Los maestrantes ya quisieron romper en 1956

Pagés: tres generaciones al frente de la Maestranza durante 83 años

0
1033
Eduardo Pagés, Diodoro Canorea y Eduardo Canorea, las tres generaciones del contrato.
Eduardo Pagés, Diodoro Canorea y Eduardo Canorea, las tres generaciones del contrato.

El caso de la permanencia ininterrumpida durante 83 años de la empresa Pagés en la Real Maestranza es un caso inédito en la historia taurina. En el último contrato firmado por Eduardo Pagés se establecía que las sucesivas prórrogas se extenderían hasta la tercera generación. Con los actuales gestores, Eduardo Canorea y Ramón Valencia, se llega a esa tercera y última generación.

Redacción.-

     El 16 de diciembre de 1932 (camino vamos de que se cumplan 83 años), la plaza de la Real Maestranza pasó a estar regentada por Eduardo Pagés, en una decisión tomada por mayoría en el seno de la corporación maestrante. Venía a sustituir Pagés al hasta entonces empresario Francisco Abascal, que concluyó su paso por el coso del Baratillo en circunstancias de algún modo similares a las que hoy se dan.

     Según contó en su día en las páginas del ABC sevillano Juan María Vázquez, “los lectores sabrán —porque idóneos colegas nuestros han hablado, o escrito, del asunto— que  Francisco Abascal está en los últimos días como empresario de la plaza del Baratillo. Del trato con toreros —mantenido durante una porción de años— se le pegó al hombre el afán de no exponer, y, no queriendo sin duda seguir arriesgando sus pesetas en un negocio que —no hay ningún agravio en reconocerlo así— nunca había dominado por completo (dicen que don Francisco hablaba de toros de buenas marcas, como si fueran aceitunas), decidió rescindir su compromiso con la Maestranza de Caballería”.

     Más adelante, Vázquez explica la contratación de Pagés en los siguientes términos: “La adjudicación fue acordada en la tarde de ayer —por los propietarios del circular inmueble, naturalmente, y por mayoría de votos— en una cantidad que no conocemos a ciencia cierta, pero que según algunos informes es de treinta mil duros. Nos han contado también otros informes que mayor cifra ofrecía el ganadero señor Camacho, no obstante lo cual preponderó el nombre del señor Pagés, quizá recordando que había llegado a estarle virtualmente adjudicada la plaza en la licitación precedente, que que por fin triunfo el hoy abandonatario, señor Abascal”. Por lo demás, a este concurso de adjudicación concurrió también Juan Soto, director técnico de la empresa de Abascal.

     Aunque la adjudicación se había realizado el 6 de diciembre, su formalización mediante escritura no se materializó hasta diez días después, actuando por parte de la Maestranza su teniente de hermano mayor, en ese momento Francisco Armero y Castrillo, marqués del Nervión, vizconde de Bernuy. En aquel primer contrato con Pagés se establecía sobre las bases de una duración de cuatro años, una fianza de 100.000 pesetas y una renta anual de 150.000 pesetas.

     Pero de la crónica de Juan Mª Vázquez hay un párrafo que parece sacado de la realidad de hoy en día. Había localizado el cronista a Pagés, que se encontraba aquel día en Madrid. Y en la entrevista telefónica, el nuevo empresario de la Maestranza le declaraba: “Puede usted decir que la mayor ilusión de toda mi vida, y mi más grande satisfacción ahora, ha sido tener la plaza sevillana. A ella voy con sincero optimismo, sin que pese en mi ánimo la crisis que ahí atraviesan negocios y afición. Estoy seguro que el gusto por los toros resurgirá en la sede de la Fiesta, tan pronto como imperen el acierto en los carteles y la continuidad en las corridas”.

El primer ‘Pagés’

     Eduardo Pagés Cubiña, nacido en Barcelona en 1890, tenía tres cualidades fundamentales: la imaginación, la perspicacia y un gran sentido empresarial. Fue, entre otras cosas, revistero y escritor en el semanario taurino ‘El Miura’ en los inicios del siglo XX, firmando con el pseudónimo ‘Don Verdades’. Años más tarde también colaboró con el periódico ‘Arte Taurino’ de Madrid y en el taurino ‘Zig-Zag’ desde el 1918 al 1930, además de dar conferencias y escribir libros taurinos como ‘Joselito y Belmonte, ¿cuál de los dos?’ en 1918 o la ‘República del Toreo’ en el 1931, entre otros.

