REAL MAESTRANZA - 2ª Feria de Abril

Nazaré y la bravura

0
2197

A la interesante y brava corrida de Fuente Ymbro, el sevillano Antonio Nazaré le cortó la oreja al cuarto, un gran toro. El mexicano Arturo Saldívar fue silenciado en ambos oponentes. El diestro sevillano Javier Jiménez, que cerraba cartel, fue ovacionado. Nazaré sufrió una fuerte voltereta, con fisura costal.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado toros de Fuente Ymbro, bien presentados, bravos y encastados. El mejor, el cuarto, un gran toro por bravura y calidad. Encastado fue el segundo, y tuvo calidad el tercero. No humilló el primero, flojo resultó el quinto y con poco fondo el sexto.

ESPADAS: -Antonio Nazaré (de azul y oro), ovación y oreja.

-Arturo Saldívar (de nazareno y oro), silencio y silencio.
Javier Jiménez (de verde y oro), ovación y silencio.
 
CUADRILLAS: Saludaron en banderillas tras parear al tercero Lipi y Ricardo Izquierdo.
   
INCIDENCIAS: Antonio Nazaré fue reconocido en la enfermería de una «contusión costal en hemitórax izquierdo y varetazo en región occipital. Se practica infiltración costal y se recomienda estudio radiológico». Menos de un tercio de plaza.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
Javier Martínez
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
LOS TOROS, UNO A UNO
Javier Martínez

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

 

 

 

Antonio Nazaré, tras cortar la oreja del cuarto. (FOTO: Javier Martínez) 

 

CLICK PARA IR A LOS ARTÍCULOS
AL NATURAL
¿Y el ‘ambientazo’ de taquillas?

Francisco Mateos
LA VOZ DEL ABONADO
Toros desaprovechados y banda del Empastre

Unión Taurina de Abonados de Sevilla
PATIO DE ARRASTRE
«Ojalá le sirva…»

Sixto Naranjo

 


Manuel Viera.-

     No es el toro el que tiene que adaptarse al torero, sino que es el torero el que tiene que adaptarse al toro. Al toro bravo. A la complicación que supone la casta. Y hoy la hubo, en elevada dosis, en tres morlacos de la interesante corrida de Fuente Ymbro. Fue el cuarto un gran toro. Un toro bravo que exigió ideas claras para transformarlas en la realidad de una faena que no fue fácil pese a su aparente facilidad.

     Antonio Nazaré mostró aplomo y fue cogiendo seguridad a medida que fue incrementado, e hilvanando, el número de muletazos diestros haciendo creíble lo hecho y lo dicho. Y la faena fue subiendo de interés según transcurría. Después echó el resto con una despampanante serie de muletazos diestros en los que el trazo se alargaba sin llegar a acabarse. El toreo a derecha constituyó la columna vertebral en la que se sustentó la faena. Acaso fue el trazo más específicamente emotivo de un trasteo bien ligado, de generosa ejecución y pleno de rigor. Tres naturales de nota y una trinchera limpia y transparente fueron epílogo de una faena de oreja.


Fue el cuarto un gran toro. Un toro bravo que exigió ideas claras para transformarlas en la realidad de una faena que no fue fácil pese a su aparente facilidad


       Sin embargo, el primero pecó de no humillar, fue pegajoso y aminoró su recorrido a mitad de la lidia. Nazaré inició el trasteo con tres templados muletazos diestros y enseguida se echó la muleta a la izquierda. No tuvo tiempo de trazar un sólo natural. El complicado toro lo volteó de mala manera saliendo del envite con síntomas de enorme dolor. Se paró el morlaco y, a toro parado, acabó con él de un perfecto volapié.

     Arturo Saldivar encontró también en el buen segundo las complicaciones de la casta. Tanto es así que le costaba un mundo bajar la mano y someter la embestida. Muy inseguro con la izquierda no fue capaz de mandar en la embestida. Se perdió en estériles intentos a través de un toreo de esos que lastran la pureza. El quinto fue un toro noble y de mostrada calidad en su embestida, pero claudicó en la muleta por su escasez de fuerzas. El mexicano dibujó muletazos sin emoción. Mostró su estética en un toreo de escaso y emotivo contenido. A ambos los mató mal.

