toro que se lidia en Sevilla generalmente está por debajo de la presentación que debía tener para esta plaza, y yo que e alegro. Que se aplaude todo, se pica nada, se deja en ruedo a animales moribundos, y yo que me alegro. Que hace décadas que no se envía un pitón a análisis post-mortem, y yo que me alegro. Que se conceden orejas por faenas compuestitas, rematadas de estocadas caídas o bajas, y yo que me alegro. Que el premio de dos orejas de la segunda faena de Padilla de hoy es el mismo premio a lo realizado ayer por Morante, o la primera faena de Ureña, o el faenón de Escribano al toro indultado de Victorino, y yo que me alegro. Que la primera oreja de Padilla hoy y la lograda por Fandi en el sexto es el mismo premio que lo realizado por El Juli, y yo que me alegro. Que Escribano con la enorme actuación con los ‘victorinos’ y el indulto de un toro no salga por la Puerta del Príncipe y Padilla hoy con lo realizado sí tenga ese premio, y yo que me alegro. Que esta es la plaza que queremos los sevillanos porque así lo consentimos entre todos, y yo que me alegro. Y de lo que me alegro -ya sin ironía, al margen de premios, orejas o Puerta del Príncipe- es que un torero como Padilla, que se ha dejado media vida en los ruedos y que defiende la Fiesta ofreciendo la verdadera dimensión del esfuerzo y valores del toreo, sea hoy el hombre más feliz del mundo.

 


 

DIEZ GANANDO UN PASO

Después de la tempestad, el ciclón

Javier García Baquero.-

  1. Decía mi abuela que «días de mucho, víspera de poco». Pues mucho pasó ayer, con ese Morante desatado, El Juli enrabietado y el descaro de Roca. Después de esa tempestad, hoy ha sido el Ciclón de Jerez el que la ha montado. Juan José Padilla tenía la llave de la Puerta del Príncipe, cerrada desde hace un año.
  2. Un buen lote, dos portagayolas de inicio, dos estocadas arriba de final, en medio capote, banderillas, series con ambas manos con la gente jaleando, la música suena, el ciclón ciclonea. Esa es la historia de esta Puerta del Príncipe. Una Puerta del Príncipe de pueblo y para el pueblo, sin intérpretes ni pactos, sin cursiladas, sin arte ni prensa del movimiento.
  3. Que nadie ningunee ni ‘cero coma’ el sueño de lo que hoy ha conseguido Padilla. Que se lo piensen mucho los armados de la pureza, los enemigos de Matilla y de Padilla, los que ‘saben de esto’, los que piden entradas de aficionados, los que dan carnets de toreros de Sevilla, los blogueros pelotas, los tocahuevos del Twitter.
  4. Aquel ‘Panaderito’ -un tío, oiga-, un hombre todo carácter torero, ha cortado tres orejas y ha salido por la puerta más grande del toreo como un ciclón. Lo demás es literatura, rencores, manías, complejos y milongas.
  5. Lo que mandó don Gallardo a Sevilla no era un ciclón, pero si fue una corrida de toros muy normal. Parece mentira que sean los hermanos segundones de los ‘jandillas’ de hace unos días. Una buena corrida de toros, tres orejas y buena presentación, dos toros aplaudidos. Bien.
  6. Finito es un ciclón tranquilo de torería clásica y pura. En esta ganadería se le quiere y él la quiere cuando se apunta el sábado de Feria. No se podía pedir que saliese como un ciclón.
  7. Fandi es un torero banderillero en toda la extensión de la palabra. Tiene un producto, es estable, se llevó el toro de la corrida, hizo lo que sabe y dos series al natural ‘mu güenas’; se va con el mismo triunfo constante que, por ejemplo ‘Juli’. Nada más que decir, señoría.
  8. A ver, como una ola, se me vienen a la cabeza las últimas Puertas del Príncipe: Diego Ventura a caballo en las dos penúltimas ferias; Espartaco, sin tres orejas, ni falta que le hacían, en su despedida; Garrido y Borja Jiménez en 2014 como novilleros con caballos; Serna sin caballos; y quizá para una Puerta del Príncipe de matador de toros con tres orejas, Juli el domingo de Resurrección en 2013, se nos habrá escapado alguna.
  9. Harto estoy de la uniformidad, de la globalidad, de la rutina de lo correcto, de la dictadura de lo esperado. Han sido toreros de esta plaza el viejo Litri, El Cordobés, Manili, y no pasa nada; los elitistas orinadores de perfumes, que se tapen.
  10. El toreo siempre supo acoger la personalidad, el distinto, lo complementario, la diferencia de estilos. No entro en la justicia de que Padilla esté en unos carteles; hablo de su actitud en la plaza. Un ciclón, un tío grande. Yo me alegro por tí, Juanjo; y por el toreo, idiotas.

 


 

LA VOZ DEL ABONADO

La Maestranza encumbra el toreo de mercadillo

Unión Taurina de Abonados de Sevilla.-

     Los que piensan y pregonan que la Maestranza es la catedral del toreo, después de lo presenciado esta tarde, ya pueden apresurarse a rectificar. El problema para cambiar el rumbo es que son muchos los responsables y ponerles de acuerdo no es nada fácil. La Junta de Andalucía, responsable administrativa taurina, no se implica y se encuentra adormecida en manos de los taurinos. Los taurinos se encuentran felices y contentos con el actual estado de cosas; se preocupan más del dinero que de ofrecer calidad en los espectáculos.