     Fue también apoderado y ganadero. Su aportación más importante como apoderado fue la creación del ‘charlotismo español’ en el espectáculo cómico-taurino con grupos como ‘El Empastre’, ‘El chispa y sus botones’, ‘Fatigón y su tonto’ y ‘El bombero torero’, a los que contrató en Sevilla antes y durante su etapa de empresario. Como ganadero llegó a lidiar sus toros en la Feria de Abril de 1929, la tarde del 19 de Abril.

     Ya como empresario monta su primera Feria de Abril en 1933 con cuatro corridas de toros y una novillada con picadores. Es el primero en firmar exclusivas apostando por los toreros más interesantes del momento, ofreciéndoles más que nadie y contratándolos con un apretón de manos, que era su manera de estampar una firma y cerrar un acuerdo. Y así, en 1934, tras una periodo convulso con ganaderos y competidores, consiguió hacer reaparecer a su gran amigo Juan Belmonte, del que era un fiel partidario y al que le firmó una exclusiva de 30 corridas.

     A comienzos de los años 40 prolongó su contrato de arrendamiento con la Real Maestranza, ya sin límite de tiempo. Simultáneamente fue también empresario de plazas como Madrid, Santander, Salamanca y Murcia, entre otras, además de ser propietario de los de San Sebastián y Valladolid. Precisamente en el ruedo murciano, Pagés organizó por primera vez en la historia una ‘corrida goyesca’, el 15 de septiembre de 1929; aunque el festejo resultó un rotundo fracaso, la fórmula goyesca cuajó con el paso de los años. Eduardo Pagés falleció en Sevilla, victima de una embolia, el 25 de julio de 1945.

Un pleito que mantiene el carácter “prórroga legal forzosa”

     El 17 de abril de 1943 las partes acuerdan modificar el contrato para la explotación de la Maestranza y el arrendamiento pasa a ser sin límite temporal alguno. Por eso, cuando Eduardo Pagés fallece en 1945, la empresa pasa a ser de titularidad de su hija, Carmen Pagés Prieto. Sin embargo, esta sucesión resultó un tanto convulsa con diversos pleitos y reclamaciones que se prolongaron hasta 1959. Inicialmente en la gerencia de la Empresa continuó Manolo Belmonte, auxiliado por Enrique Ruiz, colaboradores de Pagés durante su mandato. Sin embargo, la heredera pleitea para recuperar la gerencia, hasta que en 1959 se hace firme la sentencia judicial a su favor. Pero también planteó reclamación la propiedad de la plaza.

     Y así, en primer término, la Real Maestranza planteó la reversión del contrato a la propiedad, mediante demanda interpuesta en el Juzgado de 1ª instancia nº 5 de Sevilla, en la que se solicitaba la resolución del contrato, que los herederos de Pagés entendían que debía seguir vigente. Y, en efecto, el 21 de mayo de 1956 el magistrado juzgador les da la razón.

     En aquel primer pleito entre la Maestranza y la Empresa Pagés, las partes litigantes era, de un lado, la Real Maestranza —cuya defensa letrada estaba encomendada a Manuel Lobo—, mientras en la otra parte se daban dos litigantes: Carmen Pagés Prieto —que en el juicio fue defendida por Manuel Gordillo— y el grupo formado por Juan Belmonte, Daniel Herrera Ortiz, Rosa Pagés Cubiña —hermana de Eduardo Pagés— y Augusto Alcaide Pagés, todos ellos defendidos por el letrado señor Cuéllar. En su fallo en primera insstancia, el magistrado absolvió a la Real Maestranza de la reconvención planteada por Carmen Pagés Prieto sobre la calificación legal del arrendamiento y el beneficio de prórroga.

