REAL MAESTRANZA - 8ª Feria de Abril

Manzanares, rey de espadas, decide hacer el toreo

0
1848
Manzanares sale a hombros por la Puerta del Príncipe. (FOTO: Arjona/Pagés)
Manzanares sale a hombros por la Puerta del Príncipe. (FOTO: Arjona/Pagés)

José María Manzanares ha salido a hombros por la Puerta del Príncipe tras cortar cuatro orejas a los nobles toros de Victoriano del Río. Alejandro Talavante paseó un apendice del tercero y Juan José Padilla, con el lote más parado, fue ovacionado en ambos toros.

LA FICHA

TOROS: Se han lidiado cuatro toros de Victoriano del Río, y dos de Toros de Cortés -cuarto y sexto-, de la misma casa ganadera. De aceptable presentación, nobles y con calidad en sus embestidas. Los lidiados con el hierro de Cortés, con justa casta aunque nobles.

ESPADAS: -Juan José Padilla (de berenjena y oro), saludos y saludos.

-José María Manzanares (de azul marino y oro), dos orejas y dos orejas.
-Alejandro Talavante (de caña y oro), una oreja y ovación.
 
CUADRILLAS: Excelente tarde de la cuadrilla de Manzanares. Curro Javier brilló con los palos en el segundo y lidió magistralmente al quinto, al que banderillearon a altísimo nivel Juan José Trujillo y Luis Blázquez; los tres tuvieron que saludar tras el tercio mientras sonaba la música con la plaza en pie.
 
INCIDENCIAS: Plaza llena.

 

CLICK PARA IR A LAS IMÁGENES
GALERÍA GRÁFICA
lopezmatito.com
GALERÍA CUADRILLA MANZANARES
lopezmatito.com
GALERÍA GRÁFICA
Paco Díaz
GALERÍA CURRO JAVIER
Paco Díaz
OTRAS IMÁGENES
Javier Martínez
PUERTA DEL PRÍNCIPE
Javier Martínez
VIDEO DE LA CORRIDA

 

CLICK PARA DEJAR SU OPINIÓN

 

Derechazo de Manzanares. (FOTO: Arjona/Pagés)

 

CLICK PARA IR A LAS ARTÍCULOS
AL NATURAL
«Con un ojo me basta»

Francisco Mateos
MEDIA BELMONTINA
Manzanares 4D
Juan Belmonte
AMBITOTOROS
Diez ganado un paso

Javier García Baquero
LA CORRIDA, AL COMPÁS
Tarde plomiza de abril

Fernando Naranjo

 

Manuel Viera.-

     Manzanares decidió hacer el toreo y situarse con él en la cima de una tarde para el recuerdo. Sucedió con el quinto, noble, queriéndose ir, pero con evidente calidad en sus embestidas, hechas así por el tecnicismo y bien hacer de una cuadrilla de época. Sensacional en la lidia Curro Javier, y perfectos en banderillas Trujillo y Blázquez. Con las emociones desparramadas por los tendidos, el epílogo de pases diestros se transformó en caricias suaves deliciosamente geniales, de seductora convicción y de inagotable poder emotivo. El toreo. El que seduce y hace gozar de su belleza. El final de una obra excelentemente realizada y excepcionalmente firmada con el lujo de una estocada histórica. Manzanares es el rey. El rey de espadas.

     Subrayar las virtudes y los méritos de la integral faena al quinto toro de Victoriano del Río, donde la inspiración del alicantino se movió con mayor comodidad en el ámbito del natural, aunque -ya quedó dicho- las excelencias de los últimos muletazos diestros tuvieron su interés en la calidad intrínseca de cada pase. Después, la imponente estocada en la suerte de recibir, sin recibir. Única. Portentosa. De un valor descomunal y una seguridad en sí mismo infinita: se le paró en toro a la llamada del cite, aguantó sin pestañear, avanzó el morlaco y se volvió a parar, y… en absoluta rectitud hundió el acero en la cruz. Cayó el toro fulminado. La apoteosis.

     La faena no fue sólo una colección de detalles a medio hacer, sino toda una obra técnicamente perfecta, de lentísimos y largos muletazos hilados, inspirados, improvisados y rematados con majestuosos de pecho. Una nueva muestra de su talento para hacer el toreo y emocionar con la más ‘simple’ combinación de circulares invertidos, pases de trincheras e inspirados cambios de mano.