     La autoridad que dicen se encuentra depositada en aficionados de reconocido prestigio es una falacia que nadie cree porque ni son aficionados y el prestigio nunca lo demostraron. El palco de Sevilla es una auténtica vergüenza. Aprueban toros con cierto trapío para las corridas donde no se anuncian figuras y claudican cuando se acartelan los mandones del escalafón. Conceden orejas con la mínima exigencia, sin tener en cuenta la categoría de la plaza y son incapaces de aguantar una bronca para recuperar el prestigio perdido del coso.

     El aficionado silente que se marchó hace años a su casa dejó en los tendidos a un público eventual y festivalero, ignorante de las elementales reglas del toreo. Esta tarde este público impuso, con la anuencia de Fernando Fernández-Figueroa (si tuviera un ápice de afición debería dimitir de inmediato), que un torero con su labor bullanguera provocadora del aplauso fácil y total ausencia de calidad saliera por la Puerta del Principe. Padilla vino a Sevilla a hacer su toreo de plaza de tercera, a sabiendas que si los toros le respondían obtendría la Puerta del Principe de mercadillo para anotar en su curriculum. Debe darle gracias a su banderillero Miguel Peña, que en sus dos toros realizó una labor extraordinaria rematando con múltiples machetazos la muerte y con ello retrasando el arrastre de los despojos por las mulillas, todo ello para aumentar la presión que el presidente aficionado de muy reconocido prestigio no supo aguantar.

     El Fandi intentó conseguir con los mismos mimbres que Padilla el mismo éxito, pero falló en entrega y decisión en sus faenas. Aún así, le fue regalado un trofeo en su segundo toro tras cobrar una estocada más próxima a la barriga que al morrillo.

     Finito de Córdoba es torero de arte y ninguno de sus dos toros se prestaba a ese lucimiento de hondura y calidad que nos tiene acostumbrados. Sus enemigos descastados y faltos de fuerza no eran apropiados para su tauromaquia. Pasó desapercibido.

 


 

LA CORRIDA, AL COMPÁS

¡Padilla! Tú y Sevilla

Fernando Naranjo.-

Qué bonita y sevillana
se presentó la corrida;
mas de casta desvaída
su hermosura gaditana.
Tan sólo cuajo y badana
sin entregarse un momento;
no permitió el compás lento
‘pa’ un disfrute ocasional
del tendido en general,
hoy tan cubierto y atento.

Con el triunfo de tu sueño,
en un compás sostenido,
dos lágrimas he vertido…
Desdibujado diseño
con la fuerza de tu empeño
el pórtico maestrante
alcanzaba hoy importante
y pone en precio tu gloria;
Sevilla en seria memoria
se te rindiera galante.

Hasta nubes pijoteras,
ya lejos del tejadillo
de este viejo Baratillo,
olvidando sus quimeras,
quisieron ser la primeras
en jalear tu faena,
tras esta noche serena
para premiar el tesón
de tan honrada razón.
Pirata: mi enhorabuena.

 

De vacío tu compadre.
Califa sin Califato,
de tan elegante trato
y torear sin alarde.
Hoy acarició la tarde
pero la tarde fue esquiva,
poco a poco cuesta arriba
fue apagándose el candil
como chubasco de abril;
fría fue su despedida.

Con sendas portagayolas
la honradez de un nazarí;
¿o quizás un sefardí?
Lleva compás de pianola
de toreo a la española
y de los tercios, experto;
por donde el toro anda suelto
queriendo imponer su ley.
Él es un zambo virrey
y resuelve todo entuerto.

Mi aplauso a la Maestranza
por tener un corazón
más grande que la razón,
le otorgo yo mi confianza.
Pues se viste de esperanza
y sabe premiar la hombría,
hoy me llevo una alegría
pues supo con elegancia
premiar con toda fragancia
a un soñador de valía.


LA PINCELADA (Pérez Indiano)

 

Autor del apunte: José Tomás Pérez Indiano.

Uno, dos y tres,
luego tres capotes en el redondel.
puntos cardinales de una geografía de sol y de sangre,
y el toro en el sur.

 


GALERÍA GRÁFICA (lamaestranza.es)

Finito de Córdoba.

Finito de Córdoba.

Finito de Córdoba.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla. El Fandi. El Fandi.
El Fandi. El Fandi. Juan José Padilla.

OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

La lluvia obligó a recomponer el ruedo y un cierto retraso.

Nuevo día de paraguas e impermeables en la Maestranza.

Detalle de la cabeza de uno de los toros de Fuente Ymbro.

Padilla, a portagayola.

Larga de Padilla al segundo...

...y al quinto.

El Fandi en banderillas.

Padilla, de rodillas.

Padilla, par al violín.

 


LA ESPERA DE PADILLA (Javier Martínez)

 

FOTO: Javier Martínez.

Juan José Padilla había cortado una oreja en su primero. En tarde de un público muy distinto, menos exigente y más festivo, se veía venir que Padilla iba a ir a por todas en su segundo toro. Se entregó y tras caer el toro afloraron los pañuelos. Llegando a la barrera ya asomó el primer pañuelo con una oreja. Se empezó a pedir la segunda mientras a Padilla no le quedaban fuerzas ni para estar en pie de los nervios, sentado en el estribo de las tablas, rogando a Dios con las manos cruzadas, mirando de reojo al palco, rezando y rezando, y más nervios… Y al final estalló en alegría cuando asomó el segundo pañuelo que le sumaba la tercera oreja y le abría por primera vez en 22 años de matador la Puerta del Príncipe. su sueño. Abrazos con sus amigos en el callejón y con Fandi y Finito, y un hombre feliz en una vuelta al ruedo para su recuerdo,

 

 


LOS TOROS, UNO A UNO (Javier Martínez)

Primer toro.

Segundo toro.

Tercer toro.

Cuarto toro.

Quinto toro.

Sexto toro.

 

 


 

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

cinco × uno =