     Planteado por ambas partes un recurso de apelación contra esta resolución, finalmente la Audiencia Provincial dicta sentencia en mayo de 1957. En esta segunda sentencia, el fallo resuelve lo contrario, en los siguientes términos:

     “Revocando la sentencia apelada que dictó el juez de Primera Instancia número 5 de esta capital, y con desestimación de la excepción de litis pendencia propuesta por los demandados y desestimación de la demanda inicial promovida por la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, debemos absolver y absolvemos de la misma a los demandados Carmen Pagés Prieto, Juan Belmonte García, Daniel Herrera Ortiz, Rosa Pagés Cabina y Augusta Alcaide Pagés, y estimando la reconvención promovida por Carmen Pagés Prieto, debemos declarar, y declaramos, que el contrato celebrado entre Eduardo Pagés y la Real Maestranza de Caballería, de Sevilla, con fecha de 7 de abril de 1945, de arrendamiento de negocio de espectáculos taurinos, está sometido a la prórroga legal forzosa; imponiendo a la parte actora y apelante las costas de esta instancia, así́ como las originadas en la primera, tanto por la demanda principal como por la reconvención, exceptuando respecto de esta última las causadas por la intervención en ella de los demandados Daniel Herrera Ortiz, Juan Belmonte García, Rosa Pagés y Augusta Alcaide Rojas, que han de soportar estas últimas”.

     Al hacerse firme la sentencia a su favor, Carmen Pagés nombra como nuevo gerente a su esposo, Diodoro Canorea, quien ya venía trabajando en la empresa en compañía de Miguel Moreno y Pepe Belmonte. Se abre así la actual etapa en la gestión de la Maestranza, que a su muerte, en enero del año 2000, heredaron su hijo Eduardo y su yerno, Ramón Valencia.

     Diodoro Canorea Arquero nació en Cabezamesada (Toledo) el 22 de noviembre de 1922. Comenzó su vida laboral en el Banco Central en Madrid, donde conoció a Carmen Pagés Prieto, con la que contrajo matrimonio. Tras la etapa de los pleitos, pasó a ser gerente de la empresa Pagés, en un primer momento con Miguel Moreno y Pepe Belmonte, y a partir de 1961 en solitario, salvo en una temporada en la que estuvo asociado con Manolo Chopera.

     Canorea pasó a la historia, entre otras cosas, por ser el primer empresario que paga un millón de pesetas a un torero por una sola tarde; fue a Manuel Benítez ‘El Cordobés’. Siempre estuvo muy unido con Curro Romero, al que desde 1959 hasta el fallecimiento del empresario siempre contrató como uno de los atractivos de sus carteles; de hecho, tras la muerta de Diodoro, en ese mismo año decidió retirarse Curro Romero. Fue uno de los promotores de las corridas del arte del rejoneo, e incluso hizo sus pinitos con la ‘Quiniela taurina’.

     Se mantuvo durante cuarenta años como empresario en la Maestranza, una dilatada etapa en la que la Feria de Abril evolucionó en su número de festejos, hasta alcanzar la cifra máxima de 19 en la del año 1999. Fue también empresario de plazas como Madrid (una aventura en la que se embarcó con José Luís Martín Berrocal (y que resultó muy negativa), El Puerto de Santa María, Córdoba, Zaragoza, Jaén, Ciudad Real, Toledo, Pozoblanco, Arles (en Francia) o Santarem y Setúbal (en Portugal), así cómo sin las plazas americanas de Valencia (Venezuela) y la de Caracas. Falleció en Sevilla el 29 de enero del año 2000

La tercera y última generación

     Con Eduardo Canorea se cumple la tercera generación dentro de la empresa Pagés. Se trata de un dato relevante, toda vez que en el contrato de arrendamiento de la plaza de la Maestranza suscrito en su día con Eduardo Pagés —que los Tribunales dictaminaron que era de “prórroga legal forzosa”— se estipulaba que dicho contrato se extendería hasta la tercera generación en la línea de sucesión.

     Sin duda, las condiciones económicas han ido modificándose o actualizándose con el paso del tiempo. En la actualidad es uno de los temas que resulta polémicos, dado que en la estimación de diferentes fuentes resulta excesivamente caro para las actuales circunstancias de la Fiesta.

     Pero a la hora de continuar al frente de la gestión del coso del Baratillo, a lo mejor pese más el hecho de que los actuales responsables constituyan esa ‘tercera generación’ estipulada que la cuantía del montante económico. De hecho, si denunciaran el contrato en vigor con el propósito de modificar sus cláusulas económicas, podría interrumpirse definitivamente esa “prórroga legal forzosa”.


*Publicado en taurologia.com

Dejar respuesta

18 − 6 =