     Con el buen toro segundo, su portentosa técnica volvió a brillar. Con ella consiguió torear despacio, alargar el pase, ligar y rematar, aunque para conseguirlo desplazó en demasía las embestidas hacia fuera, resultando en algunas fases de la faena un toreo claramente despegado. No obstante, el muletazo diestro primero, y el natural después, fueron un cúmulo de sensaciones en el que el temple, el empaque, el largísimo pase de pecho, de sueño, revelaron el magisterio de un Manzanares que esta tarde reinventó el toreo.


A Padilla le quieren allí y aquí. Emotiva la ovación de una plaza puesta en pie. Su estilo sigue siendo el mismo.


Sensacional en la lidia Curro Javier, y perfectos en banderillas Trujillo y Blázquez


 

     A Juan José Padilla le quieren allí y aquí. Larga, fuerte y emotiva la ovación de una plaza puesta en pie que le obligó a salir al tercio tras el paseillo. Su estilo sigue siendo el mismo y la forma de desarrollarlo semejante. Sorprendió la aparente facilidad que se desprende de un toreo que fluye sin esfuerzo. Se gusta y quiere gustar. Hoy estuvo desigual en banderillas, mejor con su primer toro que con el segundo. Agradó con el capote en sus dos versiones: larga cambiada de rodillas y suave lancear a la verónica. Con el noble y flojo primero trazó muletazos de extrema sutileza y notable trazo, pero sin emoción. Con el descastado cuarto, mal picado, se dobló con él genuflexo en el inicio de faena con excesivos pases por abajo. No era toro para tal ‘castigo’ y se le paró de inmediato. No hubo más. Tras la estocada, un público generoso le ovacionó con cariño.

     Parece que ha perdido definitivamente la inocencia y ganado definición. Más claro: la línea curva del toreo de Alejandro Talavante se alarga en esos sensacionales cambios de mano y el personalísimo natural. Otra cosa es que sus improvisadas faenas dejen de ser improvisadas y se repitan cada tarde. No todos los toros admiten ‘talavantinas’ y otros pases de su cosecha. Con el noble tercero las series a derecha e izquierda se sucedieron limpias y claras. Los cambios de manos tuvieron elegancia y belleza. El natural resultó expresivo y de calidad. Quizá le faltó a la faena lentitud y ligazón. De todas formas, la estocada subió enteros para que la oreja del buen toro llegara a sus manos.

     Al sexto, con la casta justa aunque de embestida noble, le realizó un trasteo desigual con escasos momentos de interés Un arrimón final puso fin a la faena y la emotiva tarde de toros de Feria de Abril.


AL NATURAL

«Con un ojo me basta»

Francisco Mateos.-

     Sevilla volvió a estar a la altura de una situación especial. Padilla regresaba de la delgada línea que separa a los vivos de los muertos. Nadie en su sano juicio hubiera sido capaz de lo logrado por el jerezano en tiempo record. Nadie. Hay que estar tan loco como el ‘Ciclón de Jerez’. Ovaciones al aparecer en el albero y al romperse el paseíllo. Tuvo que saludar. Sevilla es sensible; Sevilla sigue siendo Sevilla. Y hasta ahí el reconocimiento al esfuerzo titánico y respeto a un torero que navegó por las turbulentas aguas de la muerte. Después, en lo taurino, Sevilla lo midió casi por igual, como siempre, haciendo caso al torero de que no quiere que le traten en el ruedo con pena.

     Brindó el primero Padilla a Sevilla. Y el segundo fue un brindis muy especial. Allá, en la barrera del tendido 1, había invitado Juan José a la colombiana Adriana Eslava, parche en el ojo derecho. Quizás muchos no conozcan su historia. Otra terrible historia que acaba con una cara marcada por un parche. Adriana es hija del torero colombiano José Eslava ‘Pepe Cáceres’ y la que fuera Miss Colombia, Olga Lucía. Su padre había anunciado su retirada para la temporada 1988… pero no le dio tiempo a llegar. En la plaza colombiana de Sogomoso se le cruzó un toro en julio de 1987 que le produjo graves cornadas de las que no se pudo recuperar, falleciendo un mes después, en agosto. Tres meses después, Adriana fue víctima de un atentado en la siempre convulsa Colombia; de esos que suceden sin explicación. Dos sicarios en una moto le dispraron tres tiros. Uno de ellos le destruyó el ojo derecho por completo. Fue un milagro que quedara con vida.