     Quizá lo hecho estuvo condicionado por las circunstancias de los tres desarmes que sufrió Javier Jiménez durante la lidia. Sin embargo, mereció algo más que la ovación final el buen toreo realizado al tercero, otro gran toro de Ricardo Gallardo. Tal vez lo mejor estuvo en la solidez de la diestra, que hizo que todo aquello fuese suficiente para transmitir emoción. Fueron muletazos largos, despaciosos, ligados y rematados. Lo tuvo muy claro al ponerse donde hay que ponerse hasta redondear lo hecho. Hubo mucha verdad para emocionar con un toreo ejecutado apenas sin salirse de una baldosa. Después pinchó antes de la estocada.

     El flojo y noble sexto se desfondó en los inicios de faena. Así que lo mucho y bien hecho por el sevillano de Espartinas careció de emoción.


AL NATURAL

¿Y el ‘ambientazo’ de taquillas?

Francisco Mateos.-

     La plaza de la Maestranza tenía hoy un aspecto tenebroso, fantasmagórico… Parecía un edificio abandonado, algo residual. Un cuarto de plaza y muy justito. Aún así, quizás le saque tajada la empresa al dineral que cuesta cada boleto, y vaya usted a saber qué gastos había hoy con este cartel… Como se adjuntan en las extensas galerías que le ofrece SEVILLA TAURINA, los tendidos de sol estaban vacíos. Y los de sombra ¡ojo! semivacíos. Apenas una docena de maestrantes, ni un sexto del aforo de su exclusivo y amplio palco. Burladeros de callejón, como el de la Policía, vacíos… Eso sí, el largo burladero de la Junta de Andalucía, el de los políticos, familiares, allegados, advenedizos y demás especímenes del peloteo y el mangazo, colocó un día más el ‘No hay billetes’.

     Pero, ¿qué ha pasado con ese ‘peaso ambientazo’ en las taquillas que nos vendió la empresa semanas atrás? «Gran ambiente en el primer día de venta de abonos», «Gran ambiente en el primer día de venta de entradas», «Largas colas y aficionados aguardando desde varias horas antes de la apertura de taquillas»…  ¿Qué ha pasado? Sólo ha hecho falta esperar un par de semanas para ver la realidad… Pero a varios periodistas y medios se la coló doblada la empresa, no contrastaron la información ‘in situ’ y publicaron a pies juntillas lo del ‘ambientazo’ en las taquillas… En uno de los comunicados llegaba a decir la empresa de Canorea que «la cola se extendía por toda la calle Antonia Díaz». De risa. Los pocos que estábamos hoy en la plaza no ocupábamos ni la mitad de la calle Antonio Díaz.

     Habrá tres o cuatro días de aparente lleno, pero la realidad es que el abono se lo ha cargado la empresa con su nefasta gestión. La gente se apunta a las cuatro o cinco corridas que medio le interesa. Los festejos fuera de la ya recortada temporada tienen muy poco público. La afición de Sevilla guarda el resto de su dinerito para ir a Jerez a ver a Morante, a Huelva para ver a José Tomás, o al Puerto para ver a Perera y El Juli… Nombres que hasta hace poco hacían de esta plaza el centro del universo taurino, con llenazos tras llenazos en tardes de máxima expectación. Lástima de las tragaderas de los pasivos maestrantes con la pésima gestión de Eduardo Canorea y Ramón Valencia, esos que nos vendían hace dos semanas el «enorme ambientazo» y las «largas colas» de las taquillas… ¡Tequiéiya!

 


LA VOZ DEL ABONADO

Toros desaprovechados y banda del Empastre

Unión Taurina de Abonados de Sevilla.-

     Los toros de esta tarde de Fuente Ymbro están a medio camino entre los ‘medios-toros’ de las ganaderías preferidas por los ausentes más Manzanares, y aquellos toros de encastes minoritarios que exigen más lidia que toreo.

     Quizás nos explicamos el por qué estos toros no se anuncian con los ausentes más Manzanares. Los que mandó Gallardo a Sevilla esta tarde, al menos, sin ser nada del otro jueves, han plantado más pelea en los caballos de lo habitual. Han llegado a la muleta pidiendo guerra, aunque unos más que otros. Destacó en positivo sobre todo el encierro el cuarto, de nombre ‘Turulato’. Cumple en las dos varas y llega a la muleta dibujando dos cortijos por ambos pitones. Repetía y repetía, cara baja, fijeza y transmisión. El lunar negro fue el quinto, tullido de las manos que debió ser devuelto y el presidente, muy terco, lo mantuvo en el ruedo. Se vio que no servia para nada. El resto de sus hermanos exigían manos bajas, firmeza y mucho temple, cualidades que los toreros no tenían en su guión esta tarde.

