GALERÍA GRÁFICA de la decadencia de Sevilla

¿Esto cuesta 90 euros?

0
1002
El primer ¿toro? lidiado ayer martes de farolillos en la Maestranza. Sobran comentarios... (FOTO: Javier Martínez)
El primer ¿toro? lidiado ayer martes de farolillos en la Maestranza. Sobran comentarios... (FOTO: Javier Martínez)

La nefasta gestión de la empresa Pagés en los últimos años, junto a la pasividad de los maestrantes y la Junta de Andalucía, hunden en una profunda crisis a la afición sevillana, que abandona los tendidos. SEVILLA TAURINA ofrece a sus lectores una amplia galería gráfica de detalles de los impresentables toros lidiados ayer en la Maestranza, un festejo que cuesta 90 euros en un tendido de sombra.

Francisco Mateos.-

     Sevilla vive un momento crítico. La gestión de la empresa Pagés, que ha perdido la confianza de los aficionados, está sumiendo a la Maestranza en una gravísima crisis de difícil solución. Con un mal balance artístico mediado el ciclo ferial, lo peor es la ausencia de público. La tarde que más público ha asistido alcanza sólo los tres cuartos de plaza y lo normal es menos de media plaza, llegando alguna vez al tercio de aforo; algo impensable hace sólo cuatro años. Los propios maestrantes, dueños de la plaza, y hasta la Junta de Andalucía, son corresponsables con su pasividad de esta crítica situación.

     La corrida de ayer martes de farolillos en la Maestranza, con una impresentable corrida de Daniel Ruiz remendada con toros de la fracasada ganadería de Fuente Ymbro, y con sólo un tercio de aforo, ha encendido todas las alarmas rojas del declive de una plaza en retroceso acelerado. Toros impropios de Sevilla, aprobados por la autoridad designada por la Junta de Andalucía, sin presencia de trapío y que o bien salían escobillados ya de toriles, o bien se despitorraban por completo en los primeros lances de la lidia.

     La prensa ahonda en la crisis que vive la Maestranza de manos de la decadente empresa Pagés. Como muestra, algunos ejemplos:

  • LA RAZÓN: “Un disparate fue que se anunciaran seis toros de Daniel Ruiz y acabaran por pasar cuatro de la divisa titular y dos de Fuente Ymbro. Un disparate multiplicado por dos fue que el primer toro de Daniel Ruiz estuviera aún celebrando el cumpleaños, los cuatro años pelados, y pobretón de presencia y remate allá por donde miraras, aunque lo hicieras de reojo o refilón, lo mismo daba. ¿Aprobado a plomo para evitar así la devolución de entradas? Elucubraciones varias a falta de contenidos. Un disparate era ya de antemano un cartel dignísimo pero modesto para un martes de farolillos. Un disparate que acabó en tragedia, o pudo serlo, porque el sexto toro, de Fuente Ymbro, se echó a los lomos a las primeras de cambio a David Galván. En verdad a estas alturas nos pilló ya con el paso cambiado, exhaustos, aburridos. La tarde andaba pasada de vueltas, más de dos horas y media, camino de los tres cuartos, repletos de silencios, un vacío tan tremebundo que era más fácil mirarse las caras entre el tendido que atender al ruedo. Una ruina. La ruina de la falta de presencia del primero, la escasez de fuerzas del segundo y para pensar que se trataba ya de inocentada incluida en el precio, la mansedumbre sin dueño del tercero que ni en el cobijo de tablas encontró interés en la muleta”.

  • DIARIO DE SEVILLA: “…el respetable sufrió de lo lindo en una tarde calurosa. El público se tragó en primer lugar un ejemplar de Daniel Ruiz, feote y anovillado, con menos trapío que cualquiera de los utreros que se hayan lidiado en esta plaza ya desnortada totalmente, con una afición ejemplar a la que los taurinos no respetan ¡Una vergüenza! En la desesperación y entre las protestas, se escucharon algunos gritos como “¡Fuera la cabra!” o “¡Toro, toro…!”. No importó, la presidenta, Anabel Moreno, mantuvo aquella birria, con el trámite de un sucedáneo de varas”.
  • EL PAÍS: “La Feria de Abril se hunde; la impresión que da es que está noqueada, como esos boxeadores que pierden la visión y se tambalean buscando la lona como un desesperado. Ayer, martes de Feria, día grande de farolillos, la plaza solo se cubrió a la mitad, lo que corrobora un preocupante desinterés. Quizá sea verdad que el cartel no reunía los mínimos alicientes, pero los vacíos tendidos de sol ofrecían una imagen penosa y doliente. Sin duda, algo se está haciendo muy mal y, si nadie lo remedia, los antitaurinos alcanzarán pronto sus objetivos sin mover un dedo. Pero no acabó aquí la alarma. Salió el primer toro y tenía una pinta de sardina que no se podía aguantar. ¿Acaso creen que la plaza se levantó en armas contra tan grave ofensa? Cinco aficionados, solo cinco, contados con esta mano, que ocupaban asiento en una grada de sol, iniciaron una tímida protesta ante la mirada inquisitorial de una sombra silenciosa, cómplice y dañina. Ya saben aquello de que la afición sevillana tiene fama de callada, sabia y exigente. Pues sepan que hace tiempo que esta plaza vive de las rentas del pasado. La afición de antaño ha dado paso a una mezcla extraña de espectadores entre los que parecen mayoría aquellos que van a los toros en feria como acuden a la ópera cuando se anuncia Plácido Domingo”.

     SEVILLA TAURINA ofrece a sus lectores a continuación una amplia galería gráfica de detalles de los toros que se lidiaron ayer martes de farolillos en la Maestranza, en la que se puede observar la decadencia de la Fiesta en una plaza de la categoría de Sevilla, con directa responsabilidad de la empresa Pagés, los maestrantes y la Junta de Andalucía. El único que no es culpable es el santo público residual que aún queda en la plaza y que paga 90 euros en un tendido de sombra por ver estos toros:

MARTES DE FAROLILLOS (Javier Martínez)

Maestranza, martes de farolillos.

Maestranza, martes de farolillos.

Maestranza, martes de farolillos.

Maestranza, martes de farolillos.

Maestranza, martes de farolillos.

Maestranza, martes de farolillos. Maestranza, martes de farolillos. Maestranza, martes de farolillos.
Maestranza, martes de farolillos. Maestranza, martes de farolillos. Maestranza, martes de farolillos.

Maestranza, martes de farolillos.

Maestranza, martes de farolillos.


 

LOS RESPONSABLES (Javier Martínez)

El empresario Eduardo Canorea, responsable de la empresa Pagés.

La presidenta Anabel Moreno, que aprobó la corrida impresentable.

El delegado de la Junta, Javier Fernández, pasivo y toros gratis

Ramón Valencia, ¿quizás rezando para expiar pecados?

Los maestrantes, pasivos y hasta huídos de su exclusivo palco.

La víctima: el aficionado que ha dejado vacía la plaza.

Dejar respuesta

1 × tres =