 

  Padilla le brinda su segundo toro a Adriana Eslava, hija del torero colombiano Pepe Cáceres, que perdió el ojo de un tiro en un atentado. (FOTO: Paco Díaz)

   


A Adriana Eslava, hija del torero colombiano Pepe Cáceres, le reventaron el ojo derecho de un tiro tres meses después de que un toro matara a su padre. Cuando logró salvar la vida y se puso un parche exclamó: «Para lo que hay que ver en este mundo, con un ojo me basta»


 

  Adriana Eslava, tras conocer en 1987 la pérdida de su ojo derecho, exclamó: 'Para lo que hay que ver en este mundo, con un ojo me basta'. (FOTO: Paco Díaz)

     El oftalmólogo, tres meses después, cuando logra salvar la vida, le comenta: «Perdiste el ojo derecho y vamos a tratar de salvar el izquierdo». Cuenta la propia Adriana que respondió con la misma entereza que sólo Padilla puede comprender: «Por el izquierdo, doctor, no se preocupe; Dios, a través de sus manos, lo va a salvar… Y por el otro, tampoco, pues para lo que hay que ver en este mundo, con un ojo basta». A partir de ese momento, Adriana se dedicó a trabajar en medios de comunicación y como organizadora de eventos y relaciones públicas.

     La terrible cornada de Padilla en Zaragoza en octubre pasado dio la vuelta al mundo. El ojo izquierdo de Adriana, allá en Colombia, también la vio, y recordó aquel disparo del 87 que le reventó el ojo derecho. Siguió la evolución de Padilla en la distancia, tanto por la similitud de la lesión, como por ser un torero, como su padre. Cuando vio a Padilla en la rueda de prensa anunciando su vuelta a los ruedos, con un parche prestado que le estaba bastante grande, buscó localizar a Padilla. Ella, que mima su estética, se ha convertido en su propia autodiseñadora de sus parches, con materiales especiales, flexibles, ajustados y de pequeñas dimensiones. Quería ayudar a Padilla regalándole sus parches. Se los mandó desde Colombia a España, hablaron y hablaron,… Y hoy Juan José Padilla usa sus parches y ha nacido entre ellos una amistad desde el profundo respeto por sus terribles accidentes.

     Ya conocen a Juan José, que es un ‘cachopán’. Le ha faltado tiempo para enviarle billetes, hoteles y entradas a Adriana Eslava para que se venga una semana a España, para conocerse personalmente… y hoy brindarle su segundo toro en la Maestranza. Tal como está el mundo, como bien dijo Adriana Eslava y compartirá Padilla, «para lo que hay que ver en este mundo, con un ojo basta».


 

MEDIA BELMONTINA

Manzanares 4D

Juan Belmonte.-

     La tercera dimensión es el espacio en el que vivimos… él vive en la cuarta. No es posible que lo que vimos en la Maestranza por obra cuatridimensional de Manzanares se pueda ver a menudo… ¡Cómo entender que un matador de toros deambule por el ruedo posando las zapatillas en él pero sin rozar el albero! ¡Cómo pueden dosificarse las energías de toros de clase pero sin fuelle! ¡Cómo puede pensarse en la cara de un astado de esa manera sideral! ¡Cómo puede un torero humano matar un toro recibiendo cuando está metido en las tablas!

     No, Manzanares no está aquí, en el espacio normal. Nos pasará a todos los que vimos la magnifica película ‘Los otros’, de Amenabar: hasta el final no puedes comprenderla.

     La cuarta dimensión tiene un habitante… aún me estoy reponiendo de haberlo descubierto.

 


 

LA CORRIDA, AL COMPÁS

Tarde plomiza de abril

Fernando Naranjo.- 

¿Porque hubo un cielo plomizo
para esta tarde de abril?
¿No esperaba conseguir
ser testigo del hechizo
de todo cuanto aquí se hizo?
Se asombró hasta el Giraldillo
y aquel corro de chiquillos
béticos y palanganas
depusieron sus tanganas
cerquita del Baratillo.

¡Oye! ¿Sabéis qué cuadrilla
trajo el niño Manzanares?
¿Hay palmas por soleares?
¿No será una pesadilla
del rebujito en Sevilla?
Que no, chiquillo.. Que va..
Esa cuadrilla es ‘totá’,
tiene arte para ‘vendé’,
¿no los viste aquí otra ‘vé’?
¡Son de la Corte ‘Reá’!