     El mexicano Saldívar estuvo mal sin paliativos. Duda con las distancias, muleta a media altura, escaso temple, Por eso topó con el silencio, cómplice de fracasos en esta plaza.

     Nazaré ha tenido su gran oportunidad de un triunfo grande y se ha quedado en cuarto y mitad. La oreja de ‘Turulato’ sabe a poco. Un toro que hace el avión, hocico por el albero y repetidor requería más temple y cierta estética; anduvo más bien desbordado por la gran calidad del toro. En el primero de la tarde estuvo en plan pegapases que no decían absolutamente nada.

     Javier Jiménez torea con esa gracia sevillana que llega a los tendidos. Debe tranquilizar su toreo. Las prisas nunca son buenas y los desarmes, demasiados, aunque la banda del Empastre, perdón de Tejera, empujó con sus notas. De nada le sirvió, porque sus faenas tienen altibajos, alternando pases buenos con enganchones y aceleraciones.

     Resumiendo, que se fueron al desolladero más orejas de la cuenta. Cuando hay toros… no hay toreros. Destacó Lipi en banderillas.

 

 

 


 

PATIO DE ARRASTRE

«Ojalá le sirva…»

Sixto Naranjo.-

     Lo habremos escuchado la tira de veces cuando un torero modesto o con proyeccción toca pelo o sale a hombros en un plaza de relevancia: «Ojalá le sirva…». A Antonio Nazaré no sé si le servirá o no la oreja que paseó este jueves en la Feria de Abril de Sevilla. Otra más. Al menos, el paso no lo ha perdido. Pero según esta montado esto, me pregunto: ¿De verdad le servirá de algo esta oreja?

     Con los carteles de las corridas de toros en Las Ventas cerrados hasta pasado San Isidro, y estamos hablando de mediados de junio, y unas ferias que siguen las consignas del ‘sota, caballo y rey’ imperantes, es injusto que toreros como Antonio Nazaré se vean abocados a la desesperación y a esperar unas migajas que no deberían de ser tales.

     Nazaré, además, llegaba a Sevilla con la injusticia de haberse quedado fuera de San Isidro, sin la sensibilidad de la empresa Taurodelta de acordarse de él tras haber caído lesionado en la Feria de 2014. Difícil papeleta, porque para toreros como él y en su situación, dar un paso en falso en una de sus contadas actuaciones sería verse arrastrado al ostracismo.

     El sevillano se volvió a reivindicar, cortó su oreja y ahora queda que la justicia taurina haga le resto. «Ojalá le sirva…».


*Sixto Naranjo es director del programa ‘El albero’ de la Cadena Cope.

 


GALERÍA GRÁFICA (Javier Martínez)

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Antonio Nazaré.

Arturo Saldívar.

Arturo Saldívar.

Arturo Saldívar.

Arturo Saldívar.

Arturo Saldívar.

Arturo Saldívar.

Javier Jiménez. Javier Jiménez. Javier Jiménez.
Javier Jiménez. Javier Jiménez. Javier Jiménez.
Javier Jiménez. Javier Jiménez. Javier Jiménez.

OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

Varios tendidos de sol, vacíos.

Tendidos de sol, despoblados.

Tendidos de sombra impares.

Tendidos de sombra pares.

Sin gente, la plaza más cómoda.

A cuerpo de rey.

El periodista Javier Hurtado, en la soledad del tendido de sombra. Por no venir, ya no viene ni la Policía a ver toros gratis. Y el palco de maestrantes, igual: apenas una docena.
El triunfador de la tarde: el ganadero Ricardo Gallardo. Antonio Nazaré tras sufrir la espectacular voltereta. El nuevo diestro Borja Jiménez, pendiente de su hermano Javier.
Un picador espera su turno comiendo pipas en el callejón. Dos iguales para hoy: en la vestimenta y en la postura. ¿'Podemos' decir que es él, o es su doble?
El toro se empapela el testuz con un capote desarmado. Privilegios maestrantes: los únicos que usan vasos de cristal. Banderas al viento: Andalucía, España y Sevilla

 


 

LOS TOROS, UNO A UNO (Javier Martínez)

El primero de Fuente Ymbro.

El segundo de Fuente Ymbro.

El tercero de Fuente Ymbro.

El cuarto de Fuente Ymbro.

El quinto de Fuente Ymbro.

El sexto de Fuente Ymbro.

 


 

Dejar respuesta

1 × 1 =