¿Dicen que el toro embestía?
¿Quizás que no fueran todos?
Pero hubiera su acomodo,
también cuajo y bollantía.
Y se repartió alegría
más al nuevo Al Mutamid…
Que nunca se quisiera ir
de tierra de faraones
y jinetes con zahones
que baña el Guadalquivir.

 

 

 

 

¡Oye! Que ha ‘disho’ mi ‘ompare’
que ha salido aquí a la puerta,
que dejemos la reyerta…
Que al niño de Manzanares
lo aclaman. Y llora el ‘pare’
y a sacao a su cuadrilla,
porque se lo pide Sevilla.
Ya sabes aquí que pasa…
Si la cosa tiene guasa
va ‘tó’ dios de coronilla…

Pregunta por los demás.
Y Padilla, ¿cómo estuvo?
Estuvo con mucho orgullo
y ‘sobrao’ al natural.
Ese sabe torear
y ‘tie’ la gracia y salero
de su ‘Jeré’ canastero,
y lo respeta ‘to’ dios.
De dos yemas, tiene dos,
porque ha ‘nacío’ torero.

¿Que dice del extremeño?
Que se ‘arrebuja’ a los toros
y que le pone decoro
para embaucarnos al sueño.
Somete al bronco en pastueño,
y al crujir su natural
nos dice tanta verdad,
y es tan grande su pureza,
que al lucir tanta grandeza
a todos hace soñar.

 


AMBITOTOROS

Diez ganando un paso

Javier García Baquero.-

     Los toros es un arte que ilustra mucho. Hoy se me ha sentado al lado un simpático portugués y en dos ocasiones me ha citado al maestro Armando Soares de esta guisa: «Sostiene Soares». Es inevitable acordarme del maestro Tabucchi, recientemente fallecido, y su «Sostiene Pereira»; desde aquí nuestro homenaje al viejo periodista lisboeta.

  1. Sostiene mi vecino que Sevilla ha estado cariñosa y atenta con Padilla al hacerle saludar al romper el paseíllo; sostiene que Padilla ha estado cumbre al invitar a sus dos colegas a recibir la ovación; sostiene que era morbo lo que ha llevado a una nube de fotógrafos hacia el torero que abría cartel.
  2. Sostiene mi vecino (el admirador del maestro Soares) que Padilla ha estado cumbre en banderillas, que su raza le ha hecho ponerlas por ambos pitones, de dentro afuera, y hasta cuatro pares al cuarto de la tarde tras fallar el tercero; sostiene que el cambio de tercio ya estaba hecho.
  3. Sostiene mi vecino que Manzanares ha estado cumbre de disposición, de inteligencia, de manejo del tiempo y la distancia, de gusto. Sostiene que en las escuelas de tauromaquia debe estar colgado el vídeo en la cátedra de estructuras de faena. Sostiene que se empieza sobando al toro, enseñándolo a embestir, con tiempo, sin un tirón. Sostiene que se acaba rompiéndolo por abajo, exigiendo y mandando.
  4. Sostiene mi vecino de localidad que hoy se ha sublimado la suerte de matar. Sostiene que se ha hecho arte, es más, afirma que si hubieran visto la corrida en el país de la saudade se volvería a matar en Portugal. Sostiene que Manzanares ha dictado lecciones en dos estocadas recibiendo de libro, la segunda en dos tiempos, inédita, pero sostiene que el volapíe de Talavante al tercero ha sido la mejor estocada de la tarde.
  5. Sostiene mi vecino que hoy no ha molestado el aire, no se ha notado el mal estado del ruedo. Sostiene que no ha importado lo desrazado de la corrida, la vergüenza de la música. Sostiene que cuando llegan las figuras nos dejamos de martingalas. Sostiene que por eso son figuras.
  6. Sostiene mi vecino que Talavante ha estado cumbre, de disposición, de pisar terrenos. Sostiene que ha puesto todo lo que le ha faltado a su lote: imaginación frescura, arucinas, bernardinas, molinetes, pases a muñeca cambiada,… Sostiene que ha estado como nunca en las suertes fundamentales. Sostiene que no se puede torear más lento y más largo al natural.
  7. Sostiene el gabacho que las dos orejas de Manzanares al primero han sido excesivas; le respondo que es cierto, pero que ha hecho justicia mayor en base a una injusticia menor que no ha perjudicado a nadie y ha dado aire de grandeza a la tarde desde el inicio. Sostiene mi convicto amigo que la Puerta del Príncipe ha sido todo lo clamorosa que se puede pedir a una locura controlada.
  8. Sostiene mi vecino que la corrida de cinqueños ha sido justa de casta, que le han pegado mucho a los dos toros de Padilla, que el quinto ha manseado, que que el cuarto se ha rajado. Sostiene que de los cinqueños nadie puede decir nada de la presencia.
  9. Sostiene mi vecino temporal que el idilio de la cuadrilla de Manzanares con la Maestranza ha llegado hoy al orgasmo. Sostiene que el éxtasis del quinto toro con música para brega y rehiletes, capoterismo ilustrado de Curro Javier, saludos tras la vuelta al ruedo y abrazos con el maestro no tiene parangón.
  10. Sostiene mi amigo que el mantra del ‘ole’, la disposición colectiva para el éxito, precisa de la plaza llena. Sostiene que para la magia telepática de la faena soñada por todos es preciso que las gradas estén abarrotadas.

 


GALERÍA GRÁFICA (lopezmatito.com)

Juan José Padilla. José María Manzanares. Alejandro Talavante.
Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla. Juan José Padilla. Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

José María Manzanares. José María Manzanares. José María Manzanares.
José María Manzanares. José María Manzanares. José María Manzanares.
José María Manzanares. José María Manzanares. José María Manzanares.
     
José María Manzanares. José María Manzanares. José María Manzanares.
José María Manzanares. Alejandro Talavante. Alejandro Talavante.
Alejandro Talavante. Alejandro Talavante. Alejandro Talavante.
Padilla y Manzanares. Espectacular derribo. Un gallo para Talavante.
  Talavante sonríe con el gallo.  


CUADRILLA MANZANARES (lopezmatito.com)

Pedro Morales 'Chocolate'. José Antonio Barroso. Juan José Trujillo.
Juan José Trujillo.

Luis Blázquez.

Luis Blázquez.

Curro Javier. Curro Javier. Curro Javier.
  Curro Javier.  

 


GALERÍA GRÁFICA (Paco Díaz)

Juan José Padilla. Juan José Padilla. Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

Juan José Padilla.

José María Manzanares.

José María Manzanares. Alejandro Talavante. Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante.

Alejandro Talavante.

Manzanares brinda a Ramón Vila.

Manzanares y su cuadrilla perfecta.

Un derribo. Miradas. La polémica delegada de la Junta, Carmen Tovar, y el periodista Carlos Herrera.

 


GALERÍA CURRO JAVIER (Paco Díaz)

Arriesgando en banderillas. Julio López, quite providencial. Un capotazo largo y puesto.
La suavidad de la lidia.

Cerrando al toro a una mano.

Sevilla se le entrega.


OTRAS IMÁGENES (Javier Martínez)

La vergüenza de la falta de escaleras en los tendidos de sol; segundo toro y gente sin poder acceder. Ni los acomodadores pueden poner orden ante el caos que se origina con la plaza llena y sin escaleras. Luis Partida vive en su 'mundo yupi'; ni él ni su acompañante tienen problemas en su 'palco de convite'...
La duquesa de Alba. Toño Matilla y Ramón Valencia. Como tres espejos...
La poli uniformada... ...¿y la poli secreta? Hoy han sonado fuerte las palmas.
El ruedo de Manzanares... Manzanares saluda al personal de la plaza. Manzanares y su excelente cuadrilla.
El director general Espectáculos de la Junta, Luis Partida, esperando a alguien. Todos los aficionados querían retratar la salida a hombros de Manzanares. Algunos prefirieron retrasar su salida de la plaza para ver desde arriba.

 

PUERTA DEL PRÍNCIPE (Javier Martínez)

Rafael Ruiz, la mitad de 'Los del Río'. Y Antonio Romero, la otra mitad de 'Los del Río'. Nati Abascal, una cara habitual en la Maestranza.
El empresario taurino mexicano Rafael Herrerías. Gregorio Serrano, concejal de Fiestas del Ayuntamiento. El empresario sevillano José Luis Martín Berrocal y dos amigos.

NOTICIAS RELACIONADAS


 

Dejar respuesta

uno × 4 =